cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Filosóficamuerte
Reflexiones |
29.01.15
  • 5
  • 3
  • 501
Sinopsis

Con sus últimos alientos, trata de hacerle ver a su nieto, que su partida no quiere decir nada malo, que la muerte no significa un partir, ni debe darle miedo, ya que... Léanlo ustedes mismos.

-Abuelo ¿Por qué te haces más viejo?- Preguntó mi nieto melancólico. –Dice papá que el tiempo nos mata-

-Es obvio que envejezca hijo, porque donde el tiempo corra, todo muere, todo envejece. Tétrica visión del mundo ¿No? ¿O somos nosotros que vemos de mala forma a la muerte y a envejecer? De hecho le tememos a la muerte, como si supiéramos y asumiríamos que después de ella todo sería oscuridad o fealdad. Porque si no ¿Por qué temer a algo bueno? Y al envejecimiento sentimos un pavor repulsivo, por el simple hecho de que nos acerca cada vez más al supuesto fin. Pero acaso, envejecer ¿no es equivalente a crecer? Y crecer conlleva consigo muchas cualidades, como sabiduría, fortaleza, grandeza, triunfo. Pero ignorando esto nosotros nos encerramos y así mismo nos tapamos los ojos, solo para no ver el transcurso de la vida, sin entender que el tiempo corre aunque no lo veamos, llevándose a tirones nuestro destino, escapándose sin poder verlo, ni conocer eso que podríamos ser. ¿Entiendes hijo?-

-No, no entiendo abuelo. ¿Acaso no puedes esquivar la muerte? No quiero que te vayas.- Lo veía al borde de las lágrimas.

-Muerte… una palabra que suena tan tenebrosa y escalofriante. ¿Eh?- Tratando de sonreírle.

-Si- Dijo agachando la cabeza, para que no vea caer sus lágrimas.

- Pero entiende hijo. No es porque lo sea, sino porque nosotros lo hemos creado así.- Mientras levantaba su rostro con la mano y le secaba las lágrimas. -No es parte de la naturaleza temerle de forma directa. Supervivimos por nuestros propósitos, enfrentándola y jugando una carrera contra ella. ¿Quién dijo y aseguró que a la muerte no se le puede vencer? Morir de verdad es fracasar a la vida sin ser nadie, sin haber existido de verdad, como un ser sabio. Cosa que si lo logramos triunfamos ante la muerte, yéndonos con la victoria y viviendo por siempre con lo bueno que dejemos. Aunque por el miedo contagiado no arriesgamos, no creemos en nosotros, dejamos que el destino y la vida hagan de nosotros lo que quieran, sin imponer lo que nosotros queremos. Terminamos haciendo lo que los demás quieren, controlados inconscientemente, sin poder tener una mente independiente ni sueños propios. ¡Eso es tétrico y deprimente!- Mientras le sonreía sinceramente.

-Entonces no te vas a ir, porque le has ganado ¿No abuelo?- Dijo con la carita iluminada de ilusión.

-Lo que importa no es irse o quedarse, porque por más que no me veas siempre estaré contigo. La cuestión es dejar una sonrisa en todos los corazones y que tu vida esté plagada de triunfos y buenos recuerdos. Para que, al llegar al momento en el que estoy, puedas recordar, sonreír y suspirar con toda la satisfacción del mundo.

  Y jamás digas que he muerto, solo di que estoy contigo, pero que no puedes verme. ¿Sabes?- No podía mover mas la boca, mi lengua se adormecía, la visión se me fue nublando, pero la sonrisa seguía intacta. Mientras sentía como entraba a un largo y placentero sueño, dejando de sentir mi peso. El sueño del que todos tememos, pero en el que todos soñamos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Formidable relato, viejo...y uno al final queda emocionado... Chau...y felicidades...
    Muchas gracias y me alegra que te haya gustado... Saludos!
    Una interesante y bonita reflexión. Me gustó. Saludos.
  • ¿Cuál es el sueño?

    El cielo, la tierra y el infierno... ¿Tan pocos lugares donde estar para una existencia tan descomunal e inimaginablemente inmensa? Un enfermero de guardia recibe al peor paciente que podría imaginar... De hablar con un loco mudo, a convertirse en uno.

    He aquí, otra publicación valorada con una estrella por Ariel Freeman sin motivo aparente, ya que no hay comentario. No sé si estará bien o mal para la página y la comunidad borrar un escrito con mala calificación (Con malas intenciones) y volverlo a publicar. Pero lamentablemente no lo soporto. Mil disculpas a quien le moleste, pero es la única forma de afrontar contra ello. ¡Ah! la poesía... Imagínense una sonrisa malévola, con pequeñas salpicaduras rojas alrededor, unos muy abiertos y brillosos ojos... y entre dientes, un gemido de excitación frenética murmurando estas palabras...

    Es el mismo relato que publiqué hace horas atrás, pero me vi obligado por mi frustración y rabia de borrarlo y subirlo otra vez. ¿Por qué? Porque odio que personas como Ariel Freeman, pongan calificaciones muy malas para solo hacerte bajar... Realmente prefiero calificaciones malas, pero que tengan una corrección que la merezca, ya que eso sí me ayuda, mucho más que 5 estrellas. Sin más, el relato... Una grabación hecha por un psicólogo captando la sesión con una operadora del 911...

    Relato de terror suspenso... paranoica desesperación de no saber si es verdad la llamada indicando la fecha y hora de su muerte.

    No me gusta explicar mis escritos, pero en esta oportunidad debo hacer una excepción. Este relato es la pura inocencia de un niño, donde fueron extraído sin ninguna modificación de su diario íntimo, donde le escribía a un tal Spok y este le respondía con exactamente la misma letra como una conversación normal, pero todo mediante escritos en el ya mencionado diario. El lógico interrogante: ¿Quién es Spok? Ya queda a su criterio, si se trata de un ser imperceptible, un demonio, un amigo imaginario o quizás la misma mentalidad del niño partida en dos, para auto aconsejarse y no sentirse solo. Buena lectura…

  • 13
  • 4.62
  • 239

Podrías marcharte sin dejar aroma alguno, podrías irte sin que pueda percibirte. Pero... no hay nada más satisfactorio que una valoración, no hay sentimiento más solemne que ser contemplado, no hay melancolía más dulce que una buena corrección, ni nada más gratificante que ser recomendado. Por eso, si en mí encuentras cosas como estas, házmelo saber y si tienes algo tuyo que recomendarme, no dudes en hacérmelo ver. Tan solo unos clicks nos separan de ser feliz.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta