cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
HIJO DE LA NOCHE
Ciencia Ficción |
25.11.14
  • 0
  • 0
  • 423
Sinopsis

Prologo Todo ocurre cuando el adolecente Ethan Green es mordido por una criatura en el bosque, cuando despierta se da cuenta de que después de un mes desaparecido, su cuerpo a cambiado y que hace parte de los (No – Muertos)… cuando intenta volver a ser humano completamente se encuentra con varios problemas que le impiden que su misión se realice fácilmente… al mismo tiempo deberá lidiar con los problemas de la vida adolecente… deberá lidiar una batalla para salvar a los que ama, a su pueblo natal y lo más importante… a si mismo

CAPITULO 2:

MORDIDA

 

En la noche me encontraba solo en casa, mi mamá trabajaba en el hospital hasta la mañana, tenía la casa siempre para mí, ya fuese viendo alguna película, o con Andrew que de vez en cuando se quedaba, pero esta noche quiso ir a ayudarle a su padre en la veterinaria.

 

Apague la computadora, la puse sobre la mesita de noche y organice mi cama para acostarme, no estaba seguro de si dormiría bien esta noche, puesto que hacía más frio de lo habitual, me recosté y puse mi espalda en la madera fina de mi cama, tras dar varias vueltas en la colcha, escuche que alguien golpeaba la puerta de la entrada principal de la casa, me puse de pie rápidamente y baje corriendo las escaleras, puse mi mano en la perilla pero me detuve en seco, mi madre tenía llaves, y por petición de él y de mi madre Andrew también ¿Quién sería a estas horas?, levante la cortina, y mire por la ventana, todo estaba oscuro y las luces altas de la calle estaban ya apagadas, fue entonces cuando una mano ensangrentada se apoyó en el cristal de la ventana e hizo que saltara asía atrás y callera al piso.

 

- ¡Ayudadme por favor no me dejéis morir! – gritaba quien parecía ser una mujer, cada vez la escuchaba más lejos y después escuche un grito agudo, me puse de pie, dude, pero al final opté por ayudar, abrí la puerta y Salí de la casa, un camino de sangre se ejercía desde el umbral de la casa hasta la entrada al bosque, parecía que el cuerpo de alguien hubiese sido arrastrado, tome el bate de béisbol que estaba en el porche, y eche a correr asía el bosque.

 

Todo estaba oscuro pero se sentía el frio de la nieve, el bosque estaba cubierto, llegue entonces hasta lo más profundo que pude, me detuve frente a un gran árbol blanco al igual que todo a mí al rededor, escuche pasos y ramitas de árboles romperse, eche a correr era como si los pasos estuvieran persiguiéndome cuando estaba a punto  de salir del bosque hubo un sonido metálico y mi  pie comenzó a doler como si se hubiese quebrado, sabía lo que sucedía, mi sueño, caí al piso y di un grito lo más fuerte que pude, no me atrevía  a mirar mi pie, sabía que se encontraba introducido en una trampa para oso, esto era un sueño, un sueño…intente creer eso, mire hacia arriba, un lobo se levantaba desde una roca cercana sus ojos rojo brillante me observaron, y empezó a correr hacía mí.

 

Después todo se hizo borroso, tenía al lobo encima de mi sentía sus rasguños en mi abdomen, y algo liquido en mis manos, sentía la muerte venir, vi una sombras que golpeo al lobo por detrás, luego se acercó a mi cuello y entonces todo se hizo oscuro.

 

***

Abrí los ojos, estaba oscuro, por un segundo el alivio me inundo, ¿estaba en mi cuarto? Intente mover mi brazo derecho pero este no se movió unas cadenas se escucharon, y entonces me adapte a la oscuridad, mire mi mano, un grillete apretaba mi muñeca, y la cadena estaba aferrada a una cama como si de un animal se tratase, mire a mi alrededor ¿Dónde cojones me encontraba? Pasos se escucharon cerca, no pude saber de dónde, una puerta hizo un sonido metálico y se abrió de par en par delante de mí cegándome completamente y obligando a cerrar mis ojos alguien se acercó a mí, caí de nuevo en un profundo sueño.

 

***

Cuando me desperté, escuche a alguien abrir la puerta fuertemente, iba vestido todo de negro, una barba espesa pero el hombre parecía joven, su pelo color negro carbón, sus ojos brillaban de color azul, musculoso y con un arma en la mano, ¿Qué diablos pasaba ahora? Se acercó a mí y era como si no pudiera moverme me desabrocho el grillete y me levanto llevándome en su hombro como un costal de papas.

 

Todo era borroso aún, distinguía cuerpos tirados en el piso, uno era de un lobo, ¿Qué? ¿Qué estaba pasando? Salimos al bosque, reconocía la casa de la que acabábamos de salir, pero físicamente imposible, hace poco la había visto estaba linda, y ahora tal y como yo la había dejado, Aria vivía allí, el hombre que me llevaba en sus hombros me dejo en el piso.

 

- ¡Ethan! – Grita – te llevare con el grupo, estarás bien - ¿bien? Pregunte para mí mismo, ¡estoy invalido! Quería gritarle al tipo pero simplemente no podía, ¿Quién era este tío? Me erguí como pude, el hombre que ahora tenía rasgos más distintivos, me observo con cautela << vamos Ethan tu puedes>> dice mi subconsciente dándome ánimo, el hombre frunce el ceño, y se gira la oportunidad perfecta para yo echar a correr, sabía que lo tenía detrás de mí pero mis pies se movían a la velocidad de la luz, salte un par de ramas de árboles y llegue a él arco que conectaba el colegio con el bosque, pase por el estacionamiento sin ver a nadie y reconocí mi auto estacionado en un espacio, Andrew que se encontraba dentro abrió los ojos de par en par y salió. Entonces caí al piso.

 

***

Abrí los ojos, y todo me dolía, estaba acostado en la cama de un cuarto del hospital del pueblo, trate de moverme pero mi abdomen dolía mi mano ardía, y mi pie ¿estaba enyesado? Alguien carraspeo e hizo que me diera la vuelta, un hombre vestido de doctor estaba parado a mi lado y me sonrió de oreja a oreja.

 

- doctora puede por favor darme el diagnostico – la mujer a mi otro lado que no había visto se acercó a una mesita y le paso al doctor una tabla con mi diagnostico quizá, el doctor me mira - ¿Cómo te encuentras Ethan? – Su voz se escucha lejana, como si estuviera debajo del agua - ¿Ethan? – pregunta entonces la puerta se abre y mi madre entra con su mirada preocupada.

 

- ¡mamá, por Dios a ti si te reconozco! – Digo y ella se acerca a mí con mirada de comprensión - ¿Dónde estoy?

 

- en el hospital hijo – dice – Andrew te trajo, estábamos muy preocupados.

Yo me giro, y todo se vuelve claro, el doctor Lynn es quien me está atendiendo y la doctora Adams es su asistente, miro el reloj portátil, en los que cambia de hora a fecha con lucecitas amarrillas que está en la pared. 3/marzo/ 2014… trago saliva miro a mi madre.

 

- ¿Qué pasa Ethan? – pregunta y mira el reloj sin comprender y después a mí con mirada desolada.

 

- su reloj está mal – digo acostándome nuevamente,  ella me mira

 

- no es así Ethan - dice  cautelosamente.

 

- es así… ayer estábamos a tres de abril… y…- digo y mi mamá me observa con ¿pesar? – No es cierto – digo y suspiro

 

- estuviste casi un mes desaparecido hijo… creí por un momento que tu… - se le quiebra la voz y a mí el corazón  - después cuando llegaste respirabas pero tu corazón no estaba latiendo y… no hemos vuelto a hacer estudios de tus órganos Ethan… no lo permites – dice más tranquilamente y yo la observo

 

- ¿no lo permito? – Pregunté, y mi madre me observa - ¿a qué te refieres?

 

- ayer que Andrew te trajo, reaccionaste de forma agresiva cuando te iban a tomar el pulso, no dejaste que te hicieran nada en el cuerpo, pero al ver que reaccionabas así captamos que estabas vivo y enérgico – dice mi madre - ¿Por qué no lo recuerdas hijo?

 

- yo si… - ¿Por qué no recuerdo nada de eso? – lo siento mamá… quiero ir a casa – digo y ella asiente y se da la vuelta mientras los doctores salen de la estancia.

 

- hay ropa limpia en el baño hijo – dice – puedes cambiarte tu solo – dice y sale de la sala, me pongo de pie y tomo una muleta, entro al baño y me miro al espejo y aunque mi cuerpo parece desvanecerse notó que, parezco un zombi, mis ojos parecen salirse de sus orbitas y parezco más delgado,  como un cadáver, estoy tan bien más pálido de lo normal, me quito la camisa por encima de los hombro con delicadeza y noto que efectivamente he perdido unos diez kilos, ya no se notan mis escasos músculos, una venda cubre el costado de mi abdomen.

 

Intento no observarme tanto y me visto de forma rápida, pongo mi cabeza en el lavado y me mojo con suavidad, tomo una toalla ,  de la pared, y cierro la llave, miro de nuevo al espejo y justo cuando giro de nuevo a poner la toalla en su lugar noto otra venda en mi cuello que no había visto o sentido, me la quito lentamente y me quedo de piedra cuando veo dos puntos en mi cuello los rodea un tono morado, sacudo la cabeza lentamente y vuelvo a ponerme la venda mientras salgo del baño.

 

Me acerco a la perilla de la puerta, y cuando la abro mi cuerpo se tensa, las heridas me arden, e inmediatamente el deseo invade mi cuerpo aunque aún no distingo de que…pero olor inunda mis fosas nasales, sigo el aroma por el pasillo como si fuese un animal hambriento acechando a su presa, llego entonces a la sala de donaciones… abro la puerta rápidamente, y la veo. Sangre por montones apilada en bolsitas plásticas,  me miro las manos e inmediatamente notó que mis uñas se han vuelto más largas  y transparentes ¿Qué me ha pasado? El deseo es mucho, cierro los ojos, es como si escuchara los latidos del corazón de las demás personas aunque no hay nadie en la estancia, y lo que más me preocupa es que tenga todo el deseo de sacarles la sangre del cuerpo.

 

- ¡aquí estas! – grita mi madre sobresaltándome, la miro y ella a mí.  - ¿tus ojos… brillan? – Pregunta e inmediatamente frunzo el ceño, después cierra los ojos y cuando los vuelve a abrir se relaja – vamos – le sigo y cuando pasamos por una puerta con cristal. No me veo reflejado en ella.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Prologo Todo ocurre cuando el adolecente Ethan Green es mordido por una criatura en el bosque, cuando despierta se da cuenta de que después de un mes desaparecido, su cuerpo a cambiado y que hace parte de los (No – Muertos)… cuando intenta volver a ser humano completamente se encuentra con varios problemas que le impiden que su misión se realice fácilmente… al mismo tiempo deberá lidiar con los problemas de la vida adolecente… deberá lidiar una batalla para salvar a los que ama, a su pueblo natal y lo más importante… a si mismo

    Todo ocurre cuando el adolecente Ethan Green es mordido por una criatura en el bosque, cuando despierta se da cuenta de que después de un mes desaparecido, su cuerpo a cambiado y que hace parte de los (No – Muertos)… cuando intenta volver a ser humano completamente se encuentra con varios problemas que le impiden que su misión se realice fácilmente… al mismo tiempo deberá lidiar con los problemas de la vida adolecente… deberá lidiar una batalla para salvar a los que ama, a su pueblo natal y lo más importante… a si mismo

vivo en Armenia Quindio, (Colombia) tengo 15 años y me encanta leer y escribír

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta