cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Filosofía elástica
Varios |
13.03.11
  • 4
  • 7
  • 4515
Sinopsis

Bebo ergo escribo

 

Freud es ineludible, pero asesinable. Hegel sería otro si hubiera conocido a la prostituta de la que se enamoró Schopenhauer. Malinowski registraba en su diario cada droga que tomaba, según el estado de ánimo que quería contrarrestar. Hiparquía de Tracia vivía en una casa en la que el techo amenazaba con hundirse, y trabajaba en un algo muy zonzo, pero que le permitía dormir bien de noche, volver rendida a casa, no tener pensamientos de puñal afilado, ni ganas siquiera de masturbarse antes de cerrar los ojos. Tenía la vista cansada y pavor a las cifras: 3,5 dioptrías, 200 milígramos de noséquézeina, la cuantificadísima y reputísima esperanza de vida... todas esas cosas, que en aquella época aún nadie había nombrado, pero que ella ya vislumbraba como una posibilidad incierta, pero real, y las paladeaba como un sabor amargo y adictivo, y se frustraba porque no las podía compartir con nadie, salvo con su rata blanca, que además era medio sorda, y entonces se inventaba nombres que luego rellenaba con conceptos ridículos tan sólo para ponerse a prueba a sí misma, cagarse de risa, encogerse de hombros y buscar después ropa que pegara con las palabras que aquella tarde fuera a decir, palabras que iban siempre contra sí misma, que las escupía con saña al cielo para ser ensuciada por ellas un segundo después, palabras que nadie recogía porque caían otra vez a su cabeza, como si granizara lava ardiente y su cerebro se fundiese y tuviera que forjarse de nuevo a cada rato. Y el caos era lo único en lo que creía, por eso se desvivía por mantenerlo a raya con una barricada de conceptos y palabras. Para ella, el mundo era ancho, pero aún tenía esquinas en las que resguardarse. ¿Pero qué pasaría si la encerraran en un psiquiátrico en el corazón de la India?

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Decía Emil Cioran ( maestro de la filosofía y de la locura ) que un poeta decía más en dos versos, que ciertos filósofos en toda su obra. Usas el lenguaje con una gran fuerza. Enhorabuena.
    .Hermosa y densa alabanza a la locura, a los universos fabulosos y temibles, felicidades
    Escribe tus comentarios...Pues que no podría contener al caos y lo sufriría en sus propias carnes. Es el caos el que rige el universo, y la navaja de ockham una pantomima. Ha de ser elástica por fuerza.
    No, yo creo que la falta de puntos tiene su razôn de ser, expresan, tal vez, cierta angustia de que este mundo nos haya salido patas arriba. Muy bueno, Cuarentaytresbotas (me gusta que sea un nûmero impar). Que tu texto suscite reflexiones es un placer, seguro, para todos.
    Buen relato reflexión. Me has hecho pensar en algunas cosas que hoy tenemos y por entonces no tenían. Por ejemplo sin los adelantos en otorrinolaringología yo sería medio sordo, en cambio puedo oír perfectamente. Luego está el tema de las drogas, Se siguen inventando nuevas. Excelente.
    Y si San Agustín no se hubiese adelantado a Descartes (Creo, luego existo… ¡hay la fé!) y hubiera permanecido en su tierra, entre orgía y orgía, ahorrándose escribir esas Confesiones de maduro que ya lo vivido (y gozado) todo. Piensa en el pobre Manolo (Kant) prisionero de su metodicidad, de la exigencia asfixiante que provoca el precisar rodos los términos del discurso (juicio, digamos…) ¿Qué sería de nosotros, pobres mortales, si los filósofos hablasen algún día con palabras claras, diáfanas como una mañana de estío, de cielo azul casi blanco? Pero, si lo pienso mejor ¡qué pena me da que a los chavales haya algún necio que les diga que la filosofía para qué, que de nada sirve, con la de información de la TV el Internet y la game boy. Claro que nadie les cuenta que todas esas cosa que cabalgan en pantalla plana les sumen en la pasividad, son generadoras de mentes pasivas, sentadas en el sillón con los ojos fijos y la boca abierta aguas que una merluza. Por que, si algo es la filosofía es lo contrario: el sentido crítico es lo nos hace activos, lo que permite rebelarse y transformar el mundo que intentan colarnos por esas mismas bocas de besugo que sólo sirven para tragar ingentes cantidades de información incoherente. Pues que, vaya, me ha gustado tu texto un montón, y es que, a mí, cuando me tocan la filosofía (y algo más abajo, también) me pongo cachondo. Un abrazo, amigo. Z.
    Me gustaron mucho los puntos.
  • Crónica de un país que no sabía que existía y un no-país que, a pesar de todo, existe.

    Vuelto del revés, como un calcetín.

    Para pollos con ojos pez

    ...

    ...

    Bebo ergo escribo

    Diario de campo en torno a Alejandra.

    ...

Twitter: @JFernandezLayos

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta