cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Extraños encuentros
Amor |
29.09.15
  • 5
  • 2
  • 584
Sinopsis

Hay encuentros que no se vuelven a repetir, de los cuales en algunos casos desearíamos un reencuentro, casual o no, de los que se vive con la incógnita y la esperanza. Pero cuando se entiende que habrá un reencuentro seguro una sensación de alivio se apodera de nuestro ser.

6:30 am.

Como cada mañana emprendía mi camino diario sin reproche alguno.

Siempre lo mismo. Pensar en las mismas estúpidas cosas que me rodeaban, el mismo camino y las mismas caras sin expresión.

Vivía como un pez dentro de un globo, encerrado en la rutina estrecha y cíclica de un día a día sin novedad. No quedaba más remedio que seguir el juego que nos pone el tiempo. Ese cruel y siniestro juego que nos llena de cenizas tan blancas como la nieve fría de la cordillera.

Aquel día…3 de septiembre

 Ahí, en plena lluvia torrencial. Ahí estaba ella, sentada a la orilla de la calle pintando de color rojo el Viceroy que sostenía con la mano izquierda, en tanto tras esos cristales delicados, dos faroles incandescentes perdidos en un extraño libro.

Nunca vi unos ojos tan radiantes como esos, expulsaban sentimiento y parecían darle color a su entorno rompiendo con el destino diseñado automáticamente por el tiempo, rompia con el esquema en el que se vivía, era perfecta, fina como una dama, pero sencilla como un callejero.

Desde ese día no deje de pensar en sus ojos, nunca había visto unos tan llenos de emociones y con tantas de ganas de hablar, como la luna llena brillando en una noche oscura y nublada, se notaba abrumada-¿Qué le pudo haber sucedido?-no lo sé. Solo sé, que desde entonces vivía con la esperanza de verla nuevamente. Tomaba cada día el mismo camino esperando el encuentro deseado, entonces sucedió.

Un martes por la tarde, de vuelta a mi solitario y arruinado cuarto arrendado por una miseria de dinero, caminaba por la calle oscura donde la vi ese día, a lo lejos se encontraba lo que parecía una silueta femenina. Era ella, esa mujer de ojos parlantes, que podía cambiar el mundo de un hombre con tan solo una mirada, al igual que aquel día con un Viceroy en la boca y un libro.

Al pasar por su lado me susurra ‘’Te he esperado mucho tiempo, no es educado hacer esperar a una dama’’. Atónito, sin reaccionar solo la mire, entonces dando media vuelta lanza una mira fija hacia mi diciendo-La monotonía rompe con los esquemas de la libertad- sin entender pregunte a que se refiera  con  temor a la ignorancia, a lo que riendo responde-mucha información por ahora. Te espero  mañana- y emprendió su camino, cargando su arma con una flecha humeante y adictiva.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me ha encantado jeje
    !Me ha encantado! !Me siento tan identificada con lo que explicas! No sabes porque a veces se cruza una persona y por una extraña razón, no podemos quitárnosla de la cabeza, nos atrae irremediablemente.
  • En mis cortos 20 años he pasado muchas experiencias gustándome compartir una de ellas con ustedes. Agradecería las opiniones y valoraciones.

    me declaro un adicto al tabaco, llegue a consumir 3 cajetillas de los cigarrillos que muchos decían ser los mas fuertes del mercado, una noche dormitando comencé a sentir una puntada y concluyo en un pre infarto por exceso consumo de tabaco. En mi opinión estar semi consciente en ese momento fue lo peor que me puso suceder...

    más que un relato es una situación particular a la que me enfrento, agradeciera que tomen el tiempo de leerlo y quizá varios de ustedes pasan por lo mismo.

    Hay encuentros que no se vuelven a repetir, de los cuales en algunos casos desearíamos un reencuentro, casual o no, de los que se vive con la incógnita y la esperanza. Pero cuando se entiende que habrá un reencuentro seguro una sensación de alivio se apodera de nuestro ser.

    Es difícil describir a una persona común y corriente, mas aun si no se le conoce del todo, por eso opto por conocerme a mi mismo antes de hablar del resto. Aquí relato en tercera persona lo que conozco de mi.

  • 13
  • 4.08
  • -

20 años, futuro ingeniero, soñador, reflexivo.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta