cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
García MÁRQUEZ Y NUESTRA REALIDAD
Reflexiones |
13.01.15
  • 0
  • 0
  • 838
Sinopsis

García Márquez y nuestra realidad

La genialidad de Gabo, se manifiesta en su conocimiento de lo profundo del alma humana de todos los géneros y condiciones y en el caso de Colombia y Latinoamérica de su historia, caudillos, militares y rebeldes que después de las batallas por la Independencia no dejaron de luchar entre ellos por el Poder, produciendo especímenes memorables. El acercamiento a lo humano de estos personajes, lo vivió desde la temprana relación con su abuelo, el coronel Iguarán, veterano liberal de la Guerra de los Mil Días, quien lo crió durante su infancia.  Posteriormente conoció a guerrilleros liberales, después del asesinato de Gaitán y años más tarde, al ser íntimo amigo de Fidel Castro, -a quien era de los pocos que le ‘mamaba gallo’ y cuestionaba que hubiera enviado al Che Guevara, a que lo mataran en Bolivía, en una lucha de guerrillas que no tenía futuro-, según cuentan testigos de esas prolongadas conversaciones.

Sus experiencias personales con hombres de armas, más copiosas lecturas sobre nuestra historia nacional, latinoamericana y universal, le permitieron escribir obras maestras como “El Otoño del Patriarca”, donde nos desnuda las glorias y miserias de un dictador de  tantos abundantes en Latinoamérica  y nos alegra e ilumina, narrando situaciones vigentes  dándonos luces sobre la actualidad del conflicto colombiano y sus protagonistas. Para muestra un botón transcrito del Capitulo IX de “Cien Años de Soledad”:

“Era tal vez el momento más crítico de la guerra. Los terratenientes liberales, que al principio apoyaban la revolución, habían suscrito alianzas secretas con los terratenientes conservadores para impedir la revisión de los títulos de propiedad. Los políticos que capitalizaban la guerra desde el exilio habían repudiado públicamente las determinaciones drásticas del coronel Aureliano Buendía, pero hasta esa desautorización parecía tenerlo sin cuidado… Fue entonces cuando decidió que ningún ser humano, ni siquiera Úrsula se le aproximara a menos de tres metros…Por esa época convocó una segunda asamblea de los principales comandantes rebeldes. Encontró de todo: idealistas, ambiciosos, aventureros, resentidos sociales y hasta delincuentes comunes. Había inclusive un antiguo funcionario conservador refugiado en la revuelta para escapar a un juicio por malversación de fondos. Muchos no sabían ni siquiera por qué peleaban. En medio de aquella muchedumbre abigarrada, cuyas diferencias de criterio estuvieron a punto de provocar una explosión interna, se destacaba una autoridad tenebrosa: el general Teófilo Vargas. Era un indio puro, montaraz, analfabeto, dotado de una malicia taciturna y una vocación mesiánica que suscitaba en sus hombres un fanatismo demente. El coronel Aureliano Buendía promovió la reunión con el propósito de unificar el mando rebelde contra la maniobra de los políticos. El general Teófilo Vargas se adelanto a sus intenciones: en pocas horas desbarató la coalición de los comandantes mejor calificados y se apoderó del mando central. “Es una fiera de cuidado –les dijo el coronel Aureliano Buendía a sus oficiales-.Para nosotros ese hombre es más peligroso que el ministro de Guerra.” Entonces un capitán muy joven que siempre se había distinguido por su timidez levantó un índice cauteloso: -Es muy simple coronel- propuso: hay que matarlo.

El coronel Aureliano Buendía no se alarmó por la frialdad de la proposición, sino por la forma en que anticipó una fracción de segundo a su propio pensamiento. –No esperen a que yo dé esa orden-dijo. No la dio en efecto. Pero quince días después el general Teófilo Vargas fue despedazado a machetazos en una emboscada y el coronel Aureliano Buendía asumió el mando central.

La misma noche en que su autoridad fue reconocida por todos los comandos rebeldes, despertó sobresaltado, pidiendo a gritos una manta. Un frio interior que le rayaba los huesos y lo mortificaba inclusive a pleno sol, le impidió dormir bien por varios meses... La embriaguez del poder empezó a descomponerse en ráfagas de desazón. Buscando un remedio contra el frio, hizo fusilar al joven oficial que propuso el asesinato del general Teófilo Vargas. Sus órdenes se cumplían antes de ser impartidas, aun antes que él las concibiera, y siempre llegaban mucho más lejos de donde él se hubiera atrevido a hacerlas llegar.

Extraviado en la soledad de su inmenso poder, empezó a perder el rumbo. Le molestaba la gente que lo aclamaba en los pueblos vencidos, y que le parecía la misma que aclamaba al enemigo…Solo abandonado por los presagios, huyendo del frio que habría de acompañarlo hasta la muerte, buscó un último refugio en Macondo…Era tan grave su desidia que cuando le anunciaron la llegada de una comisión de su partido autorizada para discutir la encrucijada de la guerra, él se dio vuelta en la hamaca sin despertar por completo –Llévenlos donde las putas- dijo.   

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
  • 212
  • 4.6
  • 266

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta