cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
hasta que llegue el fin del mundo.
Poesía |
24.11.18
  • 4
  • 1
  • 440
Sinopsis

Deja que crezcan
los años, 
que cumplan su
mayoría de edad.
Deja que se pierdan
en el neón de la noche
y sus siluetas tatuen 
las los rincones
solitarios de los
callejones.
Deja que se enamoren,
tanto, 
que sus corazones
derritan el hielo de los inviernos
y latan tanto que ardan
en la revolución de 
sus camas.
Deja que lleguen tarde
y a destiempo,
que jueguen con los relojes
de cuco
y escriban historias
que nunca serán contadas,
convertidas en susurros
y nanas cantadas a la luna
en soledad.
Y deja que lloren,
que se suiciden junto 
a las estrellas sin fortuna;
deja que vivan sin música
si así lo desean,
que el único límite
que conozcan sea aquel
que trazan al clavar
el pincel en la piel
del óleo.
Deja que griten en las sombras,
que pierdan su mirada
y su cordura;
déjales creer en el dios
que los envidia,
compitiendo por una eternidad
con fecha de caducidad.
Deja que se emborrachen
y den vueltas 
en el centro del multiverso;
que paseen atados
con cadenas de oro
por sus carreteras infinitas.
Deja que pacten con el diablo 
porque una vez 
fue ángel
y que mueran
(de amor)
todos los otoños.
Déjales sentir
la juventud de sus caderas,
que crean no encajar
en ningún puzle
porque sus puntas han sido
recortadas.
Déjales sentir
que se están quedando
sin aliento 
ni
cartuchos que quemar
porque las horas
del reloj son solo
números 
que pueden borrarse
si los tocas demasiado.
Deja que sean
todo lo que sus lunares
ocultan,
que sus nombres
resuenen por todos
los lugares donde el
eco reine.
Y cuando tengan miedo,
cariño,
cuando el miedo venza
sin enemigo
rodeales con tus brazos
y hazles saber
que todo irá bien.
Cuando ya nada
tenga sentido
y los significados
sean simples palabras
que bailan solas
al compás de un ruido
sordo,
cuando descubran
que la oscuridad
nunca será su amiga
y sus huesos tiemblen
de pena
abre una ventana
para que atrapen los rayos
de los lluviosos cielos
de Londres
y puedan dormir con ellos
en las noches 
en las que no exista luna
y la oscuridad sea
tan ruidosa
que pueda palparse.
Promételes
que las flores
no volverán a marchitarse.
Promételes que 
las primaveras no
envejecerán,
aunque 
no sea verdad.
Prométeme que estaremos
mano a mano
en la orilla cuando
el mar se seque,
hasta que 
el fin del mundo
llegue.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 184
  • 4.38
  • 509

Poetisa empedernida en busca de ser todo lo que el mundo siempre quiso tener.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta