cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Golpes de gracia.
Varios |
13.05.13
  • 3
  • 1
  • 1566
Sinopsis

Relato corto y reflexivo. Metáfora comparativa entre el agua, los sentimientos y los golpes que nos da la verdad. Una chica pelea con su mejor amiga por decirle la verdad, al no querer aceptarla le echa en cara los problemas que tiene y empieza así la fractura de tres años de amistad.

A veces olvidamos que lo que importa es la verdad. El niño que llevamos dentro salta de miedo cuando es atacado por el puño de la absoluta verdad que nos golpea. El agua es como lo que nos duele, cuando se hiela es porque hemos olvidado o al menos hemos cubierto con otras cosas lo que más dolía. Sin embargo, cuando el agua fluye es porque todavía nos sigue doliendo lo que sentimos. 


Callamos para no hacer daño pero, al mismo tiempo nos preguntamos si es mejor el daño cuando el agua fluye que cuando se hiela. Cuando golpeamos con la verdad el agua helada de nuestros sentimientos, nos duele más, pues rompemos la cubierta helada del agua que más quemaba por aquel entonces y le añadimos los pedazos de hielo que son las cosas con las que nos hemos aislado de lo que más dolía. Pero a pesar de que el agua fluya, cuando la golpeamos con la verdad dicha, nos da igual, pues el agua que ha mojado el puño de la verdad que nos golpea vuelve a su cauce y es más fácil de aceptar el golpe. 


No pido que me cuentes la verdad, no pido que no me juzgues, pido que no me huyas, pido que me comprendas , pido la palabra para poder excusar todo daño aunque toda excusa esté de más. No pido que te disculpes, al contrario pido que golpees el agua que fluye para que se hiele lo antes posible y nunca jamás vuelva a fluir. Pido que aceptes mi golpe y pido aceptar tu golpe. 


Quiero ser la semilla de la flor que brota en primavera y cuya savia no se hiela. Pido no ser una cría, no ser tan ella. Pido ser yo para que puedas estar conmigo. Pido no perderte nunca, y pido no dejarte pensar que me perderás. Por mucha agua fluida que haya, por muchos puños que nos golpeen, el agua que nos da la vida que no se hiele.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy estudiante. Me gusta viajar, los idiomas y la música rock. Escribiendo estos relatos mi intención es desahogarme y mejorar mi técnica de escritura.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta