cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Hígado de pato
Reales |
02.02.18
  • 4
  • 6
  • 686
Sinopsis

Paté, pero no el de la tapa negra...

             CAPÍTULO  XVII  :  HÍGADO  DE  PATO

En el aspecto gastronómico cabe destacar el acusado contraste entre los deliciosos desayunos, a base de crujiente pan de barra y Tulipán, y las insufribles meriendas a base de incomibles bocadillos de foie–gras.

Acostumbraban a repartirlos, en grandes cestos trenzados de madera, a través de la puerta que, al final del parterre de geranios y calas, comunicaba el patio con la cocina. Aquellos bollos enormes, casi descomunales ante nuestros ojos, con una textura coriácea y rellenos de un paté amargo y grasiento constituían, sin duda, uno de los alimentos (por decir algo) menos apetitosos del mundo. Que sí, hombre, que sí, que ya sabíamos que había mucha hambre en el mundo y todo eso. El bueno de don Luis Legaspi nos lo recordaba todos los años al llegar el DOMUND. Pero a esas tempranas edades, y con la extraordinaria excepción de la jornada de las misiones,  nuestra capacidad de empatía estaba bajo mínimos, el único hambre que nos interesaba satisfacer era el nuestro y, aun así, la verdad sea dicha, casi preferíamos apuntarnos al Ramadán antes que tragar los dichosos bocatas. Que desperdicio de pobres aves de corral, sacrificadas para la elaboración de aquella pasta repugnante, repelente e indigesta.

En este estado de cosas en que a la sazón nos debatíamos, ignoro quién tuvo la brillante ocurrencia de arrojar el dichoso bocadillo de marras por encima de la tapia a la huerta de al lado. Lo cierto y verdad es que la ingeniosa iniciativa resultó un gran éxito y pronto fue secundada masivamente. También desconozco si alguien se chivó o fue fruto del desgraciado azar, pero lo cierto es que las maestras no tardaron en descubrir la jugada.

A una de ellas no se le ocurrió nada mejor, vaya por Dios, que asomarse a la tapia y, aunque no poseía grandes conocimientos de horticultura, la joven Srta. encontró altamente extraño que el huerto del vecino produjera, amén de los familiares repollos y tomates, montones de bollos de pan rellenos con hígado de pato, en diversos estados de degradación. Fijaos como sería de delicioso el susodicho manjar que ni los perros del vecindario habían osado hincarle el diente.

Desde aquel infausto día, debíamos comer el bocadillo formando a pie firme en el patio. Nuestra autonomía de movimientos se veía limitada a los brazos y las mandíbulas, y no podíamos romper filas bajo ningún pretexto. Imagino que alguno se mearía encima, o incluso algo peor, hasta haber deglutido la última miga de pan y la última partícula del inenarrable engrudo.

La hora de la merienda se convirtió, así, en uno de los momentos más temidos del día. Durante esas duras jornadas vespertinas los escolares del palacio de Valledor descubrimos que más largo, mucho más, dónde va a parar, que un día sin pan, resulta una tarde comiendo pan y foie gras formando en filas como los milicianos de la Falange. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Buena narración, me gustó
    Buen texto
    Me ha hecho reír bastante (lo de inenarrable, engrudo, de más). Muy bueno!
    Amigo Paco, da igual lo que cuentes, cualquier tema sobre el que escribas atrapa la atencion del lector....
    Un placer leer tus relatos que devuelven a la infancia. Pero mejor que no lo lean los del Paté La Piara... ;)
    Divertido, Paco y, por lo visto, revelando una realidad dolorosa para los niños de entonces.
  • 42 minutos....2.520 segundos....ni uno más, ni uno menos... es el tiempo que tiene José Villamañe para localizar el cofre con los 7 lingotes...

    HORA: 20.00…Transcurrido: 660 min…Restante: 117 min.

    HORA: 18.40…Transcurrido: 580 min…Restante: 197 min. José Villamañe tiene algo más de 3 horas para encontrar el cofre con los 7 lingotes de oro.

    Y en búsqueda de los 7 lingotes, llegamos al capítulo VII. A medida que se acerca el final, la carretera se empina cada vez más y las curvas retorcidas se vuelven más traicioneras por momentos...

    Cada vez más cerca, cada vez más cerca...pero aún tan lejos...cuidado...porque el tiempo es oro...

    Enigma tras enigma, José Villamañe sigue aproximándose a ese tesoro oculto...

    Paso a paso, enigma tras enigma, minuto tras minuto, José Villamañe sigue acercándose al preciado tesoro con un valor estimado de 252.000 euros.

    José Villamañe continúa la carrera contrarreloj para descifrar los enigmas que le permitan encontrar el cofre con los 7 lingotes de oro.

    José Villamañe, maestro jubilado con mucho tiempo libre, acude al palacio de Valledor en Castropol respondiendo al reto lanzado por su compañero de la infancia, el millonario Juan Oliveras. Dispone de 777 minutos exactos para resolver 7 enigmas, encontrar 7 fotos y desenterrar el cofre con los 7 lingotes de oro, cuyo valor aproximado en el mercado es de 252.000 euros.

    El pueblo de Castropol, con el histórico palacio de Valledor como protagonista estelar, es el singular y pintoresco escenario donde dos antiguos compañeros de estudios en la Escuela Hogar de Castropol se encuentran 40 años más tarde para revivir la emocionante "Búsqueda del Tesoro" en la que compitieron a finales de los años 70. Los enigmas y acertijos se suceden sin respiro en una lucha trepidante y sin cuartel contra el ingenio del retador y el tiempo límite para superar la prueba. José Villamañe dispone de 777 minutos para resolver 7 endiablados enigmas y encontrar el cofre con 7 lingotes de oro.

  • 119
  • 4.63
  • 18

Desde niño, he tenido en los libros a mis mejores amigos y "quién tiene un amigo, tiene un tesoro " ; al día de hoy, sigo buscando cofres enterrados y disfrutando del botín. Os invito a conocer mi blog: castroargul3.blogspot.com.es

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.02.19
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta