cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
"Hacia un nuevo mundo", primera parte
Ciencia Ficción |
11.01.15
  • 5
  • 0
  • 426
Sinopsis

Esta es la primera parte de un libro que he comenzado a escribir, sobre un joven de 26 años, al cual la vida le cambiará completamente, al descubrir que no estamos solos. Sus sueños, percepciones, y experiencias previas, lo llevarán a descubrir el mundo que siempre quiso. Esta historia mezcla la realidad de lo cotidiano, con la ficción que tanto anhelamos. Espero les guste esta primera parte, el miércoles subiré la segunda.

Dany era un joven de 26 años, confundido por la vida. Se vivía preguntando los porqué de todo. En su mente y día a día aparentaba ser alguien extrovertido, pero era todo lo contrario, apreciaba estar solo, reflexionando acerca de la vida, inseguro, pasaba horas pensando en como quería ser, y se imaginaba en un tiempo siendo un macho alfa dominante con una hermosa esposa, pero hasta miedo tenía de acercarse a las mujeres por sus inseguridades y complejos. Algunas tardes, las pasaba en el computador, leyendo y viendo videos de filosofía, de música, cosas paranormales, y a veces se angustiaba por no tener nada que hacer, a pesar de tener primos y amigos, pero luego agradecía tener un día para dedicarlo a su ocio, ya que su mente no paraba, sabía que algo que desconocía lo iba a sacar de sus rutinas y viviría de verdad.

Algo que le gustaba, era mirar las estrellas. Las veía tan lejanas, y se llenaba de preguntas sobre que podría existir más allá. Fumaba un cigarro, las observaba, sintiendo que ese universo desconocido lo llamaba. Tenía un primo, se llamaba Felipe. Con él conversaba sobre las interrogantes de la vida, de los misterios de nuestra existencia, y nunca llegaban a respuestas, pero les hacía entretenido mirarlas. Dany imaginaba vida más allá, y hasta imaginaba los olores y brisas que recorrerían su piel en planetas y otros mundos. Muchas veces soñaba, que despegaba desde la tierra hasta llegar a otros mundos, encontrándose con otros colores de cielo, hermosas estrellas y satélites cercanos, con grandes habilidades físicas, desplazándose a grandes velocidades, volando y luchando por algo que no tenía idea que podía ser pero lo hacía sentir bien.

Tenía una ex novia, su primer amor. Se llamaba Felicia, se conocieron en el último año del colegio, era enfermera, pero con una profesión equivocada. Ella era más soñadora que él. Partía a veces a otros países, sola, a recorrer por dos meses en un viaje que llamaba espiritual, para encontrarse consigo misma, vivía más confundida que Dany. Tenía una gran voz. Cantaba en el colegio en los actos, una de las cosas que enamoró de ella a Dany, pero el ser tan soñadora, hacía que él no le creyera muchas cosas, lo cual lo alejaba. Él jamás sabía que todas las historias de Felicia eran verdaderas. Se conocían hace 10 años, terminaban, volvían, él la quería, pero ella se fue a trabajar a otra ciudad, donde una relación que tuvo con otro sujeto fue dolorosa, con agresiones, por lo que un amigo de ella se hizo pasar por su novio para que el agresor la dejara de molestar, ella lo denunció, pero Dany jamás le creyó, pensaba que su amigo salía de verdad con ella y cuando Dany y Felicia se reencontraban, engañaban a dicho amigo.

En sus mentes confundidas, ambos se negaban a vivir en un sistema donde vives para trabajar, eran tan soñadores, que cuando estaban juntos veían una vida con siete hijos, todos recorriendo el mundo en una casa rodante sin prepcupaciones, haciendo amigos por todo el mundo, aprendiendo todos los idiomas que pudieran, y al compartir esas locas ideas, les hacía pensar que aunque estuvieran separados, siempre serían el uno para el otro, pero su relación era insostenible.

Dany se sentía solitario, pero se acostumbraba a su soledad, por lo que no era un sujeto triste, sabía que pronto tendría el amor de una mujer sincera que no lo engañara como Felicia.

Se acercaba el 21 de diciembre del 2012. El mundo tenía puesto la mirada en las profecías mayas, las cuales se interpretaban de varias formas, algunos decían que era el fin de la tierra, que algún cataclismo se aproximaba, otros decían que se venía la paz mundial, que llegarían extraterrestres a invadir la tierra, otros que pasaríamos a una nueva dimensión volviéndonos seres espirituales.

Entre tantas cosas que mostraban en la televisión, se comenzó a crear un pánico colectivo, en algunas partes del mundo, personas se suicidaron con toda su familia, otros se encerraban en contenedores a prueba de todo, en casa de Dany, su madre, compró velas por si un gran terremoto sacudía la tierra y se cortaba la electricidad.

Era un 11 de diciembre de ese año. Dany estaba tranquilo, se reía de tanta paranoia, pero en su interior, quería que algo impactante sucediera, anhelaba un nuevo orden mundial, y se imaginaba rescatando personas, liderando una revolución, siendo héroe para muchos, y creando una nueva civilización. Él no demostraba su temor a algo trágico, pero días antes de la fecha miraba como siempre las estrellas en la noche esperando una señal, que lo convertiría en un gran héroe.

Llegó la noche, solo quedaban 2 horas para que fuese 12 de diciembre, y en la televisión e internet, las personas escribían mensajes de miedo, de risa, de ataques terroristas, maremotos, invasiones extraterrestres, por lo que el pánico aumentaba. No había nadie en las calles. El padre de Dany, vivía su mundo, no tenía idea que pasaba, por lo que cuando en la casa la hermana de Dany les decía que se preparaban y decía que estaba temerosa, él se reía y no entendía nada.

Extrañamente, esa noche el ambiente se puso cálido, como nunca, y se podía estar al aire libre sin necesidad de tener un chaleco, a pesar de estar en verano, ya que Dany vivía cerca del mar, y al notar esto, subió al techo de su casa. Empezó a asustarse por un momento, pero ese miedo le gustaba, quería que todo fuera diferente. Odiaba su trabajo, la carrera que estudió, vivía renunciando a todo trabajo porque terminaba enemistado de sus jefes, y se imaginaba el fin de todo para un nuevo comienzo, imponiéndose una nueva nación liderada por hombres honrados y justos, donde lo importante no sería el dinero, sino, estar con los seres queridos, alimentándose de la tierra, sin distinción de clases sociales, un mundo igual para todos. Fue tanto que se empezó a impacientar. Cerró sus ojos y empezó a pedir mirando el cielo, que algo alucinante ocurriera, y si eso era capaz de acabar con la vida de la mitad de las personas que habitaban la tierra, era un costo que el encontraba justo pagar, claro que no se imaginaba siendo parte de esas personas.

El miró el cielo, y de pronto, una estrella dio un gran destello. Él estaba acostado en el techo de su casa cuando esto pasó, por lo que se levantó de golpe, cerró espontáneamente los puños de sus manos, y pensó, que ese destello era el comienzo de todo. Bajó velozmente del techo, saltando de este, entro a su casa, llamó a su familia y enérgicamente los hizo salir al patio de su casa, y era tanta su emoción que todos salieron. Pero ese destello no volvió a aparecer.

El padre de Dany se rio, con su mano le hizo cariño en el pelo y le dijo que no fuera influenciable por lo que decían, que eso del fin del mundo o lo que fuese jamás pasaría. Él se enojó porque nadie le creyó lo del destello, su madre y su hermana se miraron irónicamente y con un suspiro entraron de vuelta a la casa. Dany se sintió un tonto, subió al techo y se quedó por una hora más mirando el cielo. Ese fin del mundo anunciado jamás llegó.

Al día siguiente, con frustración partió a su trabajo, se sentía condenado a ver las mismas caras, al odioso de su jefe, por muchos años más, hasta jubilar, envejecer y no haber disfrutado la vida como él pensaba que se debía hacer.

Al tomar el bus hacia su trabajo, se sentó muy desmotivado, quedando de frente con una muchacha que lo miró fijamente. Dany era descuidado, estaba sobrepeso, por lo que pensó, que la mujer lo miró por lo mal que lucía y su aspecto demacrado al no dormir en toda la noche esperando el magno evento que no sucedió. La mujer no le quitaba la vista de encima. Él, la comenzó a observar, y se quedaron mirando fijamente. Sin darse cuenta, se hipnotizo con la mirada, los ojos de ellas eran negros y brillantes, tenía unas margaritas que reflejaban naturalidad, y su pelo se movía al ritmo del aire que ingresaba por las ventanas del bus, él no se daba cuenta que se perdía con su mirada, hasta que el bus frenó de golpe ante un signo pare que el chofer muy encima advirtió, y al volver a estar consciente, miró a la ventana, y se había pasado seis cuadras de donde debía bajar. Hizo parar el bus, y fue corriendo a su trabajo. Llegó 10 minutos tarde, sudado, y su teléfono cayó en el bus al bajarse tan deprisa.

Su jefe lo llamó a la oficina, y lo retó. Le dijo que él tenía un horario, le gritoneó, que siempre era lo mismo, que vivía en la luna, y Dany, sin importar nada, acumuló un gran nudo en su garganta, la decepción de que el mundo no cambió y pensar que ese vil y cruel persona seguiría siendo su jefe, hizo que Dany lo mirara a la cara, se pusiera frente a él con una mirada desquiciada, y le gritó que se callara. Le dijo que no iba a aguantar más su trato, que ni su padre le gritaba, que le daría vergüenza si uno de su familia lo acompañaba a trabajar y se diera cuenta de cómo él lo trataba, por lo que no iba a trabajar más con una persona abusadora sin respeto y que más encima le exigía que le hicieran las tareas para una continuidad de estudios que realizaba. El jefe quedó mudo… jamás había visto a Dany de esa forma. Sintió miedo de él, tartamudeando le dijo que si era su decisión partir lo respetaba, y que por favor no le dijera a nadie sus motivos ya que afectarían su reputación. Dany hizo todo lo contrario, paseándose por toda la empresa, contándoles a todos la razón de porqué se iba, despidiéndose, y revelando el trato de su ahora ex jefe. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Esta es la primera parte de un libro que he comenzado a escribir, sobre un joven de 26 años, al cual la vida le cambiará completamente, al descubrir que no estamos solos. Sus sueños, percepciones, y experiencias previas, lo llevarán a descubrir el mundo que siempre quiso. Esta historia mezcla la realidad de lo cotidiano, con la ficción que tanto anhelamos. Espero les guste esta primera parte, el miércoles subiré la segunda.

    Pasamos en vela, en un porqué innecesario

    Esta noche, me cuesta dormir... queda poco para irme a estudiar lejos, y justo pasó lo que no quería que pasara, pero sabía que iba a pasar, y una parte de mí lo necesitaba, ese amor eterno que todos han tenido, o tendrán, apareció... Mas que un relato, un desborde de pensamientos que se escriben solos...

Un poco de mí, en una noche de insomnio

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta