cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Fotos en blanco y negro
Reales |
16.04.21
  • 5
  • 0
  • 511
Sinopsis

En Granada hubo gitanas que adivinaban el amor en los ojos de una muchacha

Fotos en blanco y negro.

Las fotos en blanco y negro disecan los instantes.

A veces tenemos la fortuna de que nos hagan una foto en un momento feliz, mágico. Y la magia entonces queda atrapada en forma de luz impresa. Yo entonces era un pez crecido en pecera recién soltado al Océano. Hace más de quince años.

En Granada hubo gitanas que adivinaban el amor en los ojos de una muchacha. Y uno se lo creía. Eso y el romero que te regalaban tras leerte la mano. "Se escribirán epopeyas de tu vida". Llegabas a casa y usabas el romero para aromatizar un guiso de cordero.

Una madrugada del comienzo de verano cocinamos cordero con absenta. Era una botella verde con un diablo. Era nuestro peculiar ritual pagano para celebrar el comienzo de la época estival. Allí comienza en Mayo. Por las Cruces ya olía a azahar. Por el día habías estado dando pedales en el tiovivo de plaza Bib Rambla. Y habías caído en el amor. Uno diferente, de juego y sin regla alguna. Cogíamos la bicicleta y bajamos cuestas haciendo equilibrios mortales. Yo delante, de pie, con los brazos en cruz tarareando una canción de Yann Tiersen (era aquella época feliz). Se mezclaban momentos de auténtica confusión con la más pura mística. Teatros improvisados en calle Elvira. Sorpresas en el Enano Rojo. Encuentros en Sala Quilombo. Cenas en El Auténtico. Cañas en el 22. Bañeras en azoteas de Almona con san Juan de Dios. Tu amigo estrenando amante cada tres dias. Un desfile de bellezas. Cada día despertabas y te preguntabas qué era ese milagro de estar vivo. La tostada con tomate y aceite y el café era el comienzo de toda sagrada liturgia, y también podía serlo una nube de humo opiáceo. O un simple porrillo bajando por el paseo de los tristes. Todo eso y más me recuerda mirar algunas fotos. Fotos en blanco y negro.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 324
  • 4.17
  • 659

Tan solo una sombra de camello sobre la arena

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta