cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
FALTÓ LA FANTASÍA
Reflexiones |
14.02.21
  • 5
  • 10
  • 331
Sinopsis

“Una de las trampas de la infancia es que no hace falta comprender algo para sentirlo. Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas” Carlos Ruiz Zafón (2001)

Las agujas del  reloj marcaban las 9 de la mañana del día 24 de diciembre. Salí de casa con mucha prisa y dirigí el vehículo  al centro de la capital, llevaba conmigo la carta al niño Jesús, que mi hija de 7 años edad  había colocado debajo del árbol de navidad y cuyo texto decía.

—Querido niño Jesús, deseo que este año me traigas de regalo, un oso grande de peluche blanco, —te quiero mucho. Sheila

Regresé a casa en horas de la tarde henchido de emoción y cargado de regalos para mi mujer y mi primogénita. Sin que mis dos mujeres se dieran cuenta escondí los regalos en un closet de la habitación, porque la intención era el efecto sorpresa.  

Llegó la noche y las agujas del reloj marcaron las 10 p.m. y decidimos hacer la cena antes de que la niña se fuese a dormir. Cuando mi mujer e hija estaban sentadas esperando para comer, fui a la habitación y extraje los regalos del armario.

— Hija, tus papás te regalan el oso de peluche blanco —dije emocionado.

—Pero ese oso blanco se lo pedí al niño Jesús. —respondió la niña con un dejo de tristeza. 

Después de la cena, mi mujer llevó a la niña a su dormitorio y luego retornó para hacerme compañía.

El día 25 de diciembre, en horas muy temprana de la mañana, Sheila entró llorando a nuestra habitación.

—El niño Jesús olvidó mi regalo, —decía entre lágrimas.

—Hija, papa te regaló el oso blanco, —respondí con cariño.

—No, ese no, —respondió la niña llorando..

Al ver mi hija en ese estado, sentí mucho dolor y culpa. Me vestí y salí a la calle en busca de una solución al error que había cometido. Todas las tiendas estaban cerradas. Fui donde una hermana y le pregunté que si tenía algún juguete que me diera o prestara para aliviar la tristeza de mi hija. Mi hermana me entregó un teléfono de juguete e inmediatamente lo llevé a casa y sin que la niña se diera cuenta lo coloqué debajo de su cama.

—Hija, el niño Jesús dejó algo debajo de tu cama, —le dije.

Sheila fue corriendo a su habitación y regresó con una sonrisa en su rostro

—Papi, papi, mira lo que me trajo el niño Jesús,  —decía la niña.

Sheila abrió su juguete y habló por teléfono con su ídolo de navidad. .

Calmada la tormenta

—¿Cuál fue mi error? —pregunté a mi esposa

—Te faltó la fantasía, —respondió mi mujer. — El mundo de un niño está hecho de realidad y de fantasía. Los padres somos su realidad, pero el niño Jesús, papá Noel y los Reyes magos forman parte de ese mundo mágico que el niño crea con su pensamiento. Para algunos infantes, los regalos lo trae el niño Jesús, para otros, papá Noel o los Reyes magos; no importa quién trae los regalos, lo importante para un niño es, que su fantasía se haga realidad. No es el regalo en si mismo lo importante para hacer feliz a un niño,  sino que su ídolo de navidad haya leído su carta y se haga presente en forma mágica con el regalo que soñó. El niño crea un mundo en su mente con imágenes de personas y objetos con los cuales comparte e interactúa. Esa creatividad infantil que hace vida en sus adentros constituye la base de su realidad futura, porque lo que sienta en ese mundo interno perdurará en el tiempo y se convertirá en sus alegrías o tristezas de un mañana. 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • La fantasía nos acompaña toda la vida, pero los chicos viven esa fantasía con ilusión, con esperanza.
    Bonita y cálida escena familiar que nos llega con naturalidad y sentimiento sincero. Dejar volar la fantasía en historias e imágenes existan o no, nos ha forjado como adult@s. Un saludo Ramón.
    Gran relato, una escena en apariencia simple bien documentada. La fantasía. ¿sin ella la vida sería lo mismo? Probablemente no, como no creo que los errores de padre estén exentos de alguna justificación que contenga amor. Me gustó mucho leerte, Un abrazo. Hasta la próxima lectura.
    Gran relato, una escena en apariencia simple bien documentada. La fantasía. ¿sin ella la vida sería lo mismo? Probablemente no, como no creo que los errores de padre estén exentos de alguna justificación que contenga amor. Me gustó mucho leerte, Un abrazo. Hasta la próxima lectura.
    Gran relato, una escena en apariencia simple bien documentada. La fantasía. ¿sin ella la vida sería lo mismo? Probablemente no, como no creo que los errores de padre estén exentos de alguna justificación que contenga amor. Me gustó mucho leerte, Un abrazo. Hasta la próxima lectura.
    Gran relato, una escena en apariencia simple bien documentada. La fantasía. ¿sin ella la vida sería lo mismo? Probablemente no, como no creo que los errores de padre estén exentos de alguna justificación que contenga amor. Me gustó mucho leerte, Un abrazo. Hasta la próxima lectura.
    Muy buen relato Ramón. Mentras lo estaba leyendo vi que el fallo era la fantasía. Se dice que el niño es la síntesis del ser humano primordial, y en parte es verdad. La fantasía es un reflejo de la emoción, es el pilar que nos mueve para proyectarnos en un futuro para embarcarnos en otros proyectos.
    Me ha venido a la cabeza... hace muchos años una niña pidió al Rey Mago Baltasar un oso grande azul y suave. A la hermana, muchos años mayor, le trajeron también un oso panda, de pelo rasposo y colores oscuros, más adecuado a su edad. Misteriosamente los nombres de las destinatarias fueron cambiados en los paquetes. La decepción fue grande, pero se aceptó lo que los Reyes Magos habían decidido. La niña nunca jugó con ese feo oso. No fue hasta años después que entendió lo que había ocurrido...
    Conmovedor relato, con una magistral narración, que me trasladó a evocación de mis días felices, que fueron los mas significativos en mi vida: la navidad. Nunca renuncio a mis fantasías, son las que me han hecho vivir, soñar ,amar y escribir. Mi mundo ya por sí, es mágicamente fantasioso, pero eso sí, sin perder la puerta que abre hacia la dirección de la realidad. Feliz y amoroso día , Dr. Ramón.
    Una muy conmovedora historia, con un extraordinario mensaje para si no avivar, por lo menos mantener las sanas fantasías de nuestros niños. Ella es el nacimiento futuro del talento, la creatividad y los sueños. Un saludo, amigo Ramón.
  • Lo importante en la vida no es llegar primero, sino saber llegar. No sé justifica sacrificar los valores de amistad, solidaridad y honestidad por tratar de obtener un logro, a veces, se obtiene más por el corazón, que por la razón.

    Tanto como anhelamos la aprobación, tememos a la condena”. Hans Selye

    Todo pensamiento, genera una emoción, toda emoción genera una conducta. Aaron Beck

    Hoy hablé con el tiempo para detener por un instante mi andar y al volver la vista atrás me he dado cuenta del largo sendero que he recorrido. He visto como los años han disipado las fantasías de mi Inocente niñez, la inquietante rebeldía de mi juventud y los años útiles de mi madurez, pero dejó mis reflexivos años de la vejez para recordar y escribir la historia del caminante.

    Estuve en una lucha que no fue justa. Yo no pedí esa lucha y perdí. No hay vergüenza en perder esas luchas, solo en ganarlas. He llegado a la fase de sobreviviente y no me he esclavizado como víctima. Miro hacia atrás con tristeza y no con odio. Miro hacia el futuro con esperanza y no con desilusión. Puede ser que nunca olvide, pero no necesito recordar constantemente. Fui una víctima. Soy un sobreviviente. Frank Ochber

    El embarazo precoz es considerado una gestación de alto riesgo por la inmadurez biológica y psicológica de la madre adolescente. Su mente y cuerpo infantil no están capacitados para afrontar esa gran responsabilidad. Si a esta inmadurez le añadimos: el alto grado de marginalidad social en la cual vive, su deficiente alimentación, la baja autoestima, la inestabilidad, los conflictos en su núcleo familiar y falta de educación sexual; los riesgos de complicaciones maternas y fetales son un mal pronóstico. La mamá bebé es, muchas veces, rechazada por el grupo familiar, obligada a interrumpir sus estudios y resignada a ser madre soltera, por cuánto su pareja, también adolescente evade cualquier responsabilidad. El miedo, el aislamiento y la soledad afectiva que sufre la madre adolescente son proyectados en forma de rechazo al embarazo y al recién nacido con todas las consecuencias que esto significa para ella y para el niño.

    No es posible curarse sin aprender a vivir

    La necesidad de amor invade las diferentes etapas de la vida hasta convertirse en hambre insaciable de afecto.

    Desde el momento en que el cuerpo físico se deteriora irreversiblemente como consecuencia de vivencias de acontecimientos traumáticos o enfermedades crónicas, no importa cómo, pero ese cuerpo se abre como la crisálida para dar libertad a la mariposa que volará al infinito dejando atrás todos los males que te aquejan. es decir, a vuestra alma que queda . Elisabeth Kübler-Ross.

    "Saber que nosotros o nuestros seres queridos vamos a morir algún día crea ansiedad, eso lo descubrimos pronto en la vida. Allí comienza nuestro duelo anticipatorio, miedo a los desconocido, miedo al dolor que algún día sufriremos" (Kübler Ross y Kesller (2004)

Escribir, es dejar una huella de existencia en el tiempo, Es abrir una ventana al mundo para comunicar pensamientos y sentimientos. Cuando escribo soy yo, como un libro abierto, donde cada palabra escrita expresa mi manera personal de entender e interpretar la vida.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta