cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Google Maps.
Terror |
19.03.15
  • 0
  • 0
  • 448
Sinopsis

Lo que encontramos en esa página nos sorprende y asusta muchas veces...

Ya eran más de las doce de la noche y Alex seguía en su computadora. Estaba jugando con Google Maps buscando su casa, la de sus amigos, la de su ex novio, y le gustaba mucho actualizar la página para ver que había cambiado.

Algunas veces no pasaba nada, solamente veía como la gente caminaba, aprecian nuevos rostros, autos, personas que caminaban casualmente por allí y la cámara los había filmado.

Luego de un buen rato, se cansó de buscar en su ciudad, comenzó a mover el mouse, dirigiéndose hacia zonas cada vez más alejadas.

Se interesó en una granja, donde podía ver a las vacas pasteando por allí, algunos bultos que califico como gallinas, árboles y demás. Se alejó un poco más de la casa que había allí y vio algo que le llamo la atención. En el suelo había un enorme agujero.

Era del tamaño de la casa de la granja. Realmente era grande. Quería ver más de cerca pero tenía que conformarse con lo que la pagina podía brindar. Así que comenzó a actualizar la página. Lo hizo un par de veces, y nada paso.

A punto de darse por vencida; la actualizo una vez más, esta vez algo estaba en el agujero. Busco sus lentes y miro lo más de cerca que pudo, era como una especie de rama roja, que parecía salir del agujero, con bastante curiosidad volvió, a teclear para actualizar la página, cuando estuvo completamente visible, noto que ahora eran ocho ramas rojas que salían de allí, esta vez miro y lo contempló por un rato, y le pareció que podían ser tentáculos, tenían la forma de uno, y además se doblaban, no eran rectos.

Actualizo otra vez la página y ahora algo estaba por emerger de allí, noto como una especie de cabeza, estaba punto de sobresalir. Con mucho miedo, pero a la vez una curiosidad extrema, acerco el cursor para volver a actualizarla. Al momento que tecleo, pudo ver que, en efecto, si era una cabeza, pero con ojos de un color rojo muy intenso. Se estremeció, un frio recorrió su espalda y sin querer con el susto que se pegó en ese momento, tecleo otra vez y la página volvió a cargar.

Por un momento se alivió, ya que dejo de ver esa cara, esos ojos…

Pero su alivio no duro. Al momento de actualizarse, grito. Rápidamente movía su cursor en todas las direcciones, pero la página se había tildado, trato de cerrarla, pero era inútil, entonces intento volver a teclear en actualizar. Lo que había visto realmente la dejo asustada  e intranquila. Cuando vio; parecía que esos ojos rojos la estaban mirando a ella. A demás de que la cabeza que emergía de allí, hizo visible una sonrisa.

Esperaba que todo eso desapareciera, que se esfumara. La página solo se actualizo, cuando termino vio que ya no estaba la cabeza, ni siquiera el agujero.

Soltó un suspiro de alivio, las gotas de sudor frio recorrían su sien. Realmente la había dejado agitada. Pero al cerciorarse de no encontrar el agujero, ni a la criatura volvió a respirar tranquila.

Miro la hora las 3:22, ya era demasiado tarde. Debía despertar temprano mañana. Así que decidió irse a dormir.

Al momento de apagar la pantalla de su computadora. Vio algo que la dejo impactada y comenzó a respirar agitadamente otra vez, no podía gritar estaba realmente pasmada. Allí en el reflejo de la pantalla de su computadora, estaba la criatura. Con sus ojos rojos mirándola detenidamente y sonriéndole mostrándole sus colmillos. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Las voces no me dejan tranquila, perdón.

    ¿Cansado de tus ojos marrones? ¿Deseas con toda tu alma tener ojos de color? Pero ¿No sabes como conseguirlos? Preguntenle a Agustina... ella les explicarà todo... y atrèvanse a visitar a su doctor... o dejen que los atrape...

    Gracias de verdad por hacerme quien soy.

    Esto va para las personas que mas amo en la vida. Mis padres.

    Estoy obligada a hacer que me vean como algo que no soy; solo para que me acepten... Pero...

    Perdóname… por favor ... perdóname

    Lo que encontramos en esa página nos sorprende y asusta muchas veces...

    Todos hemos de imaginar, alguna vez una utopía. Y quien diga que no; está mintiendo. Porque… ¿qué ha hecho cuando no se puede conciliar el sueño? nada más ni nada menos que imaginar. Imaginamos que esa persona especial nos habla. Imaginamos conversaciones que nos dejan una sonrisa. Imaginamos un mundo sin violencia. Imaginamos felicidad. Imaginamos momentos únicos e inolvidables que quizá no ocurran. Imaginamos ideales inalcanzables que quizá jamás sean concebibles en el mundo. Imaginamos pequeña utopías a nuestro gusto.

    Dormir, algo tan simple, pero ¿Qué ocurre cuando la tarea más simple para el ser humano, se ha convertido en un lo más aterrador para otro? Lo llaman “Insomnio”. Ese maldito. Poco a poco te domina. Te esclaviza. Innumerables veces has perdido contra él. Pero, lo peor de todo, es lo que ocurre mientras lo tienes de visita alguna noche. Tu mente se transforma en tu enemiga más poderosa. Hace que puedas ver algo; que no está allí realmente, ver, sentir cosas que no son reales. O es lo que creemos… Te has repetido más de una vez que no es real. Pero cada día se vuelve más y más real para ti. Sollozas y ruegas que no se repita otra noche. Pero nadie tiene la seguridad de ello. Solo intentas sobrevivir. Si llegas a la mañana sabrás que has sobrevivido, le ganaste. Al menos por ahora…

    Las rosas son las flores mas hermosas que puedan existir. Hay rosas, blancas, rojas, amarillas... en fin, una variedad. Son un espectáculo divino de ver en primavera. Pero existe otro lado, las espinas. Es la otra cara de la moneda; pero, ¿Quién se fija en ellas cuando las protagonistas son las rosas? Pero, ¿Qué sucedería si ya no habría rosas sino, solamente espinas? En una noche, una joven y su madre lo están a punto de descubrir...

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta