cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
FINAL DEL JUEGO
Varios |
21.04.15
  • 5
  • 2
  • 974
Sinopsis

CUENTO LUDICO

FINAL DEL JUEGO 

Entré buscando reparo y un poco de calor en esa siberiana noche. El olor a comida, cigarro y vino invadían el boliche. Media docena de mesas destartaladas, niveladas con tapitas de cerveza, cubiertas con un hule y una proporcional cantidad de sillas completaban el mobiliario en el que una veintena de parroquianos, en su mayoría paisanos, acodados en las mesas, tomaban un trago, entre trucos y retrucos. Cerca del mostrador, cuatro gauchos circunspectos iban poniendo sobre una mesa cuchillos y rebenques con cabo de plata, rastras con monedas de oro, relojes dinero,y hasta una dentadura con poco uso, ante los ojos del bolichero que anotaba cada cosa cosa y dueño en una libreta.
Aunque no escuchaba los diálogos, confundidos en el babilónico parloteo, no me fue difícil comprender que lo depositado era el botín que se iban a disputar en algún juego.
Se sentaron en una mesa contigua, el patrón pasó un trapo mugroso sobre el mugriento hule y colocó cuatro vasos de similares características, que fue sirviendo con un espeso vino tinto como sangre de toro. Dejó la botella sobre la mesa, se echó el trapo sobre el hombro y volvió al mostrador.
Ocho ojos cruzaron sus miradas , cuatro brazos levantaron sendos vasos y el vino fue cascada en las gargantas. Se limpiaron con el dorso de la mano, alguno comenzó a armar un cigarro, otro escupió un gargajo sobre el piso y algún otro se mandó un segundo trago.
Yo tenía mi vista y mi atención es esos hombres que habrían de dirimir, no sé en qué, a cuál de ellos elegiría la suerte. Los miraba de afuera sin tomar partido, no conocía a ninguno ni de vista, solamente tenía intriga por saber cuál era el juego, sin sospechar que yo sería juez y parte en la contienda.
Alguien hizo una seña al bolichero, este vino presuroso y puso ante cada hombre un terrón blanco. Mi instinto me lanzó hacia el terrón más cercano y una mano me aplastó contra el azúcar.

neco

   
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

CUENTOS COSTUMBRISTAS Y ANTIPOESÍA TESTIMONIAL Y POPULAR

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta