cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

11 min
Hora con el psiquiatra
Suspense |
07.02.15
  • 3
  • 1
  • 775
Sinopsis

Juan Flores es un individuo depresivo con el que muchos se identificarán. Ha sido pisoteado por la vida de las maneras más crueles y ya no es su deseo vivir. Pero cuando intenta obtener la ayuda de un psiquiatra es cuando su verdadera personalidad aflora. Él no es un paciente común, y lo dejará demostrado con sangre.

 

Al área de salud mental del hospital El Salvador llegaban toda clase de individuos, desde jóvenes con problemas existenciales hasta gente madura con trastornos. Pero siempre estos padecimientos se hallaban en sus etapas iniciales, sin representar mayor riesgo para la comunidad; de lo contrario, se les destinaba al manicomio o a grupos especializados. Era costumbre ver a jóvenes con un severo nivel de depresión, que acudían como última alternativa, con un poco de esperanza, antes de optar por renunciar a sus vidas. Los alterados mentales, en cambio, sin posibilidad de una mejora total, eran llevados por sus familias aferradas a una ilusión, u otras veces, por simple obligación. Sin embargo, pese a que los tratamientos contra las afecciones mentales son lentos, y la mayoría de éstas son incurables, no cabía duda de que los enfermos quedaban en buenas manos. El doctor Ryan Matthews, psiquiatra norteamericano, se asomaba por la puerta para llamar a sus pacientes, luego regresaba por el pasillo con paso firme. Era uno de los funcionarios más destacados del hospital. Maduro, de cabello y barba dorados, rostro algo taciturno, disciplinado, tenía el aprecio de sus colegas psiquiatras. En sus horas libres mostraba un carisma natural, aunque era de carácter pensativo.

 

Llovía a cántaros. Las calles estaban desamparadas, sólo de vez en cuando pasaba un alma corriendo con un paraguas en busca de refugio. Pero parecía que alguien era indiferente a las gotas de lluvia como agujas. En la fachada de la catedral, contra un muro junto a la entrada, estaba sentado un hombre vestido de negro, incluso el cabello oscuro, a quien no le importaba en absoluto que la lluvia se derramara torrencialmente sobre él. No se molestaba en ver a su alrededor, tenía la mirada firmemente clavada en el adoquín del suelo. Una madre y su hija tomada de la mano pasaron frente a él, y la niña, con curiosidad infantil, preguntó:

 

—Mami, ¿por qué ese hombre no se va a su casa?

 

—No lo sé, cariño —respondió ella y se apresuró a llevársela de allí, sin que alcanzaran a percibir la respuesta del individuo, casi en un susurro y dotada de dura negatividad: “Porque el único hogar que conozco es el sufrimiento”.

 

De vez en cuando el joven hombre sacaba una libreta negra del bolsillo de su chaqueta, y con inspiración del momento escribía algo y volvía a guardarla. De pronto miró su reloj. “Queda una hora para verme con el psiquiatra”, se dijo. Hasta hacía poco fue él mismo quien había ido a pedir la hora. Para un hombre destrozado como el suyo, pisoteado por la vida, ya las cosas carecían de importancia. Pero tras el hecho de haber aceptado acceder a la atención médica existía una cierta malignidad. No fue por la esperanza de que pudiera mejorarse —ya totalmente extinguida—, sino porque quería ver de qué forma la vida se reiría de él esta vez, cómo iría a ser arrojado por ella como un desperdicio. “En menos de una hora estaré allá”, calculó. Se quedó unos minutos bajo los chorros de agua, impasible. Luego se paró en el borde de la calle, vio las luces de un taxi entre la neblina, y alzó el brazo.

 

El doctor Ryan se asomó por la puerta y llamó a una paciente. A la sala de espera ingresó el hombre joven, empapado, seguido por algunas miradas acusadoras. Dejando un reguero de tristeza líquida a su paso, caminó a un asiento. Al sentarse, produjo un efecto de rechazo entre las personas siguientes, que se apartaron. “Debo oler a perro mojado”, pensó. Y también pensó en el asco que le inspiraban todos aquellos anormales. Había adolescentes —siempre le parecieron patéticos los adolescentes, los veía como perjudiciales y necesitados de atención—, con muñequeras bicolores, ojos enfermizos, cabellos de tinte intenso, siempre estereotipados, y, cómo no, con las clásicas marcas de navaja en la muñeca. Vio a una mujer con papera, que se rehusaba a sentarse y hablaba de forma confusa, como un niño haciendo pataleta, mientras sus familiares le rogaban que se comportara. Luego se percató de un anciano cerca de él que tenía el rostro alargado, debilucho, con una vendaje que le rodeaba el antebrazo. “Éste debe ser de los que se mutilan”, razonó. Estas cosas le causaron repugnancia. Tenía una dura visión de los discapacitados mentales, le daban lástima porque los consideraba como animales en cuerpos de personas; tristes bultos que respiraban. Estaba enajenado en pensamientos que le corroboraban lo miserable de la existencia, cuando una voz lo llamó.

 

—Juan Flores.

 

Alzó la vista y en la puerta vio al doctor Ryan, que recorría con la mirada la sala de espera. Se levantó, éste lo reconoció, y caminó tras él, que ya iba adelante en el pasillo. De pronto el médico volteó, y al ver el estado en que estaba, con cierta sorpresa le dijo:

 

—Por Dios, hombre, estás inundando todo el hospital, déjame traerte algo con que te abrigues.

 

Juan se quedó de pie, con repulsión ante aquel gesto tan civilizado, pero prevaleció la indiferencia. El doctor le trajo un abrigo y le cubrió los hombros. Al hacerlo, como una intuición sintió la enorme carga negativa del paciente. Entraron a la sala.

 

—Muy bien —dijo el doctor Ryan acomodándose en su escritorio, mientras hacía a un lado el artilugio de una fila de bolitas de acero que chocaban, un lapicero con diversos bolígrafos de colores, y muchas otras cosas que adornaban la superficie de su mesa de trabajo—. Ponte cómodo y cuéntame cuál es tu problema.

 

Juan levantó la mirada para verlo a los ojos, y con cierto aire intimidante le preguntó:

 

—¿De verdad quieres que lo haga?

 

Sin inmutarse ni apartar la mirada, muy sereno el doctor Ryan respondió:

 

—Por supuesto, para eso estás aquí.

 

Juan sacó de su abrigo la libreta negra, y empezó a hojearla. Contemplándolo, el doctor Ryan advirtió que algunas hojas amarillentas eran un caos con la tinta negra marcada rabiosamente, como si el paciente hubiese querido destrozarlas. Otras tenían bocetos de personajes inquietantes, con apariencia de demonios, y el resto, por último, contenía pequeñas anotaciones, frases sueltas. Juan las recorrió hasta detenerse en una casi al final, que estaba del todo escrita. Empezó a leer:

 

—Todos los días son negros para mí, negros como la boca de un lobo, hace mucho tiempo perdí el deseo de vivir, extinto en la profundidad de mi podrido corazón. Tuve familia alguna vez, le perdoné dos infidelidades a mi esposa, hasta que un día se fue con otro hombre y se llevó a mis dos hijos. Meses después, estando borracha una madrugada se metió al interior de mi casa y le prendió fuego a las cortinas. Tuve que despertar y correr. Al otro día, lo que fue mi casa sólo eran ruinas. Ahí, creo yo, murió una parte de mí —dijo, con un tono que no revelaba sentimiento alguno—. Luego, recibí una llamada amenazante que me comunicó que mis hijos no se encontraban en la escuela; habían sido secuestrados. La voz me pidió varios millones por la liberación, pensé en asaltar un banco, pero antes de reunir el dinero me enteré en el periódico de que los habían asesinado. Ahí murió la segunda parte de mí, dejando mi interior ya del todo vacío. He intentado matarme doce veces; el destino es tan desgraciado, que siempre mis intentos se ven interrumpidos. La última vez me lancé del puente, con tan mala suerte que caí encima de un colchón amarrado al techo de un vehículo. Debido a mis intenciones suicidas, la policía me ha apresado en muchas ocasiones y se ha intentado internarme en un manicomio, pero en cuanto se dan cuenta de mi lucidez, que mis intentos de abandonar este infierno para ir a otro infierno quizá mejor, son totalmente conscientes, me sueltan. Así ando hoy, deambulando de un lado a otro. No sé nada, mis intenciones siguen en pie.

 

—Pero si has venido aquí es porque tienes una esperanza de mejoría —intervino el doctor.

 

—¿Mejoría? De qué me hablas, quiero ver cuál será el intento inútil de la sociedad esta vez por intentar convencerme de que la vida no es una mierda.

—Bueno, Juan —dijo el doctor tomando notas—, todo indica que tienes un cuadro depresivo muy alto. Debemos conseguir que los actos suicidas disminuyan o cesen del todo. Te voy a dejar diazepam para cuando te vengan esos pensamientos a la mente, y sertralina todos los días para…

 

—¿Pastillas? —replicó con voz firme Juan sin dejarlo terminar—, ¿En serio crees que con tus jodidas pastillas me voy a mejorar? ¿Crees que mi enfermedad es algo del cuerpo? ¿CREES QUE TUS DROGAS ME DEVOLVERÁN A MIS HIJOS?

 

El doctor Ryan cruzó los brazos, aún impasible, esperando que el acezante jadeo del alterado paciente acabara. Por fin, cuando aquella respiración incómoda cesó, Juan pareció más tranquilo. Incluso con una voz más calmada, pero con la misma determinación, en medio del silencio que había quedado de pronto, agregó:

 

—Está bien, no me tomaré tus pastillas. Te voy a matar.

 

El doctor Ryan carraspeó, aparentó no estar seguro de lo que había oído. Pero sí lo estaba.

 

—¿Perdón? —dijo.

 

Muy pausadamente Juan se levantó, tomó un par de bolígrafos de entre los muchos en la lapicera, y acelerando su movimiento trepó sobre el escritorio para incrustárselos en los ojos al doctor Ryan. Éste dio un grito terrible, que sin duda se oyó por todo el hospital, pero antes de que alguien pudiera rastrear la procedencia, el médico intentó defenderse con los brazos, y Juan hundió con más fuerza las puntas en las cuencas de sus ojos. Emergieron dos chorros de sangre que se vertieron por sus mejillas como cascadas, los ojos se le derramaron por el rostro como claras de huevo, hasta que sólo le quedaron los huecos. Pero el doctor siguió gritando e incluso agitando los brazos, en un intento por quitarse a la muerte de encima. Logró con una patada alejar a su agresor y echar abajo el escritorio, pero Juan volvió al ataque enseguida, le perforó con el lápiz ensangrentado varias veces el rostro, hasta deformárselo, y al cabo de eso lo agarró por la bata y lo llevó contra la ventana, la cual hizo trizas golpeándola con el cuerpo del doctor Ryan, que se deslizó entre los cristales hasta caer del otro lado en un pequeño patio de tierra junto a un árbol que crecía pegado a la ventana. Tras esto Juan vio a varias enfermeras aparecer en la puerta, quienes dieron gritos de horror, y atravesó la ventana para correr por el patio.

 

Escapando por las instalaciones fue a refugiarse al edificio de la morgue, en una sección donde yacían sobre camillas unos cadáveres frescos, y se escondió debajo de una. Sentado de piernas cruzadas, oyó el incipiente rumor de la muerte, las voces que de a poco se iban intranquilizando al extenderse la noticia del homicidio del doctor Ryan. Juan, en dicha posición, pensó en lo simple que era matar a una persona, y que quizá había llegado la hora del suicidio, o el comienzo de una nueva vida, con muchas víctimas esperándole en el camino. Cualquiera de las dos opciones era buena.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Génesis de un psicópata... Interesante el desarrollo. Saludos.
  • Se dice que en la Estación Cinco se aparece el fantasma de una chica. Cierto día, Ángel se encuentra con este espectro, y este encuentro se apodera de sus pensamientos. Ángel está decidido a descubrir la verdad tras la aparición, pero las cosas pueden tener un desenlace que nunca esperó.

    Luis, tras dejar la fiesta de su primo, conduce por la carretera en compañía de Patricia, la chica de sus sueños. Sin embargo, tienen un accidente, y una hora después Luis despierta en un bosque. Este bosque, lejos de ser uno común y corriente, esconde unos seres espantosos, que harán a Luis vivir el auténtico horror.

    En la no tan conocida internet profunda, se dice que existen diversos juegos prohibidos o de contenido perturbador. Éste es el caso de Deep Web Pac-Man, un juego inspirado en un crimen real.

    Nadie sospecha lo que ocurre bajo las calles de Santiago de Chile. Allí se oculta un grupo misterioso y perverso, que hace de las suyas bajo una ciudad que día a día recibe más inmigrantes.

    Astrid es una joven curiosa, crédula, que vive en una casa rural junto a su hermano y su padre, quienes no le prestan demasiada atención. Hasta que un día, tras recibir un especial regalo atrasado de cumpleaños, ocurre algo que recordará por el resto de sus días.

    Juan Flores es un individuo depresivo con el que muchos se identificarán. Ha sido pisoteado por la vida de las maneras más crueles y ya no es su deseo vivir. Pero cuando intenta obtener la ayuda de un psiquiatra es cuando su verdadera personalidad aflora. Él no es un paciente común, y lo dejará demostrado con sangre.

    Juliana es una adolescente normal, con problemas normales de la juventud. Al menos eso podría señalarse a simple vista. Pero lo que se esconde en la vida de Juliana es algo mucho más siniestro, que parece gatillarse con la pérdida de su mejor amigo canino, Terry. Entonces la visitará un ser de lo más maligno, a quien simplemente se le conoce como El Ser de la Capa Deshilachada...

Escritor joven, ¿o joven escritor? https://www.facebook.com/franciscoescritor/ Ayúdame a dar a conocer mi obra, por favor.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta