cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Fumando espero (a Sara Montiel)
Reales |
08.04.13
  • 5
  • 1
  • 3017
Sinopsis

Escrito el 18-12-2008. Lo recupero hoy en honor de Sara Montiel, quien ya se fue. Fumando un puro, siempre esperé verla a ella, en su belleza más estallante, de joven, pedirme una calada.

 

 

Apoyada en el borde de la ventana que culminaba la oscurecida calle, la ninfa de trémulas caderas postró la mirada perdida en lo que se fue. Sus ojazos azules, tapados levemente por un flequillo descarado, seguían el camino que luchaba por alcanzar lo que habría de llegar. En medio de la refriega, cansada su alma de debates insondables, se abandonó en el placer prohibido por la maldita prescripción médica.  

 

Dando así un manotazo al recuerdo de la inquisitorial bata blanca, su mágico pulgar chocó con su índice inmortal, con el fin de sembrar el fuego de lo que habría de ser una cerilla. La luz, que en ciertas culturas equivale a la sapiencia, fue el instrumento que la hembra de la sospecha utilizó para inundar de fuerza el habano nicotinado.

 

Cuando sus labios, en un impulso sensual, abrazaron con un beso el cigarro más envidiado, la vida en esa calle del suburbano secó glacialmente toda actividad. Los temerosos de lo prodigioso esquivaron la tentación y aferraron su mirada al suelo. Los que estaban dispuestos a perder la vida con tal de gozar un solo segundo el placer del cielo abierto a través de una ventana, aferraron sus ojos con desesperación al marco en el que una mujer venida del Parnaso exhalaba el humo que conducía hasta la muerte.

 

¿Merece la pena morir por ver la bocanada en la que una musa de verdad saca a relucir toda su melancolía? La razón haría ocultar la mirada en un gesto de cobardía para vivir, pero la locura por acariciar lo sublime es la que merece la pena, pues es la que nos despoja de lo frío. Lo que se puede reflexionar no merece la pena. Al menos, cuando hablamos de musas que fuman un cigarrillo desde su ventana...

 

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

 

http://blogs.periodistadigital.com/lahoradelaverdad.php/2013/04/08/fumando-espero-a-sara-montiel-

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • No era buena actriz, pero sí muy resultona. En Hollywood dio el pego y lo hizo bien. En "Veracruz" estuvo estupenda, y guapa ¡guapísima! a rabiar. El gran Anthony Mann se enamoró de ella y se casaron, pero no comieron perdices, porque aunque la dirigió en "Serenade" y muy bien por cierto, y Samuel Fuller la convirtió en india sioux en "Yuma", lo mandó todo al traste, incluido al Mann, y se vino a Madrid a cantar cuplés. Fue un boom. Raquel Meller dijo que cantaba los cuplés como un sereno. Pero la verdad es que les dio nueva vida, nuevo estilo, los renovó sin gorgoritos y supo entonar todo tipo de canción genialmente, aunque se le pegara la lengua al paladar. Hizo muy malas películas, pero tenía gancho. Se forró con el cine y con sus maridos, y se supone que hizo sus declaraciones de renta y no poseía cuentas en Suiza. ¡Española currante, honrá y liberal! Fue nuestra Marlene Dietrich. Adorada y repudiada, ligona, bellísima y cachonda. Pero aquellos cuplés saritísimos se pegaban como el chicle en las neuronas. Los cantó, recordó y los siguen recordando todo quisqui. Un gran "kisssss" para ti Nena Sara.... Abrazo Miguel Ángel.
  • Mi primer homenaje a Unamuno en 2016...

    Todo día es bueno para homenajear al más grande de todos los poetas: el loco Don Quijote, custodio de la fraterna utopía.

    Con los héroes de Charlie Hebdo. Aunque no compartiera muchos de sus postulados ni la forma de expresarlos, ¡siempre con la libertad de expresión!

    Como cada año, mi homenaje a las ánimas de rostro global...

    Evidentemente, no manejo eso de juntar versos. Pero, desde el cariño, vaya desde aquí mi homenaje por Don Alfredo.

    Hay quien no le gusta que aquí el deporte sea un tema de inspiración... Pero yo insisto, pues además va en clave de humor. O eso pretendo.

    Unos días después, pero aquí llega mi particular homenaje a Gabriel García Márquez. Una parte de este relato es muy real, ¿eh?

    Mi homenaje al maestro Paco de Lucía, que hoy nos ha dejado muy huérfanos.

    Perdón por el tono...

    Aquí, tratando de pegar un bocado a la dura corteza que cubre este mundo nuestro para vislumbrar qué hay realmente dentro... Advierto: es una impresión muy personal.

Conquense y madrileño, licenciado en Historia y Periodismo, ejerzo este último. Libertario y comunitarista, voto al @Partido_Decente. Mi pasión es escribir.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta