cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Hoy he descubierto a Karen Dalton
Infantiles |
23.05.12
  • 5
  • 2
  • 2208
Sinopsis

Vuelto del revés, como un calcetín.

 

He perdido las direcciones de los blogs que me gustaba leer, las contraseñas de las webs en las que me gustaba escribir, las palabras que repetía de forma obsesiva, las imágenes con las que amordazaba el sueño hasta gritar en pesadillas de pintura plástica. He vuelto a mi cama en la que fui pequeño, pero ahora mis piernas cuelgan y mi cabeza se derrite hasta inundar mi alfombra donde ya no hay juguetes, sino revistas porno de los años noventa. Mi cuerpo es una burbuja de gas lacrimógeno en la que mi estómago tose y mis ojos estornudan traumas que son tumores que son escenas de miedo de amor de violencia de las que soy actor, actriz, guionista y censor, sobre todo, censor.   Morí hace tres años, pero sigo vivo, y a veces me alegro con una euforia de rata, y a veces solamente ando mirando al suelo, mientras cae una noche tras otra y apenas descanso.    Hoy he descubierto a Karen Dalton en un vídeo de Youtube en blanco y negro. Y me irrita, pero la  sigo escuchando. Me torturo por no aburrirme, por calmar mi ansiedad, por no empezar a pensar que soy el hermano siamés que debí morir en la mesa de operaciones donde descubrí que yo era el artefacto que utilizaba la doctora Frankestein en sus investigaciones para alcanzar multiorgasmos.   Quiero morderle cariñosamente la oreja a la delegada de gobierno, al comisario europeo, al antidisturbio del bigote que sale en todos los vídeos. Quiero sexo institucionalizado. Quiero un lunes de coca y viagra. Un martes de whisky y prozac. Y el resto de la semana, ayahuasca, mucha ayahuasca. para vomitarme entero e inundar la ciudad.   23 de Mayo del 2012, a las 5:53 horas. Soy viejo y adolescente. Se me ha hecho tarde para morir.       
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Twitter: @JFernandezLayos

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta