cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Hasta luego
Drama |
03.04.07
  • 0
  • 0
  • 2103
Sinopsis

El viento azotaba con impía enérgica fuerza las copas de los árboles. Las hojas caían al suelo bajo el cielo gris y tumbadas en el suelo se dejaban morir por el agravio y la necedad de no estar vivas. Los charcos aguardan nuestros pies para humedecerlos y agotarnos la felicidad del día presente. Los charcos no saben que en el día presente la felicidad brilla por su ausencia. Todos han venido con traje de lujo y gomina en las pestañas.
Los patéticos muñecos conforman un círculo vicioso en torno a ti. Tú, en el centro, te mantienes silenciosa, envuelta en una mística bruma opaca que te cubre de la ignorancia que te rodea. Tu presencia elegante y enaltecida por tu corazón de oro. Tu pelo de lunas negras, tus ojos perlas de esmeralda. Te mantienes callada y ausente, como nunca. Hoy no juegas, ni ríes, hoy la niña alegre y angelical que guardaba tu corazón está oculta en las pupilas de esas perlas. Hoy no dices nada, sabiendo lo peligroso que es tu ausencia. Algunos lloran, o hacen ver que lloran. Otros simplemente hablan entre ellos de sus hijos. Yo, me limito.
Apoyado en un árbol, algunos me tienden una mano que yo rechazo con vil arrogancia. Lo siento, no puedo mostrar pleitesía, cuando han metido al único ángel de cuya existencia tengo constancia, en una caja de tosca madera. ¿Qué quieren? ¿Qué les de las gracias? No lloran lo suficiente, no sufren lo que deberían. No sienten lo que yo. Pero sé que no ha muerto. Ella...no puede morir. No existe la vida después de ella. No puede ser verdad, seguro que cuando se acabe esta infame ceremonia de instituciones falaces, ella saldrá de la caja de madera que la contiene, y me dará un abrazo. Iremos a tomar un helado. Pasearemos por el parque, agarrados de la mano, envejeceremos juntos, y después cuando nos llegue la hora, yo moriré antes que ella, porque sé que ella puede vivir sin mí. ¿Y sino despierta? ¿Y si está muerta de verdad? Entonces sabré que Dios no existe. Sabré qué es el apocalipsis, y después me daré muerte. Porque sin ella, ni quiero ni puedo vivir. Sin ella, la vida es una broma macabra de carices tordos, tonos grises terrosos, espinas en las rosas; Cicuta en el aire, pulmones en charcos de alquitrán, alcohol en los labios, cielo de nadie, ¿Quién puede vivir sin ti?; Sin ella, las mañanas se vestirán de burda condescendencia, de impía crueldad; las primaveras se vestirán de arañas caníbales con lágrimas en las patas, y lluvia en las pupilas; el fango se apoderará del techo de mi casa. Moriré en mustio vivir, sobreviviré unos días, intentaría ser feliz. Pero la aurora gris de tu recuerdo, se apoltronará en la persiana de mi habitación. Las guirnaldas de lágrimas negras, y las palomas del mundo de nunca jamás, enmarcarán mi hogar. Tu ausencia me hará llorar, tu ausencia me hará sufrir.
Regresó sobre sus pasos y se introdujo en un Peugeot 206 azul...Todos levantaron la mirada al cielo, después buscaron entre ellos y no encontraron nada, alguien miró hacia la explanada de los aparcamientos. Allí, la ventana del conductor del coche azul estaba impregnada de sangre. Todos corrieron, sobre la sangre del cristal empañado subyacía una foto. Una mujer sonreía feliz, con las manos en la cintura, y la mirada brillante. Con los ojos verdes y el pelo negro rizado, mostraba una hemosa sonrisa. "No lloreis por recordar...llorad por la infamia de lo que será vuestra vida sin ella...Llorad por la miseria, de vuestra vida sin ella".
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 47
  • 4.05
  • 715

leer, escribir, pensar que hay algo más, creermelo de verdad, y al volver a pensar, reír decepcionado

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta