cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Hay que ser valiente
Reflexiones |
22.08.15
  • 4
  • 10
  • 1311
Sinopsis

Es sin duda el coraje a seguir lo que nos impulsa a la vida a pesar de todo.

Hay que ser valientes.  Sin dudas es una expresión muy general, pero no por eso menos cierta.

Hay que ser valientes para salir del vientre tibio y protector de nuestra  madre hacia un mundo desconocido, lleno de luz y ruidos.

Más valientes aún para dar nuestros primeros pasos, temblorosos, hacia lugares inciertos, para estrellarnos más de una vez contra el duro piso circundante.

Debemos ser valientes cuando soltamos la mano de papá y mamá el primer día de clases para comenzar a sociabilizarnos, con maestras y amigos que jamás vimos antes, respetando reglas y normas que  en nuestro dulce hogar no existían.

Que decir de la valentía de la adolescencia, ganar y conservar amigos invalorables, rendir exámenes en mesas terroríficas, y querer (como no hacerlo) cambiar a este loco mundo patas para arriba con nuestras dos únicas manos.

Debímos de ser valientes nuestra primera vez en el sexo, desnudar nuestro cuerpo y nuestra alma, con pudor, con miedo, sin saber que podría pasar o resultarle al otro. Sin saber si seríamos aprobados, complácidos...en fin, siempre hay una primera vez en todo  que atravesar.

Hay que ser valientes para salir cada día de casa, al trabajo, a la facultad, a cumplir con lo que se espera de nosotros; enfrentando tareas, obligaciones y peligros de esta bendita sociedad en la que vivimos y somos parte.

Y habremos de ser valientes para dejar este mundo, el día que nos toque, con la certeza de que hemos dado lo mejor de nosotros a los que nos rodean, al mundo, sin importar el resultado obtenido, solo porque somos personas de bien, gracias a Dios y a nuestros padres.

Y debemos ser valientes, como siempre o más, para afrontar lo inesperado de la vida. Para seguir adelante a pesar de todo, para reir cuando la tristeza aprieta el pecho. Valientes para luchar aún cuando todo diga que es en vano. Valientes para bailar cuando la música sea fea, valientes para sonreir cuando por dentro brotan las lágrimas.

Valientes para enamorarnos a destiempo, cuando todo parece decir basta; por que en el fondo de nosotros mismos hay una pequeña llama que espera ser descubierta, que espera ser reencendida, que aún arde pequeñita esperando que alguien golpee su puerta, diga hola y se aferre al alma.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Bonita reflexión.
    Gracias Alejandro y Fénix por sus comentarios. Saludos
    Hay que ser valientes. Sin duda, leyendo el texto, te adivino como una de esos afortunados. A los que somos cobardes, sólo nos queda repetirnos esa frase como mantra. Muy interesante reflexión cargada de lirismo, Mirta.
    Gracias a todos, en especial a Néstor por su dulce comentario.
    Una reflexión realmente motivadora. "Debemos ser valientes, como siempre o más, para afrontar lo inesperado de la vida". Me encantó. ¡Enhorabuena Mirta!
    Gracias por sus comentarios. Todos uds. han subido relatos a este blog muy valorables, lo que hace que me sienta más halagada por sus opiniones. Abrazos...
    A veces hay que ser valiente hasta para enfrentarse a las cosas pequeñas. A mí también me ha encantado.
    Cada día es un acto de fe y valentía, cada gesto requiere de un mínimo de valor... no lo había enfocado así. Buen texto.
    Hay que ser valiente,seguro.Es la mejor apuesta.
    Linda reflexion.
  • Hay olores que se impregnan en nuestra memoria.

    Es sin duda el coraje a seguir lo que nos impulsa a la vida a pesar de todo.

    Observar la vida.

    Deberíamos de tenerlo en claro para ser plenamente felices.

    Volver el tiempo atrás....quién no lo quisiera alguna vez en su vida.

    Hace frio....y el corazón lo siente.

    Les presento con toda humildad (de verdad) la parte 2 del relato iniciado por Gustavo L: Ruiz. Ha sido un reto para mí salir de lo romántico, de hecho no tengo su maravillosa inventiva y creo que esta parte denota un toque femenino. Espero les guste, en especial a Gustavo. GRACIAS por la generosidad de compartir tu obra confiandolé el final a otro.

    Tu poder sobre mi...aquietas mis ansias.

  • 26
  • 4.7
  • 108

soy una habitual y constante lectora, de todo. Y una incipiente y simple escritora, de poco.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta