cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Final alternativo
Amor |
07.04.16
  • 5
  • 2
  • 948
Sinopsis

Es un relato con un final sorpresa. Mi idea era que poco a poco el lector descubriera de que trata la historia y que es lo que están haciendo los personajes. Lo que no se es si puede resultar confuso o incomprensible. Tal vez en el comienzo del relato no quede demasiado claro lo que pasa. Agradecería que me comentarais si hay alguna parte que no se entiende bien. De todas formas espero que os guste, he intentado escribir una historia de amor un tanto irónica.

-¿Tienes  frío?- le susurró ella con voz temblorosa.  A la luz de la luna sus labios amoratados empezaban a adquirir el color del azulado diamante que le pendía del cuello .  
-No...estoy bien- le respondió él sonriendo
Y en cierta medida, no le mentía.   Estaba remando con tanta fuerza sobre las aguas del océano  que  aun sin la chaqueta de franela sudaba  a borbotones  .  Su camiseta se le había adherido  a la piel   pero ni la brisa húmeda ni la escarcha que se  congelaba en sus cabellos le hizo tiritar  . 
Sin embargo, al oir la sirena del barco sintio  en el pecho una especie  de escalofrío.
Hasta aquel momento momento  solo había ocupado su mente con pensamientos simples, ahora bajaremos de la cubierta, ahora nos alejaremos remando, ahora...  ese gruñido cavernoso  entumecio su cuerpo con más intensidad que el viento o que el frio. 
-Oye ... hay algo que quiero confesarte...- empezo a decir titubeando mientras observaba las aguas   cubiertas de espuma.   
Los ojos de la mujer centellearon con furia, la ternura  desaparecio en instante  de ellos.. 
-¡Sí, ya se que esto no es lo correcto!- exclamó ella  de repente- ¿Pero que otra cosa podemos hacer? Yo solo quiero estar contigo - Se arrebujo en la chaqueta de pana, tiritando y espero rígida  su respuesta, pero el no supo como continuar, habían repetido tantas veces aquella conversacion...  Durante unos segundos solo se oyo el chapoteo de los remos al chocar con el agua. 
- Se que tienes razón- pudo al fin articular- solo que...bueno- se estremeció- En este bote se podrían haber salvado muchas vidas. 
- Tu callate, y sigue remando- estalló ella, había acabado de perder la paciencia-¿Crees  que todos esos  idiotas de levita negra y  sombrero de  copa se hubieran preocupado por nosotros? Ademas- su semblate pareció relajarse. En su rostro afloro esa expresion de dulzura que siempre le había cautivado- Imaginate lo que dira la señora Harrington :" ¡Oh! ¡La señorita no esta en sus aposentos! Seguro que la ha raptado  ese romano maloliente. 
El hizo un esfuerzo por esbozar una sonrisa . Apesar de lo que había sucedido, ella  no había perdido su recatado acento de dama aristocrática. Y le  encantó como su voz tintineo en el aire  soltando un vaho de jirones blancos. Pero  al contemplar la piel de ella, palida y salpicada de moratones por el frio, recordó donde se encontraban y que el navío todavía se balanceaba inmovil a poca distancia. 
- Lo siento, no puedo bromear  ahora.-confeso él. -  cuando pienso que  todos ellos van a morir... se me revuelven las tripas. 
- Pero  si  tu mismo me lo susurraste mientras me abrazabas apasionadamente " Nuestro amor es lo único que importa"- respondio, acariciando en el aire una mejilla para imitar su juramento.  
- Si lo sé... 
- Entonces ¿que es lo que te ocurre ? ¿Te has arrepentido  ya de haberme amado ?
Miró sus ojos húmedos y casi le conmovieron. Pero otra sirena resonó  en el aire. Un estremecimiento le recorrio. Escrutó ansiosamente el interior del bote  y encontro en la penumbra la navaja. Estaba en el mismo lugar en el que la habia dejado  despues de cortar las cuerdas, debajo de su asiento. Queria arrojarla  al océano, aunque sabía que  sus remordimientos no desaparecerían. No podia soportar más esa ansiedad , sentía que el pecho iba a explotarle. 
- Esto no es un cuento romántico- le gritó  y soltó los remos sobre la superficie del agua- Tenemos que regresar ahora mismo, hay que devolver el bote. 
El rostro de la mujer se volvio aun mas blanco de lo que ya estaba. Apretó con las manos rigidas la falda de su vestido.
- ¿Quieres volver al barco? Vamos a morir si lo hacemos- dijo con frialdad.   
Pero el no la escucho, empezo a remar hacia el buque apresuradamente. 
- Es lo mejor ...-balbuceó él- No podemos...son demasiadas personas... mujeres...niños
-Callate ya imbécil- chilló ella  fuera de si .
-Rose entiende que.... - antes de que completara la frase Rose se abalanzó sobre él. Y no escucho sus suplicas, intentaba  empujarlo fuera del bote, aunque solo conseguia desequilibrarse ella misma.  Jack  la sujeto  como pudo  de la cintura para que no se cayera por la borda  . La barca se balanceaba peligrosamente  de un lado a otro. 
- Dibujame como a una de tus putas francesas,  te dije, te amo, dijiste tu- gritó, escupiendole las palabras. 
Pero un siseante   ruido les hizo detenerse. Una vengala salio disparada de la cubierta del barco. Centelleó un instante en el cielo nocturno y  desapareció. Las chimeneas  aun ardían y su humo se mezclo con el de la explosión. 
- Nos han visto, vamos rema, rema, maldito imbécil-  grito Rose y  Jack ni quiera penso en desobedecerle, el miedo le impidio reflexionar  en lo que hacía.  Remó como si el barco les persiguiera a toda máquina. Apenas tuvo tiempo para tomar aire.. 
-Pero... y.... si...- dijo jadeando- nos chocamos... con un iceberg. 
Jack  se había  olvidado de pronto  de las personas que no se salvarían por su culpa, de las frias aguas en las que se hubiera ahogado si Rose no  hubiera tenido la idea de robar el bote. Remar, remar, era todo lo que le importaba. Se hubiera reído de su propio chiste si aun le hubiera quedado aliento suficiente.  
Antes de que la gigantesca figura del barco se perdiera entre las olas  Jack susurró- Y decían que nunca se hundíria.
Miro de nuevo el rostro silencioso de Rose, inspiro profundamente y siguió remando. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • No soy de intercambiar estrellas sin comentarios, pero no quiero dejar de darte las gracias por tus valoraciones. Se entiende bien que es una recreación de Titanic. Cuidado con "vengala/bengala". Saludos.
    excelente ahora entiendo porque eres de los mas altos en la lista
  • una serie de poemas que quería publicar xd

    una especie de romance de humor, espero que os guste xd

    Este es un cuento escrito usando solo la vocal "e"

    Y siguiendo con mi recién descubierta vena poética otro poema extraño xd. Espero que os guste

    Zoy poeta xd No, en serio que me ha dado ahora por escribir poemas. Espero que el síndrome se me pase pronto jajaja. Escrito con cierta sublime pereza y un desconocimiento cósmico de técnicas líricas, no os voy a mentir, pero bueno al menos no podré decir que no me he adentrado nunca en las profundas selvas de la poesía.

    necesitaba escribirlo como método de anti estres literario jaja

    es la primera fábula que escribo, espero que os guste xd

    dedicado a mi profesora de filosofía

  • 36
  • 4.56
  • 145

Vaya ni que fuera esto una revista de prensa rosa ¿Por qué debo decir algo sobre mí? Pero os confesaré un secreto, que quede entre nosotros. Efrit no es un nombre inventado, en la mitología árabe es una forma de llamar al genio de toda la vida (el bicho azul de las películas de disney, que quede claro, no me toméis por narcisista) Y nada de preguntas sobre por qué escogí ese nombre, que sé tanto como vosotros.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta