cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Gran reserva
Drama |
18.03.15
  • 4
  • 9
  • 2404
Sinopsis

En la cama nuestras espaldas están separadas por apenas diez o doce centímetros, la palma de un niño,aunque en realidad es una herida abismal que permanece abierta supurando rencores y odios añejos. Como el buen vino, mi resentimiento va ganando cuerpo y solera en una barrica de piel y huesos artríticos. Creo que ha llegado el momento del descorche. 

Un buen Rioja riega el silencio de la cena. Excitante, con cierto aroma a cítricos y un punto de dulzura; casi se puede masticar, elegante, con cierto toque torrefacto.            

Nuestras palabras son monosilábicas y el tiempo que transcurre entre cada una se mide en minutos. Las miradas las cruzamos por azar y una sonrisa fingida mitiga el dolor de dos soledades compartiendo mantel.

Me habías prometido algo más que el papel de amante clandestino. Al principio acepté resignado ser tu chófer, tu secretario, tu camarero  y el chapero que practicaba felaciones por las noches en las que te ausentabas de tu domicilio. Ha pasado demasiado tiempo y no he conseguido ganar ni un pellizco más de tu afecto, aunque jures que me quieres, sé que tus palabras son sonidos carentes de sentimientos.  He notado cómo mi presencia te incomoda y sigues escondiéndome, ocultando a la vez tu homosexualidad. Ya no somos los jóvenes que se prometían el cielo o la luna. Hemos perdido el aroma de la juventud, de la aventura y la ilusión, pero hemos ganado bouquet y sabiduría, que regalas a los chavales que te rondan y llenan sus bocas de dientes resplandecientes con tu pene medio erecto.

Cuando murió tu mujer pensé que sería el momento en que te sincerarías al mundo y podría ocupar el papel protagonista que venía desempeñando en clandestinidad. Ella conocía nuestra relación pero interiorizó el dolor y prefirió vivir acomodada y engañada, masturbándose con tu dinero. No quiero ser como ella, no quiero que el jovencito que te acompaña cada vez con más frecuencia ocupe mi lugar. Mi amor y devoción se han convertido en desprecio y resignación. Creía no tener el valor suficiente para dejarte pero desde hace unos días eso ha cambiado. Tus humillaciones, tus traiciones, tus desplantes han despertado un nuevo sentimiento en mi interior, odio. Necesito una muestra, una señal de tu afecto para cambiar este rencor. Me bastaría con que no te avergonzaras e hiciéramos pública nuestra relación. Que mejor muestra de amor.

El notario que guarda tu testamento es el único que ahora conoce nuestra relación. Para los demás siempre seré el mejor amigo de don Cristobal, el que siempre está a su lado en los momentos difíciles. Pero no me conformo, te lo he dicho tantas veces…Tú prefieres aparentar ser el galán canoso que es admirado y bendecido por las señoras con las que acudes al teatro o a esas cenas pomposas en las que tanto te gusta exhibirte y ser admirado. Enamorar con tu oratoria y pavonearte con jovencitas que babean ante tu mirada azul y tu pelo plateado que se despeina con elegancia al viento en tu descapotable. Ellas ignoran que tu prefieres los chavales con bigote y camiseta sudada.

Creo que ha llegado el momento de decirle al mundo quien eres en realidad. Con unos golpecitos en la copa intento llamar la atención de los comensales de las otras mesas. Insisto en el tintinear de la cuchara contra el cristal y poco a poco atraigo las miradas y el silencio de los que nos rodean.

-Por favor, requiero un minuto de su atención, mi compañero, el señor Cristóbal, tiene que comunicarles algo importante.-

Me mira con reproche. Yo acerco mis labios y le susurro: -Ha llegado el momento. Están todos, cuéntales nuestra relación o no me volverás a ver jamás.

-Eres un hijo de puta- me dice en voz baja.

Se pone en pie y aclara su voz con un carraspeo nervioso. Coge la copa y bebe un sorbito de vino.

-Queridos amigos y amigas, creo que ha llegado la hora de hacer público algo que llevo ocultando durante los últimos años.  No quise decirlo antes por no preocupar a los que me tenéis aprecio y por no dar una alegría a los que no me lo tenéis.  Hace cinco años me detectaron un tumor que, lejos de desaparecer, se ha ido extendiendo hasta tal extremo que los médicos me han dado un par de meses de vida. Me muero, sí , y aquí me teneis brindando con vosotros y con este excelente e inseparable amigo. ¡Salud!

La sala se quedó estupefacta y tras un breve silencio rompió en aplausos. Yo no entendí si celebraban que se muriera o era una muestra de ánimo y cariño.  Por supuesto me sumé a los espontáneos aplausos y dejé que una lágrima resbalara por mi mejilla y cayera sobre la copa de vino, fundiéndose entre los aromas afrutados  y dulces de aquel maravilloso caldo.

Me guiñó un ojo. Entendí que jamás sería la persona que compartiría plenamente su vida, seguiría siendo su criado y el hombro en el que derramaría sus tristezas.

Don Cristóbal murió a los dos meses, por supuesto no fue un cáncer el que se lo llevó, un extraño tóxico con cierto aroma afrutado y dulce había estado recorriendo su sangre los dos últimos meses.

Me encanta pasearme con el descapotable y aunque debido a mi calvicie no pueda dejar que mis canas vuelen al viento, no me faltan muchachos que se arrimen y encuentren al viejo que soy como un seductor, un gran reserva.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gran relato Purple. Duro, afilado y sin guardarse nada en la recámara. Muy bien como acabas, volviendo al vino que sobrevuela toda la historia. Un gran reserva, un gran escrito.
    Adoro ese símil entre el vino y la personalidad del protagonista. Un relato impecable, con amor, odio, misterio... Es una lectura a disfrutar lenta y repetidas veces, como el buen vino ;). Un saludo!
    Emotivo. Alegorías y símiles son tu fuerte.
    Excelente, como ese vino que está presente en todo el relato.- Un saludo
    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Lucio, agradezco en particular tu comentario, siempre aprendo con sugerencias y más viniendo de ti, pero no sé cómo resolverla, estoy con falta de inspiración. Creo que tienes razón, por eso, en cuanto me vuelva la inspiración y disponga de algo de tiempo lo cambie. Muchas gracias de nuevo.
    Genial relato, además de estar excelentemente narrado creas una trama original y bien hilvanada, lo revistes del suspense necesario y mantienes al lector pegado a la pantalla hasta ese final original. Es inteligente la forma en la que el personaje secundario se zafa de la encerrona de su amigo y el modo en el que éste se sale al final con la suya de esa forma un tanto sutil pero efectiva. Me permito hacerte una sugerencia subjetiva, en la frase "... a los que no me lo tenéis. Hace cinco años..." si se divide el diálogo en dos partes a partir del punto, con una acotación del narrador en medio, se mantiene el suspense del lector durante un segundo para darle después ese giro inesperado, en vez de resolverlo tan deprisa. Esto es una sugerencia muy subjetiva, por supuesto el escritor es quien concibe la historia y es dueño de como decide transmitirla al lector. Sinceramente muy buen relato Purple. Un saludo.
    Grandes reservas son tus relatos purple, que cada uno que publicas supera al anterior. Como dice Ana, reflejas a la perfección la frustración del que se sabe "querido", que no "amado", en una relación escondida a los ojos de los demás. Algo que puede desquiciar o en este caso llevar al odio. Abrazo.
    Una gran historia, purple. En pocas líneas has sabido expresar los complejos sentimientos de una relación oculta. Me ha gustado mucho el final con el protagonista paseando en el descapotable emulando a Don Cristobal.
    Muy buena historia triple. Contada con talento que cautiva y mantiene atado a los hilos narrativos. Posdata: me aprendí una palabra que no conocía, torrefacto. Un abrazo.
  • Relato para un concurso sobre "la gula".

    Relato para el Torneo de Escritores, duelo 28. Lo he dejado tal como lo presenté, probablemente debería cambiar el final, como apuntó Paco durante el torneo. No he tenido demasiado tiempo, quizás más adelante lo revise y modifique algunas partes que tampoco me acaban de convencer.

    Relato que presenté para la 2º ronda del torneo de escritores.

    Mi segunda aportación para un concurso de microrrelatos de fantasía.

    Relato para un concurso de microrrelatos MICROFANTASY III.

    Relato que envié al TORNEO DE ESCRITORES para el duelo 4. Como últimamente estoy escaso de tiempo y de ideas, publico este relato.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta