cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Hoy puede ser un gran día
Varios |
26.02.13
  • 4
  • 6
  • 1337
Sinopsis

Hoy me despierto con la satisfacción de haber dormido bien.

            Hoy me despierto con la satisfacción de haber dormido bien. Estiro mis brazos mientras me desperezo y percibo sobre mi cabeza, en la punta de mis dedos, una sustancia desconocida, con textura entre etérea y gelatinosa, que comienza a dar coletazos para escabullirse. Tiro de mi presa y la examino: reconozco a mi último sueño, que todavía no debe haber tenido tiempo de salir de mi yo nocturno, y que me mira con timidez. Yo le devuelvo una mirada agradecida: ha sido un sueño estupendo, lleno de optimismo, y que ha sabido potenciar con pericia mis mejores cualidades, esas que, por desgracia, no soy capaz de mostrar de día.

            Siento que a un sueño tan noble haya que explotarlo de esta manera, pero esta es una oportunidad que no puedo dejar pasar. Tomo al sueño, lo estiro, lo corto al estilo francés, le saco el dobladillo y me hago con él un elegante traje color azul amanecer que, aunque tiene una manga un poco más larga que la otra, no me ha quedado nada mal. Me enfundo en él y siento fluir por mí esa vitalidad y energía que me había visitado durante la noche. La portera no puede disimular su admiración cuando me cruzo con ella, y me sigue hasta al portal, festejándome con la despedida que se merecen aquellos que van a cambiar el mundo.

            Llego a la oficina con mil nuevos proyectos en la cabeza que deben ser realizados sin más dilación. Tras cruzar la puerta, me topo con mi jefe, que a efectos prácticos me ignora, regalándome un «buenos días» de lunes de enero. Quien, sin embargo, ha enfocado toda su atención en mí es su corbata. Con un sigilo casi despectivo, ella sola se ha desanudado y avanza como una serpiente hacia mí, sin tardar mucho en empezar a devorar la pierna izquierda de mi pantalón. Miro a mi jefe de nuevo y es ahora cuando me percato que está vistiendo la pesadilla de siesta de verano que tanto le gusta. Desesperado, busco auxilio a mi alrededor. Solo alcanzo a ver a mis compañeros de trabajo en ropa interior, tecleando amargamente en sus ordenadores.

     

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Cuando el descanso es fructífero todo lo malo se trasforma en bueno. Un saludo
    Yo digo como bú: genial! 100% original.
    Genial
    Está bueno que te dejes caer por aquí, y si es trayéndonos esta imagen onírica tan sugestiva mucho más. Hasta en el sueño viene la realidad a imponer sus condiciones.
    Me alegra encontrar por aquí a este viejo conocido ( me refiero al relato jajaja). Impecable esta alegoría de como la realidad se impone a veces crudamente despojándonos sin piedad de nuestros sueños. Como siempre, reverencia.
    Me ha impresionado. Tengo que decir que el argumento es complejo, que no estoy seguro de entender lo que quisiste mostrar. Pero no obstante el relato suscita muchas cosas, despierta incógnitas, y tiene además una gran belleza.
  • Publico también este otro relato, cuya primera versión vio la luz hace por estos lares hace unos cuatro años.

    Dice la Encyclopaedia Britannica...

    Hoy me despierto con la satisfacción de haber dormido bien.

    Me alegra pasarme por aquí después de un tiempo y encontrarme esto tan cambiado y con un aspecto inmejorable. Para celebrar la nueva temporada, os dejo este relatito que tenía por ahí guardado. Un saludo a los viejos conocidos.

    Hoy me ha dado por volver a publicar este relato que apareció por aquí hace más de tres años, y que a mí me hace una gracia especial.

    Conversión acelerada al ateismo

    Vuelvo a publicar este relato, que apareció por estos lares hace más de dos años.

    Este lo publico por primera vez.

    Ahora resulta que la sipnosis es obligatoria

    El año pasado me apunté a un taller literario y en una de las tareas nos mandaron continuar un relato a partir de un primer párrafo de Ray Bradbury. A mí me salió esta tonteriita que, aunque no me parece que tenga demasiada calidad, puede resultar refrescante. (El primer párrafo es de Ray Bradbury. El resto, mio)

  • 10
  • 4.44
  • 429

La amistad, el amor, la familia, el arte, la naturaleza, el descubrimiento del mundo, la superación intelectual: todo eso representa para mí el 60% de las cosas por las que merece la pena vivir. El otro 40% está directamente relacionado con los placeres derivados del queso.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta