cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Give and feel good. Be a good person, change your life
Reflexiones |
29.09.15
  • 5
  • 1
  • 252
Sinopsis

Reflexión que puede hacer pensar en como está encaminada tu vida.

Me encuentro en el baño mirándome al espejo en donde lo único que veo es un pozo sin fondo en mis oscuros y cansados ojos, trabajo, trabajo, trabajo, mi desdichada vida no era mas que generar dinero para una corporación que no hace mas que explotar a sus trabajadores y que no son capaces de agradecer su labor realizada en donde destaca el profesionalismo de los hombres que allí producen. ¿Esto es lo que me espera? Levantarme todas las mañanas para recordar que lo hago por inercia. 

Lo monótono de mi día a día provocó el replanteamiento de mi desarrollo profesional, del desarrollo de mi vida, quiero hacer algo que me guste, algo en lo que sea realmente bueno, y es ahí donde decido todo, terminaré con la tragedia de mi vida. 

Al momento de volver a mi habitación conté hasta diez y pulsé enviar, fue en ese momento donde una alivio incomprensible inundo mi cuerpo, era libre, el haber enviado mi carta de renuncia por correo fue lo mas gratificante desde que tengo memoria, hasta ese momento claro.

Al día siguiente tomé mi mochila y comencé a conocer el mundo, en donde me di cuenta realmente que no es necesario vivir con lujos y comodidades. Fue en ese momento en donde mi mente se abrió a los placeres de la vida, fue en aquel momento en donde la frase “enjoy the little things” se hizo parte de mi código de vida, en donde el momento de “dar” se te hace mas gratificante que al momento de “recibir”. Y no, no es para aparentar, es porque sentir esa necesidad de compartir algo con tu prójimo te hace feliz.

Ver la felicidad en cara de niños, ancianos, mujeres, vagabundos que con la sola acción de escuchar, dar una palabra de aliento o compartir un simple trozo de pan es una sensación de alegría interna que es indescriptible hasta que la sientes.

Da un abrazo a la persona que lo necesite, di unas palabras a quien espere un consejo, escucha a quien necesita desahogarse. Da la mano, toca su espalda, si se cae levántalo y no te rías. Con simples acciones en nuestro día a día se podemos cambiar su vida. El hecho de que una persona siente que no vale nada puede desencadenar malas decisiones. Y tú tienes el poder de ayudar a quienes te rodean, solo intenta hacer las cosas de una manera diferente.  

Cuenta hasta diez y piensa que puedes ser tu quien mañana necesite una palabra de aliento para hacer tu día diferente.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta