cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Felicidad
Amor |
08.03.20
  • 3
  • 3
  • 666
Sinopsis

A veces los detalles son lo que más sentido dan a la vida

                La puerta de casa chirría con fuerza, son las ocho de la tarde, pero aún así no es plato de buen gusto despertar a los dos perros que dormían plácidamente. Fallo en mi misión, se escuchan los ladridos. “Mierda” pienso mientras me quito los zapatos y el abrigo.

                Cae un pétalo rosa de la chaqueta. Sonrío. Pese a haber pasado ya unas horas, juraría poder recordar en mi piel el viento del cerro, oír el sonido húmedo de la tierra al pisar, y teñir mi vista del rosado color de los tempranos almendros. Sigue presente tu voz en mi cabeza, entontando una y otra vez tus argumentos sobre diversos temas. Como un cassette, se reproducen en mi mente tus palabras, no es molesto, podría decirse que incluso es agradable volver a escuchar tu voz, aunque esta haya sido la canción estrella de la tarde.

                Enciendo el fuego, el color azul me recuerda al cielo que hemos fotografiado numerosas veces. Vuelvo a sacar el móvil, esta vez para abrir la galería. Deslizo las fotos y efectivamente la pantalla muestra el azul del cielo, el verde intenso de la hierba aún sin cortar, el pálido rosa de los árboles, y tu figura de espaldas mientras hacías una foto a lo que yo fingía captar; por si no lo supiera ya, mi mente me recuerda que tu persona es lo más bonito del paisaje.

                - ¿Qué pasa? -dijiste girándote al verme mirando el móvil con un esbozo de sonrisa.

                - Nada nada -respondí escondiendo la prueba del delito. Aunque ambos sabíamos que no era nada.

                 Creo ver desde el salón el mirador al cual hemos subido esta tarde.

                - ¡Quédate tal cual estás! -exclamaste de improvisto en aquella plataforma de madera.

                 No dije nada y seguí bebiendo mi cerveza sentada en la misma postura mientras notaba como hacías la instantánea. Tras ese momento inesperado volvimos a iniciar nuestro vals de palabras, cruzando carcajadas con reflexiones, pese a que éramos nuestros únicos espectadores junto con el insaciable viento y el sonido de los árboles.

                 Giré mi cabeza y extendí la mano para pasarte un trago de cerveza, esperando el roce de nuestras manos al pasar aquel bote. Sin embargo, el roce que noté fue el de tus labios contra los míos y acto seguido el cortocircuito de mi cabeza al conectar mis ojos con los tuyos.

                El teléfono vuelve a sonar, dos notificaciones. Una es una foto, otra un mensaje.

                [2/3 20:41] x: Una preciosa flor que fotografía otras flores menos bellas.

                La imagen es un calco de mi delito fotográfico, solo que, en vez de ser tu figura resaltante en el cerro, es la mía mientras captaba unas flores. Noto el rubor en mi cara, recuerdo el tormento de sensaciones. Mis dedos no responden y ni se atreven a rozar el teclado. Tras vencer el miedo y pasar un rato recibo otro mensaje.

                [3/3 1:06] x: Hoy me has hecho feliz.

                Miro hacia la ventana, de mis ojos escapa una lágrima de felicidad. Tal vez lo iniciado bajo esos pinos, dure lo que dura su aguja o persista como el jovial viento jadeante y preso en el encaje de las nubes de aquel lunes.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 18
  • 4.48
  • 348

Te amo. Me tuos oculos implere cum lucem cupio; ille qui in nocte non lucet, in sua vita non vivet.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta