cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
"Hope" y el mar del inconsciente (11a. parte)
Drama |
23.02.15
  • 0
  • 0
  • 524
Sinopsis

Continuación de mi relato

  Albert toma su maletín, dirigiéndose hacia el elevador. Al salir del edificio, se detiene dejando el maletín sobre la banqueta. Se voltea para obcervar hacia la parte más alta del inmueble y advierte que el balcón en el que intentó suicidarse estaba hacia al frente. "Pequeña Hellen," Pensó Albert  “¿Realmente viniste a salvar a alguien tan miserable como yo? ¿Por qué? Tal vez nunca obtenga la respuesta."

  Shellen gira agachándose para tomar el maletín y se sorprende al ver junto a éste al gato blanco de siempre, quien lo mira atento, moviendo lentamente la cola.

- Hola, “Hope" - dijo Albert arrodillándose y acariciando la cabeza del felino, - ¿Cómo haz estado?

  El gato responde a la caricia ronroneando ruidosamente. Albert lo levanta acercándolo a su pecho, mientras “Hope" cierra los ojos extasiado.

- Veo que en verdad cumpliste tu promesa, Albert- dijo una voz infantil detrás de él.- Gracias por todo.

- ¿Hellen? - preguntó Albert jubiloso, volteando hacia la voz - ¿En verdad eres tú?

- Sí- contestó la niña,- Soy yo.

- Después de lo que pasó pensé que ya no te volvería a ver, pequeña. Dime... ¿Es... Verdad que moriste... Hace años?

- Es verdad. Mamá te contó todo. Eso fué hace cinco años, de la misma enfermedad que tú, Al.

  "Hope" se agita en los brazos de Albert, quien lo deposita en el suelo. El felino al verse libre corre velozmente hacia la niña, saltando a sus brazos y ella lo recibe sonriente.

-¿ Eres un fantasma? - preguntó Shellen.

- Tal vez...- dijo Hellen tranquilamente-  aunque tomamos cierta escencia para ser tangibles... Preferimos que nos llamen seres extradimensionales.

  Albert nota cierta inflexión en  la voz de la niña, como si algo cambiase en ella. Es la misma voz infantil, pero con cierto aire de sabiduría, que acaba de comprender.

- ¿"Nos llamen"?- preguntó Albert azorado.

- Te agradezco tu bondad, Al- dijo Hellen esquivando la pregunta,- eso demuestra que tienes un buen corazón.. Haz cambiado...

"Algo me oculta," pensó Albert "un misterio ha surgido en torno de esta niña. Esperaré un poco, para preguntarle en el momento oportuno."

- ¿Ya vienes por mí, Hellen? -dijo Albert tranquilamente- ¿Ya es mi hora?

-No.- contestó Hellen mientras abraza y besa tiernamente al gato- Aún no, Al.

-Gracias, Hellen.

-¿Por qué?

- Fué gracias a tí que ahora intento encontrar un nuevo sentido a mi vida, aunque aún no lo decido... Sé que no me queda mucho tiempo de vida, pero... Quiero pensarlo bien.

-¿Qué es lo que te dice tu corazón? - pregunto Hellen tocando el pecho de Albert, quien permanece arrodillado,- ¿Lo haz escuchado?

  Shellen no contesta. Cierra los ojos, como buscando las respuestas en lo más profundo de su ser.

- Pues...- dijo Albert abriendo los ojos,- ... Sé que hay esperanza. Pero... ¿Para quién? ¿Para mí ó para alguien más?

-¡Ji, ji,ji!- rió Hellen dulcemente- Sólo tú con tus acciones, conocerás las respuestas, Al. ¿No es así "Hope"?

  El gato levanta la cabeza y lame la cara de la niña en señal de aprobación y ella responde con un beso.

  Albert esboza una amplia sonrisa.

-¿Qué es lo divertido Al?- preguntó la niña sonriente.

- Tu madre me contó que eras alérgica a los gatos, que no tolerabas tenerlos cerca y mírate ahora.

-Sí, pero él no es un gato común y corriente. Él es mi amigo. Siempre me cuenta muchas cosas, ¿Sabes? Él me dijo, por ejemplo, que te conoció en tu casa, cuando saltó sobre tu carro. De la vez que te pidió un bocado de pan y tú se lo diste, sabiendo que era el último pedazo. También me contó cuando ésos vagabundos te golpearon esa noche; él te curó ybte cuidó toda la noche, ¿Lo recuerdas?

  Shellen siente un fuerte escalofrío que le eriza toda la piel. Los músculos de su cuerpo los percibe rígidos, como si repentinamente se tornaran en dura roca.

-¿Qui... Quién eres realmente, Hellen?-preguntó Albert asustado.

-Yo soy Hellen Crabb, Albert. Soy exactamentebla misma niña que conociste ayer. Sólo que con un nuevo... Propósito.

-¿Propósito?

-Sí.-dijo Hellen cminando y sentándose en la banqueta.- Fuí elegida para guiarte por el camino correcto.

-¿El camino correcto? ¿Y cuál es ese?

-Sobre qué hacer con lo que resta de tu vida. Decidir el momento adecuado para hacerlo.

-¿Y cómo sabré qué hacer y cuándo ocurrirá eso?

-Sólo escuchando atentamente lo que dice tu corazón lo sabrás a su debido tiempo, no te desesperes, Al.

-Hablando de tiempo... ¿Cuánto tiemoo me queda a mí... De vida?

-Eso es lo que menos debería de preocuparte. Tienes el suficiente.

  Albert baja la cabeza en silencio. Hellen, sin soltar a "Hope" estira la mano para tocar a Albert, tratando de reconfortarlo.

- Pensé que ya te habías resignado a morirs, ¿no?- preguntó la niña- Vamos, éso no es malo.

-Sí- dijo Albert- Pero tengo miedo.

-Es normal sentir miedo cuando se enfrenta a lo desconocido, Al. Lo sé por que yo lo experimenté.

- Sí, lo sé. Yo... Por otra parte quisiera saber algo más. Ya...

-¿Quieres saber quién es realmente "Hope", no es así? - dijo Hellen adivinando su inquietud.

-Sí.- dijo Albert en un suspiro.

-Por ahora él... Es alguien fuera de tu entendimiento. Lo único que te puedo decir es que él es un enlace. Un primer contacto entre "nosotros" y los humanos que debemos ayudar.

-¿"Nosotros?

-Sí- contestó la niña incorporándose.- El puente entre quien me envía y ustedes. No te puedo decir más, por que éso lo sabrás a su debido momento... Ya es hora de que vaya, Al... He estado demasiado tiempo en tu mundo. Pero no te preocupes, "Hope" se quedará a partir de ahora contigo, acompañándote... Hasta pronto Al.

  Un auto pasa velozmente junto al doctor Shellen, sonando estrepitósamente el claxon. Cuando Albert voltea hacia Hellen, ésta ha desaparecido, sólo "Hope" permanece junto al maletín negro, mirándolo fijamente. Albert se levanta con un poco de dificultad, toma el maletin acercandose a la banqueta. Con un agudo y fuerte silbido llama un taxi; voltea hacia el gato, quien ésta vez no se esfumó.

-¿Vienes conmigo, "Hope"?- le preguntó Albert al gato.

  El gato blanco contesta con un maullido de aprobación. Albert lo carga con una mano y con la otra abre la portezuela del vehículo, tomavel maletín e ingresa al taxi.

-Buenas tardes, señor-dijo el conductor,- ¿A dónde lo llevo?

-Lléveme al aeropuerto, por favor- contestó Shellen.

-enseguida, señor.

  "¡Vaya!" pensó Shellen obcervando por la ventanilla del auto "Éstas últimas horas me han ocurrido cosas por lo más extrañas. Todo me hace pensar que fué un sueño, pero en verdad pasó. Incluso llevo aquí en mis brazos a "Hope" este gato que me ha acompañado en mis momentos más difíciles. Puedovsentir su calor, su respiración entre mis brazos".

-¿Le pasó algo en su brazo, señor?- preguntó el taxista de pronto.

-No entiendo su pregunta-contestó Albert.

-Veo que su brazo no lo baja, parece que lo trajera lastimado.

- Por si no se ha dado cuenta, llevo cargando un gato blanco, señor.

  El taxista se detiene por la luz roja del semáforo. Voltea hacia Albert, buscando con la mirada al felino.

-¿Un gato? -preguntó el conductor confundido,- ¿Dónde, yo no veo nada?

  Shellen se sorprende. Baja la vista y obcerva a "Hope" ronroneando en su brazo, con la mirada atenta en la ventanilla del auto. "Ahora comprendo" pensó Albert, "Hope" no es de éstemundo, por eso no cualquiera puede verlo.¿Qué tántos secretos guardará un ser como éste?"

-No señor-dijo Albert mintiendo divertido,- le estaba jugandobuna broma. Sí, mi brazo está lastimado, pero nada que un buen analgésico no me calme el dolor.

- Pues cuídese, señor-dijo el taxista.

  Poco después el taxi llega a la proximidad del aeropuerto de Indianápolis y Albert baja de él.

-Tome-dijo Albert alargando un billete de cien dólares al taxista,- conserve el cambio.

- muchas gracias, señor-dijo el conductor,- que tenga buen viaje.

  Poco después Shellen se aproxima al helicóptero que lo llevará de regreso a Chicago. Sube al vehículo junto con el gato. Con el rotor en marcha, el aparato se eleva suavemente de la pista, haciendo que el personal de tierra se vean como diminutas hormigas, girando sobre su eje y enfilando rumbo a su ciudad natal.

  Dos horas después arriban en el aeropuerto de Chicago. Shellen desciende del helicóptero agachado, apretandovcontra su pecho a "Hope" y el maletín. Albert camina despacio, tratando de reunir todas sus fuerzas para vencer a ese cansancio que lo ha estado abrumando. "Nesecito descansar" pensó Shellen, "sí, debo hacerlo."

  Albert llega al fin a los asientos de la sala de espera del aeropuerto. "Ya hice todo lo que estaba a mi alcance. Ya... No me queda más por vivir. Ahora puedo morir en paz, estoy listo."

  "Hope" se sacude y Shellen lo suelta sabiendo que el gato desea bajar. El felino camina unos pasos mirando hacia la gente que camina por la sala.

-"Hope" - dijo Albert en voz alta- Ya puedes irte. Regresa con Hellen... Mi misión ha terminado. Salúdamela de mi parte.

  "Hope" voltea, maulla de forma significativa, como si quisiera decirle algo al doctor Shellen.

-Véte ya, "Hope",- dijo Albert mientras una solitaria lágrima se asoma en sus ojos- yo voy a mi casa a esperar tranquilamente mi muerte. Fuiste una muy agradable compañía mientras estuviste a mi lado, pero ya debes debes volver con Hellen, pequeño.

  "Hope" se aproxima a Albert frotando su cabeza en la mano de él. Lo mira a los ojos y entonces lame su mano. Al instante Albert experimenta una descarga de energía, una sensación de vitalidad que reanima todo su ser. El gato maulla y corre desapareciendo entre la gran cantidad de gente que va y viene por el lugar.

  "¿Qué es ésto que siento? Pensó Albert emocionado "mi cuerpo se siente recargado, como si un torrente de vitalidad corriera en mí."

  Shellen se levanta del asiento rápidamente sin el menor cansancio.

"Sí, ahora entiendo" pensó Albert sonriendo "Fué "Hope" quién me hizo esto. Me vio fatigado, por eso me dió un poco de su energía para que me sintiera mejor. Gracias, "Hope. Bueno debo regresar a casa. Tomaré un taxi, no, mejor llamaré a Alfonso para que me recoja."

                                   C O N T I N U A R Á. . .

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escritor y dibujante autodidacta... Busco crear buenas historias, publicándolas aquí, en un principio, para luego intentar subirlas en formato de Webcómics. Ilustrador principiante. Amante de las historias Steam y Ciber Punk.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta