cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

11 min
Guión para cómic pornográfico (+18)
Varios |
04.05.15
  • 5
  • 3
  • 1015
Sinopsis

+18. Un guión que improvisé para una idea de cómic subido de tono. Obviamente muy para +18. Mucho.

Candela está tomando apuntes, haciendo los deberes. Va puesta de camiseta y chándal, sentada en la silla con las piernas cruzadas y descalza. Parece aburrida. En esto que eleva su portaminas/bolígrafo/lápiz y se queda observándolo, dándole vueltas con los dedos. Parece inspirarse y busca en un cajón o escondite por su libreta de anillas. Se enfoca una sonrisa. Tiene apoyado el portaminas bajo el labio.

El relato se sucede alternando en el momento actual con ella dibujando/apuntando y con la imaginación del momento. Se comprueba que no hay ningún texto.

En la imaginación se la ve desnuda observando el alrededor, todo blanco. Se percata que tiene delante a alguien al que no se le verá el rostro en ningún momento, bien identificado sin embargo como alguien que la vuelve loca. Parece musculado y exagerado, todo el tiempo misterioso aunque dominante. Ella se muestra preocupada al verlo y retrocede un poco mientras se tapa su intimidad. Él la agarra del brazo para forzarla. Parece asustada.

En la realidad sigue con su cuaderno con cara de satisfacción, algo sonrojada.

Se la ve arrodillada con las manos atrás atadas. Lleva un collarín que a su vez está enganchado a las manos, por lo que fuerza su cabeza hacia atrás. Parece entre agobiada y ahogada. Aparece el agresor de nuevo, como de la nada. Ella se fija arriba donde su cara para luego ir descendiendo los ojos. Se percata del terrible miembro. Ello se acerca y comienza a golpearle los pechos, jugando el glande con los pezones.

En la realidad ella se sube un lado de la camiseta.

El pene sigue con sus pechos, dando pequeños golpes, frotando los puntos. Una mano levanta su seno como si jugara a botar una pelota. Da un palmetazo en la superficie y eso la hace reaccionar.

En lo real se baja un poco el sujetador y comienza a jugar con su pezón.

Él pellizca uno de los pezones. Parece llena de dolor.

Juega con el portaminas a frotarse el pezón mientras observa la libreta alzada. Se enfoca de cerca cómo el lápiz frota el pezón. Se transforma la imagen al pene en imitación.

El miembro sube por el cuello y va hacia la boca. Ella se resiste en un principio, pero por culpa de la postura le es imposible. Se aprecia cómo poco a poco va cediendo y deja que su lengua toque el glande, frotándose el falo por la cara y la boca cada vez más abierta. Recibe pequeños golpes del miembro en las mejillas y otras zonas de la cara.

Candela muerde la punta anterior del portaminas mientras observa su libreta.

Ha cedido a la felación y parece disfrutarla de forma tímida. Una mano le aprieta con suavidad el pelo. Se la ve un poco ahogada al sumarse la postura, produciendo pequeñas toses.

Se enfoca la boca mordiendo un poco más al lápiz.

El pene se ha introducido en la boca. Juega en el interior y expande una mejilla. A la de la imaginación se la comienza a ver agobiada, él quiere hacer una garganta profunda y lo logra. Al final saca el miembro y ella queda tosiendo agónica, babeando y ahogada por su propia saliva.

En la realidad parece posicionarse mejor mientras se baja la camiseta.

El tipo la ha tumbado boca abajo contra el suelo y le está atando los pies. Ella intenta observar pero su cuello apenas gira.

La mano se introduce dentro del pantalón de chándal.

Cerciorado que la tiene bien atada, introduce la cabeza entre las piernas y muerde una de las nalgas. Va metiendo el cuerpo y lamiendo su espalda, acariciando los costados. Continua y se introduce entre los brazos de las manos atadas. Muerde uno de los hombros. Llega a toda la altura y deja caer su cuerpo para aplastarla. Ella se la ve dolorida por culpa de la postura que por el peso se refuerza más, cabeza y cuello elevados a doler. Reacciona con un grito cuando es penetrada.

Ella está ensimismada dibujando, con la mano dentro del pantalón.

Se realiza el acto mientras él muerde una oreja. Sus manos se mueven hacia los pechos aplastados y buscan por los pezones.

Se mete una mano bajo la camiseta.

Los está pellizcando y estirando hacia delante, por debajo de la cara de la apresada. El ritmo parece haber aumentado. Ella sufre pero sabemos que disfruta. Su mejilla es mordida y luego parte de su pelo agarrado por un puño opresor.

En lo real ella está roja, su mano oculta frenética mientras sigue apuntando.

Él se escabulle de entre los brazos y queda alzado apoyado con los brazos. Da sacudidas violentas. Parece gemir y saca su pene. Se lo agita con una mano mientras sigue apoyado con la otra y eyacula sobre las nalgas de su víctima. Luego restriega con la mano el líquido por la superficie del delicado culo y parte de la espalda.

En lo normal ella se ha plantado y se está bajando el pantalón. Se muestra su pubis.

Vemos una nueva escena donde ella está colocada con la espalda sobre una especie de triangulo grueso. Parece como si a una pirámide la hubiesen cortado a lonchas y eso fuera uno de los trozos. Ésta igual de atada, las manos detrás y los pies juntos, estirado todo su cuerpo, en tensión por la postura límite, el pico de la estructura clavando en la parte baja de su espalda para hacer de ella una forma de media luna. Su cara mira al techo con agonía, la boca ahora ocupada por el juguete/tortura que es un círculo donde se fuerza a la boca abierta y la lengua fuera, agarrado y rodeando la nuca con correas.

En lo normal se la ve centrada con la libreta. Se ha vuelto a sentar, ahora un poco ladeada, tumbada lo que puede en la superficie de la silla. Una de las piernas está alzada como si practicase o calentara con uno de sus movimientos de baile, imagen artística a lo ballet como bien sabe ella.

Volvemos a la guerra. Aparece el ciclado misterioso por el lado de la cabeza de la torturada. Se frota el miembro y lo introduce en la boca. Va directo a un garganta profunda. Ella cierra los ojos y se retuerce como se comprueba por las piernas.

Se ve de cerca cómo el portaminas comienza a frotar el clítoris, blando y delicado.

Él se ha cansado de esa zona y marcha al otro lado. Se cuela entre las piernas y comienza a penetrarla.

El clítoris se ha endurecido, más rival del lápiz que lo acomete.

Parece también aburrido de esa posición y sale de ahí. La agarra y eleva con los brazos. Hay un momento que se miran, ella en los brazos con un toque romántico.

Se enfoca la boca de ella apretando su labio inferior con los dientes. Se transforma en la boca forzada por el aparato, la lengua fuera y babeante.

La coloca sobre la pirámide desde el punto de su entrepierna, apoyada y forzando con la parte delantera de las piernas, agarrada del pelo para no caer hacia delante. Nota cómo la punta comienza a atravesarla en vano. Rastros de líquido corren por la superficie.

Ya no es el lápiz quien acomete al clítoris, sino los dedos, que parecen gigantes por la perspectiva.

La vemos desde la espalda cómo aguanta la postura. Intenta girarse para intentar saber qué está haciendo el tipo. Se aprecia en sombras al pene siendo impregnado por la mano libre por un líquido espeso que intuimos como vaselina. Se aparta la mano y en uno de los dedos de él se muestra un pegote, por lo que va directo y con facilidad a atravesar el ano de ella, apartando con los dedos libres las nalgas. Ella se retuerce y eso empeora las cosas. El pene, brillante como mármol, atraviesa el umbral del ano.

El dedo medio, por más largo, se ha metido dentro de la vagina. Los labios vaginales parecen como si lo devoraran.

Es penetrada salvajemente. Todo son líquidos chorreando desde la boca y la punta de la estructura. Ambos sudando. Él tiene agarradas sus caderas y no tiene merced. En un momento dado abraza todo su cuerpo con el suyo. Ahora es más violento.

Se la muestra sobre la silla sin haber cambiado aún la postura de pierna alzada, exageradamente recta hacia arriba. Parece mirarse la entrepierna con lascivia. Su mano va por detrás, los dedos frotando la entrepierna. Decidida, coge el portaminas y lo lleva entre sus nalgas. Quizás es explícito el cómo se introduce eso por el ano mientras sigue frotándose la vagina con la otra mano.

En lo imaginario están con los últimos retazos, terminando él dentro. Se escurre el líquido desde el agujero, que ha quedado más hinchado y marcado.

Vemos en lo real que termina de desnudarse. Se acerca a la cama y pone la almohada en vertical a lo largo del cuerpo de la cama. Se coloca encima y empieza a frotar su entrepierna. Se coloca en postura con las manos apoyadas hacia atrás. Parece disfrutar mucho, roja de la emoción.

Se muestra la escena final con ella arrodillada y atada del todo, forzada su cabeza hacia arriba como extraña escultura. Su cuerpo son todo cuerdas reforzadas y enrolladas en sus miembros. Tiene los ojos vendados por tela negra y en la boca aún perdura el instrumento que fuerza a la boca abierta. Se medio aprecia por el fondo y se escucha que el tipo está haciendo algo. Se intuye un cuenco con líquido. Descubrimos que se está masturbando dentro. Termina y coge el cuenco, acercándose a la atada.

En la habitación, cambia de postura y se apoya con los brazos para quedar sobre la almohada, como si cabalgara a alguien. Se la ve tan centrada como excitada.

"Una ofrenda para la diosa" se escucha en ese otro lugar. Él vierte el líquido semi-espeso sobre ella, centrado el punto de la boca. Ella comienza a ahogarse, inmóvil aunque temblorosa. Se escupe y discurre el líquido como con vida, la lengua impregnada y excitada. Él se acerca e introduce su miembro en la boca, donde la lengua no se mueve, aplastada por esa penetración blasfema e inundada.

En lo físico está totalmente abrazada a la almohada. La rodea con los brazos y se frota con furia. Su cara no se ve, aplastada contra la mullida superficie.

El pene sigue su trabajo, donde ella parece al límite de oxígeno.

Sigue en la postura, masturbándose con las dos manos, ahogando los gritos de placer contra la almohada.

Él termina sobre su cara. Parece satisfecha por la lengua que busca esa lluvia. Se aprecia que la vagina escupe a la par.

En la habitación ha terminado. Parece drogada, sin soltar el abrazo a su inerte amante, más floja la presa. Sonríe agradecida.

En el epílogo se la ve tomando un café con Irene en una terraza de cafetería. Viene Manu a recoger a su chica. Ella se levanta alegre y se dan un beso. Eso a Candela parece incomodarla. Los ve alejarse y queda como hipnotizada. Vemos una imagen final donde están Manu e Irene arrodillados, atados de pies y manos, vendas en los ojos y la clásica bola sado en la boca. En medio de los dos está Candela de pie desnuda salvo por un Strap-on. Lleva puesto unos guantes largos de cuero y frota su artificial miembro. Como detalle, en los laterales de las caderas de sus víctimas hay flechas dibujadas. En la de él es una que señala hacia atrás, en la de ella es una flecha doble que señala tanto delante como detrás.

La imagen final es la sonrisa de ella, apoyada la cucharilla del café bajo el labio.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 372
  • 4.77
  • 3

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta