cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Gracias, y hasta luego.
Reflexiones |
09.03.15
  • 0
  • 0
  • 314
Sinopsis

10 de diciembre. Fin.

Hace poco tiempo pude conocer lo que es querer a alguien. Ese instante cuando te acostas y miras al techo pensando en alguien, o salís a correr con música a todo volumen pero lo único que pensas es en esa persona. Empezas a desear verla, a saber si está bien. Te acostumbras. Empezas a querer.

Empezas a querer… y es ahí, cuando te abandonas a vos mismo. Cuando dejas que esa persona sea algo superior, pasas a ser tu propio segundo plato, te pones por debajo de esa persona y querés lo mejor para ella, aunque eso te cueste el amor propio a tu persona.

Hace poco tiempo pude conocer lo que es abandonar tu egoísmo y ponerte en lugar de otro, es algo honesto, puro, no pedís nada a cambio, solo con una sonrisa...con SU sonrisa te sentís satisfecho. No te quedan dudas de que querés de verdad a esa persona, y es ahí cuando empiezan los problemas. Cuando sabes que querés de verdad, cuando sabes que estas tan enterrado por el amor que le tenes a alguien que te olvidas de vos mismo.

Te olvidas de vos mismo… y esa persona también se olvida de vos, porque a pesar de todos tus esfuerzos, de tus formas extrañas de demostrar que queres de verdad, la otra persona no avanza, no le alcanza y te ve como "alguien más". Y no como ESE alguien que deseas tanto ser. Sos una persona más en su vida, te empezas a dar cuenta que poco a poco fuiste cavando un pozo para poner sobre sus pies tierra y elevar a esa persona, pero sacaste la tierra de donde estas parado vos, y te cavas un pozo profundo y subiste demasiado a alguien que nunca te podría mirar de la misma manera que vos la miras.

Hace poco tiempo pude conocer lo que es ver a alguien de una manera diferente, pero no fui capaz de lograr que me miraran. Ambos mirábamos a la misma persona, yo miraba con toda admiración y deseo a esa persona, y ella también se miraba a si misma… miraba solamente su reflejo.

Miraba solamente su reflejo, y estoy orgulloso de haber conocido a una persona capaz de ponerse por encima de todo, respetar sus deseo, ser consciente de lo que quiere en la vida y a quienes quiere en su vida… tal vez no sea lo que necesita, pero es lo que quiere.

Hace poco tiempo pude conocer a una persona que sabía lo que quería, y yo no estaba en su lista de deseos. Tal vez yo era la persona que necesitaba, o tal vez no. Tal vez esa persona no era la persona que yo necesitaba o tal vez sí. Y es entonces cuando te das cuenta que todo está perdido.

Te das cuenta que todo está perdido, cuando sacrificaste demasiado por alguien que no podía ver más allá de lo que tenía frente a un espejo, cuando dejaste que todas las puertas se cerraran para ir en la única dirección: la de aquella persona, cuando dejas de mirar para arriba y ves que estás hundido en un penoso agujero; y es ahí cuando te paras y te das cuenta de todo lo que habías dejado atrás y retomas tu rumbo, dejando aquellas cosas, personas y recuerdos que solo te hace sentir solo... sabes que es hora de volver a pensar en vos mismo.

Hace poco tiempo me pude dar cuenta que es hora de pensar en uno mismo porque aquella persona por la que diste tanto no va a darte nada, porque quien no te valoró desde un principio no va a poder ver más allá de sus propios deseos. Solo es cuestión de aceptar que fuiste muy poco para esa persona, o demasiado, pero no fuiste lo justo.

PERO A PESAR DE TODO, LO ÚNICO QUE PODES DECIR ES "GRACIAS, Y HASTA LUEGO"

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Aunque tenga sólo treinta días, aún me falta uno para curarme.

    10 de diciembre. Fin.

    Te soñé. No te voy a escribir, no te voy a dirigir esto, lo diré al viento.

    Una noche. Un pensamiento. Un silencio. Una vela.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta