cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

23 min
Gran Kil
Varios |
31.01.15
  • 5
  • 0
  • 479
Sinopsis

No me gusta explicar mis escritos, pero en esta oportunidad debo hacer una excepción. Este relato es la pura inocencia de un niño, donde fueron extraído sin ninguna modificación de su diario íntimo, donde le escribía a un tal Spok y este le respondía con exactamente la misma letra como una conversación normal, pero todo mediante escritos en el ya mencionado diario. El lógico interrogante: ¿Quién es Spok? Ya queda a su criterio, si se trata de un ser imperceptible, un demonio, un amigo imaginario o quizás la misma mentalidad del niño partida en dos, para auto aconsejarse y no sentirse solo. Buena lectura…

No me gusta explicar mis escritos, pero en esta oportunidad debo hacer una excepción. Este relato es la pura inocencia de un niño, donde fueron extraído sin ninguna modificación de su diario íntimo, donde le escribía a un tal Spok y este le respondía con exactamente la misma letra como una conversación normal, pero todo mediante escritos en el ya mencionado diario.
  El lógico interrogante: ¿Quién es Spok? Ya queda a su criterio, si se trata de un ser imperceptible, un demonio, un amigo imaginario o quizás la misma mentalidad del niño partida en dos, para auto aconsejarse y no sentirse solo.
Buena lectura…

Hola querido Spok, ¿Cómo estás?

Bien ¿Y vos gran Kil?

No sé Spok. Hoy es mi cumpleaños y debería estar contento, como todos al cumplir 5 años, eso dice mamá. También deberían haber muchos amigos, pero solo están mis primos, que lo único que hacen es golpearme. Dice mamá que tampoco debería comer tanto, porque me comí casi toda la torta, que tengo el peso de uno de 8 o 10 años. También dice mamá que el único que está triste en la casa soy yo, pero no es cierto, desde que el abuelo se fue a un viaje debajo de la tierra en su cómoda nave, todos lloran a escondidas, en especial mamá. Se nota mucho que está triste y aún más que no me quiere como antes. Siempre que le quiero decir algo me dice “si si, después, ahora no”, pero ese después es un nunca. Por eso no puedo estar feliz, mientras esté mamá triste, yo voy a estar triste y quizás peor que ella.

¿Y por qué no empiezas a hacer cosas para ayudarla?

 ¿Pero qué puedo hacer? Eres mi único amigo y el único que me escucha. Necesito que me ayudes.

Debes saber qué es lo que le molesta. Pregúntaselo.

Tienes razón, eso mismo haré. Gracias Spok.

De nada gran Kil.

Hola Spok, antes de venir a dormir le pregunté qué era lo que le molestaba y me miró raro y me dijo que nada.

No te preocupes gran Kil, se paciente y ya ve a dormir, mañana tienes que ir a la escuela.

Tienes razón, hasta mañana, que duermas bien.

Igualmente gran Kil.

Hola Spok, recién llegué de la escuela y mamá dijo que deje de preguntarle eso, que se iba a molestar conmigo. Por cierto, ¿vos cómo estás?

Hola gran Kil.  Sabes que siempre estoy bien y a disposición para ayudarte. Entonces deberás averiguarlo por vos mismo, siendo más atento a lo que dice y hace. ¿Vos cómo estás grandísimo Kil? ¿Te volvieron a molestar hoy en la escuela?

Está bien, eso haré. Sí, el mismo grupo de siempre, pero hoy fueron más suaves conmigo. Me pidieron que me tire al piso, en el medio del patio y que girara, mientras uno de ellos caminaba sobre mi gritando “¡Por favor, consíganme trabajo en el circo, que si puedo mantenerme en este inmenso barril puedo mantenerme en cualquiera!”. Y como siempre todos se reían y los maestros nunca ven nada.

Si no los castigas vos gran Kil nadie lo hará, hazlos sufrir como ellos a vos y con que se los hagas a uno todos verán lo grande que eres y nunca más te van a molestar.

No puedo Spok. Mamá dice que es malo eso.

Ok.

No te enojes Spok.

¿Spok estás?

Bueno hasta la noche Spok.

Buenas noches Spok, hice lo que me dijiste, estuve atento a mi mamá. Muy difícil no es porque puedo estar al lado de ella que ni cuenta se da. Escuché que dijo “te extraño papá”, entonces después de un ratito me acerqué a preguntarle cuando iba a volver el abuelo, y noté que estaba llorando, me dijo que no sabía y se puso a llorar aún más. Traté de calmarla con un abrazo y le dije suavemente: “tranquila mamá, si sabes que va a venir, solo debes esperarlo”. Pero parece que le molestó porque con el brazo me empujó, haciéndome caer sentado al piso y ella se fue, salió por la puerta principal y pegó un fuerte portazo. Me siento muy mal amigo.

Gran Kil. Debes ser paciente, no todo sale a la primera y a cualquier cosa que le moleste vos actuás sacándosela y de a poco será feliz. No te preocupes que aquí estoy amigo.

Gracias Spok, me iré a dormir ahora, hasta mañana.

Que descanses gran Kil.

Buenas tardes Spok, volví a seguir tu consejo, traté de hacerle lo mismo a esos chicos que me molestaban. Alcancé a pegarle a uno, pero me agarraron los otros cuatro y me pegaron, me pegaron mucho, demasiado me pegaron, me duele todo, mucho me pegaron Spok.

Hola gran Kil. No llores amigo, esos golpes te hacen aún más fuerte y no puedes derrotarlos a los cinco con solo tus manos, usa algo más poderoso, algo que le tengan miedo y lastímalos, como ellos a vos, pero peor, porque debes juntar todas las cosas que te han hecho en estos años. ¿Cuánta sangre te han hecho derramar? ¡Multiplícalo por cinco!

No puedo no llorar Spok, me duele muchísimo y no puedo con ellos, con nada puedo derrotarlos.

Claro que sí, ¿qué usan los héroes cuando hay muchos que lo atacan para dormirlos?

¿Quieres decir las armas? Pero la vez que agarré una de las cosas que eran de mi padre, mi madre casi me deja sin comer.

¿Pero qué es más importante? ¿Qué te reten o tu vida?

Es verdad, pero no sé si pueda hacerlo.

Solo inténtalo.

Está bien, gracias Spok. Hasta la noche. 

Adiós gran Kil.

Buenas noches Spok. Hoy mientras mi mamá cocinaba, entró Bob a la casa y creo que agarro algo de lo que ella estaba cocinando y lo salió a correr, no lo pudo alcanzar y le grito “No vuelvas perro de mierda, te odio, te voy a sacar las pulgas a palazos”. Entonces hice lo que me dijiste, sacar todo lo que le puedo molestar. Entonces en el fondo del patio comencé a hacer un gran pozo y agarré a Bob y lo metí a dentro, para que se vaya de viaje con el abuelo.

Hola gran Kil. Muy bien, ¿no te dio problemas?

Si, lo puse en el pozo, pero cuando le empezaba a tirar tierra encima se escapaba y lo tenía que perseguir otra vez, pero a la tercera vez le pegué con la pala en la cabeza para que duerma y ahí si pude taparlo por completo. Pero le salió sangre. ¿Eso está mal?

No gran Kil. ¿A vos te duele la sangre?

No, me duelen las heridas y los moretones.

Entonces mientras la herida no sea grande no importa la sangre.

Aaah. Bueno mejor. Me voy a dormir Spok. Hasta mañana. Gracias amigo.

Dale gran Kil. Que duermas muy bien. Y acuérdate del arma.

Lo pensaré. Buenas noches.

Hola Spok. La verdad que me duele todo, quizás más que ayer, porque me pegaron aún más. Diciéndome “eres nuestra mascota, has caso porque esto va a ser peor”. Me duele mucho atrás de la cabeza, creo que me pegaron una patada.

Hola gran Kil. Lamento mucho escuchar eso, pero creo que no te queda otra salida amigo que usar el arma.

Sí, lo sé. Esta tarde iré al bosque a practicar, porque jamás la usé.

Muy bien amigo, anda y a la noche me cuentas como te fue.

Está bien. Nos vemos Spok.

Hola Spok. Buenas noches. Pude disparar una vez, pero no pude mantenerla firme y se me cayó, además tiré a cualquier parte.

Hola gran Kil. Buenas noches. ¿Qué no recuerdas lo que te enseñó tu papá?

Si, recuerdo que me decía las cosas que había que hacer antes de apretar el gatillo, pero no como había que agarrarla ni nada, ni siquiera para qué servía.

Va a ser cuestión de práctica no más entonces. Ya vas a poder amigo, solo aguanta un poco más.

Bueno, gracias Spok. Te quiero amigo, ¿sabes?

Yo también gran Kil y mucho, nunca lo olvides ni lo dudes. Acá siempre voy a estar. Ahora ve a dormir, mañana tienes clases.

Gracias Spok por todo. Mañana nos vemos.

Dulces sueños.

Hola Spok.

Hola gran Kil. ¿Qué ha pasado amigo?

En el recreo, atrás de todo, donde los profesores no van y siempre me llevan a la rastra, ahí me hicieron tirar boca abajo y con un compás me pinchaban toda la espalda, escribiéndome algo. Por lo que sentía era una P-I-G “PIG” que en esa misma clase habíamos aprendido en inglés que significaba cerdo. ¡Ya no guanto más!

Tranquilo amigo, ya es demasiado, debe ver lo que te han hecho tu madre y que ella hablen con la directora.

¡NO! Quiero encargarme yo mismo, ya no doy más Spok. Quiero poder tenerlos en mis manos y hacerlos llorar como ellos me lo hacen a mí. Hoy hasta que no pueda manejar el arma bien no vuelvo del bosque. Sé que tengo pocas balas, pero voy a poder. Me voy a comer y me voy al bosque.

¿Tu mamá no dice nada que vayas a venir tarde?

Ella ni cuenta se da si estoy o no, para ella preferiría que no esté. Pero el respeto me lo tengo que ganar yo solo y ya se como, solo tengo que practicar. Y con mi madre ya veré que hacer. 

Está bien amigo. Mucha suerte.

Hola Spok. Buenas noches, acabo de llegar del bosque, me fue muy bien, al fin pude manejarla y tirar a donde quería. Lo único malo es que gasté 10 balas y me quedan solo 5, aunque justo una para cada uno.

Hola gran Kil. Muy bien. ¿Mañana la usarás?

Sí sí. Eso quiero.

Muy bien ¿y con tu madre?

No sé, recién la escuché peleando con el tío.

Debes hacer algo con él. Pero ten mucho cuidado, porque tu mamá no se debe enterar. ¿Por qué no lo haces ir al bosque?

Muy buena idea. Pero primero los 5 de la escuela. 

Que sabio eres gran Kil. Ahora debes ir a dormir. Carga energía para mañana. Y ten mucho cuidado que nadie vea el arma.

Sí, no te preocupes Spok. Tengo la riñonera que era de mi padre y la llevaré ahí. Hasta mañana amigo y verás  que vendré sin ningún rasguño.

Yo también y ya lo sé. Dulces sueño grandísimo Kil.

Hola Spok. ¡Lo hice! Usé el arma y los hice hacerse pis encima. Mientras yo por fin me reía de ellos. Me sentí tan grande. Me sentí como el gran Kil que soy. Los iba hacer dormir pero no hizo falta, ya no molestarán más.

Hola gran Kil. ¡Siempre fuiste el grandísimo Kil! Pero no va alcanzar, tendrías que haberlos hecho dormir. Porque cuando no te vean con el arma van a volver a golpearte, humillarte, reírse de vos, hacer que todos se rían de vos, que los profesores no te quieran, hacer que tu mamá no te quiera y que vos nunca estés bien.

Cuando lo vuelvan hacer va a ser la última vez amigo.

Está bien gran Kil. ¿Hoy vas a encargarte del Tío?

Sí. Pero no sé cómo hacer.

Dile que has encontrado un cajón de cerveza lleno, tirado en el bosque. Sabes lo que le gusta la cerveza. Que te siga y ahí lo vas a tener solo.

Sí, ¡gracias Spok! Bueno nos vemos a la noche y te cuento como me ha ido.

Hola Spok. Pude mandarlo de viaje con el abuelo y Bob.

Hola gran Kil. Eres grandísimo, pero ¿Cómo lo has hecho?

Sabía que no iba hacer tan fácil como con Bob. Así que cuando llegamos a un lugar muy alejado le dije que detrás de una planta grande estaba el cajón. Él insistió todo el camino que ni se me ocurra estar jugando porque me iba a ir mal. Cuando se fue a fijar y no vio el cajón se dio vuelta muy enojado. Pero cuando vio el arma quedó como congelado y con la cara muy blanca. Yo estaba a una distancia que quizás entraba mi cama, así que no era difícil de errarle y disparé muy confiado cuando abrió la boca. Se le hizo un agujerito entre las cejas y cayó dormido.

¡Eres fantástico gran Kil! ¿Pero qué te preocupa?

Es que fui hasta mi casa a buscar la pala y cuando volví había mucha sangre alrededor de él. Demasiada. Mas de toda la sangre que pude haber perdido yo.

¿La lastimadura era grande?

No, pero…

Pero nada gran Kil. Quiere decir que no le dolió para nada. Cuando tu mamá vuelva a quererte lo vas a buscar y él no se va acordar nada. Y si se acuerda va a creer que es un sueño. No tengas miedo. ¿Tus lastimaduras no eran mucho más grandes?

Está bien Spok, tienes razón. Y además para que nadie lo moleste puse hojas sobre la montaña de tierra.

Muy bien gran Kil. ¿Estás cansado?

Si y mucho. Me iré a dormir mejor. Hasta mañana Spok.

Hasta mañana gran Kil. Dulces sueños.

Hola Spok. Como dije, los 5 no me volvieron a molestar. Es la primera vez que puedo caminar tranquilo por el patio e ir al baño sin miedo ni nada.

Hola gran Kil. Me alegro mucho. Solo cuídate por las dudas. ¿Entonces está todo bien hasta ahora?

Si, por suerte sí. Al fin.

Bueno amigo, cuando quieras acá estoy.

Muchas gracias, si no fuera por vos no hubiera podido hacer nada.

Siempre voy a estar gran Kil.

Gracias. Bueno hablamos a la noche.

Hasta la noche.

Spok. Ya no se qué hacer. Por más que hago mi madre sigue triste, ya no se qué hacer por ella. Le he sacado a Bob, al Tío y hoy al gato, que me rasguñó todo y yo de bronca empecé a saltarle encima dentro del pozo para que se quede quieto. Pero ella sigue llorando, me acerco, trato de ayudarla en la cocina y me reta que no ponga las manos en la comida, trato de ayudarla a limpiar la casa y me reta de que ensucio más. Ya no se qué hacer amigo. En la tele veo como las madres van y los acuesta a sus hijos dándole un beso en la frente y deseándole sueños lindos. ¿Pero por qué mi madre no es así? Quisiera un abrazo, un te quiero o por lo menos un “muy bien hijo”. Ya no sé qué hacer Spok. ¿Qué hago?

¿Sabes por qué está triste? Y deja de llorar, porque los 5 te verán y se aprovecharán de eso.

No sé amigo, creo que es por el abuelo que no vuelve. Lo sé, pero no puedo dejar de llorar, quisiera que me pegaran todo lo que ellos quieran si con eso mi madre me quisiera.

Tranquilo amigo. Solo escucha a tu madre y verás lo que quiere.

Está bien Spok. Gracias. Me voy a dormir. Hasta mañana.

Dulces sueños amigo.

Buenos días Spok. Ya sé lo que quiere. Cuando llegué de la escuela entré sin hacer ruido y me acerqué a su habitación y escuché “Papá, volvé, te extraño mucho. Quiero que estés acá conmigo”

Buen día gran Kil. Ve y búscalo entonces, eso sí, a la noche cuando nadie te vea, porque te van a retar.

Sí, sí amigo. ¡Al fin podré ver a mamá feliz!

Si gran KIl. ¡Por fin! ¿Y los 5 te volvieron a molestar?

 No, pasé caminando al lado y escuché que dijeron algo pero no se qué, me dio miedo y salí corriendo. Pero no me hicieron nada.

Ah bueno, ten mucho cuidado.

Si Spok. Hasta la noche amigo.

Adiós gran Kil.

Hola Spok. Estoy esperando que mamá se duerma, así voy a buscar al abuelo.

Buenas noches gran Kil. Llevá tu carrito porque seguramente va a estar durmiendo.

Sí, tienes razón Spok.

¿Estás ansioso?

Sí y mucho. Además volveré a ver al abuelo después de 3 meses de haberlo tapado con tierra. Bueno, creo que mamá ya se durmió, así que me voy a fijar y voy a buscar al abuelo.

Bueno amigo, mucha suerte grandísimo Kil.

¡Spok! Ya lo he hecho, salió todo bien. Después de la escuela te cuento todo, ahora voy a dormir las 2 horas que me quedan.

¡Muy bien gran Kil! Ahora descansa. Dulces sueños.

¡Si Spok, funcionó! Mamá está feliz. Me abrazó y me dijo gracias.

¡Qué bueno gran Kil! Al fin con lo que siempre soñaste. Cuéntame ¿Cómo hiciste?

Fui a buscarlo donde lo habían metido en el pozo y cavé hasta llegar a la nave, aunque parece más una cama en una caja grande. Cuando abrí la tapa había mucho olor a feo. Quizás son todos los gases que se tiró en los 3 meses y quedó ese olor feo. Me costó mucho pero lo pude sacar. Entonces lo puse arriba del carrito y lo traje. Aunque subiendo las escaleras de la entrada se me cayó. Lo llevé hasta la habitación de mi mamá y con mucho cuidado lo acosté al lado de ella y le desactivé el despertador. Cuando llegué de la escuela la desperté y al despertarse empezó a gritar muy fuerte y dijo “¿Papá? ¡Volviste!” y lo abrazó. “Si yo lo traje mamá” le dije. Me abrazó y me dijo gracias. ¡Y yo re feliz!

Muy bien gran Kil. Te felicito, porque has trabajado mucho para poder conseguir esto.

Si amigo y gracias a vos lo conseguí. Al fin todo es perfecto, como siempre quise que sea. Mamá feliz y yo feliz.

Me alegro mucho amigo, ¿pero qué es lo que te duele?

No importa amigo, estoy feliz por mamá y eso es lo único que importa.

Te volvieron a pegar. ¿No es cierto? 

Si. Más que nunca. Me duelen mucho las costillas, la panza, la espalda. Me agarraron de atrás los brazos, mientras los otros 4 me pegaban por todos lados, diciendo “¿Así que nos quisiste asustar con un arma de juguete? Pero esto es de verdad.”

No puedes permitírselo amigo. Nunca más. Mira lo que has logrado, no dejen que lastimen tu corazón así. Eres grande, muy grande, puedes con ellos. Solo tienes que tomar las agallas suficientes porque ya tienes con qué derrotarlos. Anímate y has de tu vida perfecta.

Luego lo pensaré. Déjame disfrutar esto con mamá que es hermoso. Hasta la noche Spok.

Bueno gran Kil. Sabes que quiero lo mejor para vos amigo. Hasta la noche.

Hola Spok. Buenas noches. Dormí casi toda la tarde con mamá y el abuelo. Mamá hizo de comer como nunca de rico y para los tres pero el abuelo aún no se despierta, dice mamá que debe estar muy cansado por el viaje, que le tengamos paciencia, que quizás mañana se despertará.

Buenas noches gran Kil. Sí, no te preocupes que es cuestión de tiempo. ¿Y con los 5 qué vas hacer?

No sé Spok. No me importa en este momento. Mamá me quiere y es lo único en que quiero pensar.

Bueno está bien amigo. Pero ten mucho cuidado.

Si. Lo tendré.  Adiós Spok.

Dulces sueños amigo.

Hola Spok. Buenas noches.

Hola gran Kil. Estuve muy preocupado por ti. ¿Qué pasó que no viniste al mediodía como siempre?

Los 5. Los 5 me desnudaron frente a toda la clase cuando la profesora se fue. Yo me enojé muchísimo, no podían pararme y le comencé a pegar al que me agarraba de atrás y no sé qué pasó que se me oscureció la vista y me desperté en el hospital con dolor de cabeza. Creo que me pegaron con una silla en la cabeza. Mamá fue a buscarme y se enojó conmigo porque piensa que yo comienzo las peleas cuando ya ni siquiera puedo ir a la escuela por ellos.

No tienes más opción amigo. Debes terminar esto de una vez por todas. Eres más hombre que cualquiera de ellos, puedes hacerlo, anímate y hazlo. ¡HAZLO!

Está bien, lo haré Spok.

Todo saldrá bien amigo. Vas a ver que todo saldrá bien, como todo en lo que te has propuesto.

Sí Spok. Me voy a dormir. Me duele mucho la cabeza.

Está bien gran Kil. Mañana será lo que hará de tu vida perfecta.

Gracias amigo. Hasta mañana.

 Bueno. Hasta acá termina el diario. Suponen lo que ha pasado ¿No?  
  Por suerte para la historia, Kil siguió escribiendo. Esta vez debajo de su cama. Los doctores no querían que siga escribiéndole a su amigo Spok. Por ello le sacaron cualquier lápiz o color con qué escribir. Pero Kil se las arregló con un clavo y las maderas debajo de su cama. Muy lamentablemente siguió hablando con Spok, porque con ello, a los doctores del psiquiátrico no les salieron las cosas como esperaban. Nunca se imaginaron que era tan complejo y retorcido. ¿Qué pasó? Léanlo ustedes mismos…

Hola Spok ¿Estás?

Si gran Kil. Te estuve esperando todos estos días. ¿Qué ha pasado?

Muchas cosas Spok. Se me cayó todo. Estoy encerrado en una habitación celeste y traté de escribirte pero no me dejaban. Ahora supuestamente debería estar dormido y para que no sepan que te escribo, lo hago debajo de la cama, en las maderas. Nunca se fijarían ahí.

Muy inteligente como siempre. Pero cuéntame, ¿Qué hiciste? ¿Qué ha pasado? ¿Cómo te fue?

Lo hice. Lo primero que hice fue dormir a los 5. De hecho pude dormir a 4, porque solo me quedaban 4 balas. Me llevaron a la rastra entre los 5 atrás, donde nadie ve nada. Yo no lo quería hacer. Pero comenzaron a pegarme mucho, parecía que me dormía. Pero cuando nadie me tenía y los 5 se encargaban en pegarme, salí corriendo, solo para alejarme y poder sacar el arma. Les apunté para asustarlo como la otra vez, pero no, se reían muy fuerte, aún puedo oírlos y comenzaron a acercarse, no quería hacerlo, pero me iban a golpear más y más fuerte. Apreté el gatillo y después de la explosión los 5 se callaron, dejaron de reírse y se pusieron blancos, mientras desde adentro salía una risa, algo desde la panza, subía por la garganta y hacía reírme mucho, algo como felicidad, pero no se qué era. El primero cayó, sin darles tiempo a decir nada les tiré a los otros dos que estaban al lado del primero. Los dos que quedaron salieron corriendo y con la última bala hice caer a uno y el otro salió corriendo, gritando de miedo y yo apretando una y otra vez el gatillo, pero ya no tenía balas. Me puse a patearlos a los cuatro que habían quedado en el suelo, con esa risa que no podía controlar, me sentía tan bien. Pero solo pude pegarle dos veces a cada uno porque alguien de atrás se me tiró encima y me pusieron un buzo en la cabeza.

Nunca más te van a molestar gran Kil. Tuvieron lo que se merecían, deberías de haberles hecho lastimaduras más grandes para que sufran mucho más, como sufriste vos. ¿Y cómo estás amigo?

Yo bien, no me duele nada. Solo estoy preocupado por mamá.

¿Qué ha pasado con ella?

No la vi. Pero por lo que pude escuchar lo que hablaban mis enfermeros, mientras me hacía el dormido, es que después que hice dormir a los 4, a mi me llevaron en una chata y fueron a buscar a mi madre. La señorita dijo: “Pobre niño, para que no esté así, si la madre cuando la fueron a buscar estaba durmiendo con el cadáver del padre que hacía 3 meses había muerto.” El chico le contestó: “¿Con el cadáver? Dios mío, pobre niño. Yo solo sabía que al tío de él lo habían encontrado muerto con un tiro en la frente, pero no saben quién fue, suponen que fue la madre porque se hizo con la misma arma que mató el niño a los otros 4 en la escuela.” La señorita dijo: “Que familia por Dios. Y el padre del niño que desapareció y aún no saben que pasó, pareciera que se lo tragó la tierra.” El chico volvió a responder:”Pobre niño, él no tiene la culpa por más horrible que fuera lo que haya hecho. No entiende lo que es la muerte y nunca pudo contar con nadie. Pero lamentablemente va a pasar mucho tiempo aquí culpa de su inocencia”. Y salieron de mi habitación.

¿Y no sabes dónde está?

Si no escuché mal está acá pero en otra habitación. Pero ya la encontraré y nos iremos juntos otra vez con el abuelo. Por cierto, ¿Sabes lo que significa muerte y cadáver?

No, no le sé gran Kil. Deben ser palabras difíciles que usan los grandes. ¿Ya sabes cómo vas a salir?

No Spok. ¿Alguna idea?

Podrías averiguar todo, dónde está tu mamá y dónde está la salida, después de eso buscaremos una idea como salir. Será muy fácil. ¿No grandísimo Kil?

Si querido Spok. Todo es fácil.

Si gran Kil. Solo debes hacer dormir a los demás sin que te vean ni que te descubran, porque como has visto, vos no eres el culpable y nunca lo serás, además nadie lo creerá.

Si mi querido Spok. Recién comienza el camino para la vida perfecta.

Exacto, exacto. Muy bien grandísimo Kil. Y nadie podrá quitarte tu vida perfecta.

No mí querido Spok. Nadie.

C  O  N  T  I  N  U  A  R  Á 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • ¿Cuál es el sueño?

    El cielo, la tierra y el infierno... ¿Tan pocos lugares donde estar para una existencia tan descomunal e inimaginablemente inmensa? Un enfermero de guardia recibe al peor paciente que podría imaginar... De hablar con un loco mudo, a convertirse en uno.

    He aquí, otra publicación valorada con una estrella por Ariel Freeman sin motivo aparente, ya que no hay comentario. No sé si estará bien o mal para la página y la comunidad borrar un escrito con mala calificación (Con malas intenciones) y volverlo a publicar. Pero lamentablemente no lo soporto. Mil disculpas a quien le moleste, pero es la única forma de afrontar contra ello. ¡Ah! la poesía... Imagínense una sonrisa malévola, con pequeñas salpicaduras rojas alrededor, unos muy abiertos y brillosos ojos... y entre dientes, un gemido de excitación frenética murmurando estas palabras...

    Es el mismo relato que publiqué hace horas atrás, pero me vi obligado por mi frustración y rabia de borrarlo y subirlo otra vez. ¿Por qué? Porque odio que personas como Ariel Freeman, pongan calificaciones muy malas para solo hacerte bajar... Realmente prefiero calificaciones malas, pero que tengan una corrección que la merezca, ya que eso sí me ayuda, mucho más que 5 estrellas. Sin más, el relato... Una grabación hecha por un psicólogo captando la sesión con una operadora del 911...

    Relato de terror suspenso... paranoica desesperación de no saber si es verdad la llamada indicando la fecha y hora de su muerte.

    No me gusta explicar mis escritos, pero en esta oportunidad debo hacer una excepción. Este relato es la pura inocencia de un niño, donde fueron extraído sin ninguna modificación de su diario íntimo, donde le escribía a un tal Spok y este le respondía con exactamente la misma letra como una conversación normal, pero todo mediante escritos en el ya mencionado diario. El lógico interrogante: ¿Quién es Spok? Ya queda a su criterio, si se trata de un ser imperceptible, un demonio, un amigo imaginario o quizás la misma mentalidad del niño partida en dos, para auto aconsejarse y no sentirse solo. Buena lectura…

  • 13
  • 4.62
  • 251

Podrías marcharte sin dejar aroma alguno, podrías irte sin que pueda percibirte. Pero... no hay nada más satisfactorio que una valoración, no hay sentimiento más solemne que ser contemplado, no hay melancolía más dulce que una buena corrección, ni nada más gratificante que ser recomendado. Por eso, si en mí encuentras cosas como estas, házmelo saber y si tienes algo tuyo que recomendarme, no dudes en hacérmelo ver. Tan solo unos clicks nos separan de ser feliz.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta