cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

12 min
Identidad Pérdida
Varios |
09.09.15
  • 0
  • 0
  • 275
Sinopsis

Un joven se enamora de una compañera pero todo cambia cuando aparece un tercer protagonista. Basada en un sueño.

"Hace poco que estoy aquí, sin embargo, aún no logró entender como paso todo"

    Hasta ayer no podía pensar y aún no logro entender pero todo comenzó hace una semana, había llegado a mi clase una chica nueva llamada Janet, no lo sabía entonces pero resulta que ella y Víctor (un compañero de mi clase) eran vecinos y amigos desde que eran niños. Janet era muy hermosa y estoy seguro que no era el único de mi clase que lo pensaba pero todos nos sorprendimos cuando la vimos sentarse al lado de Víctor, siempre estaba junto a él. Ninguno se atrevía a acercarse a ella porque todos sabíamos que la madre de Víctor era una gitana, por no decir bruja, muy conocida en el barrio. Esa tarde fui al club donde practicaba defensa personal con mi padre, él me dijo que tomara las cosas con calma, y que recordara que debía respetar a las mujeres, en fin eran las mismas palabras que le dicen a uno cuando entra en esa etapa. Mientras volvía a mi casa pasé por una tienda pero antes de que me acercara a la puerta, esta se abre y me encontré con ella. No se quién estaba más nervioso ella o yo, lo único que me dijo fue "hola" y se fue caminando.

    Al día siguiente la volví a ver en clase pero esta vez estaba sola, aunque Víctor había faltado ningún chico se atrevía a preguntarle algo. Yo siempre creí que en una situación así lo correcto sería que el hombre tomara la iniciativa. Al terminar la escuela le pregunté si podía acompañarla hasta su casa, ella me respondió sorprendida que sí. Al ir caminando me preguntó porque todos los chicos de la clase eran tan tímidos, yo me empecé a reír y le pregunté si le preguntó lo mismo a Víctor. Ella se puso seria y me dijo que él le había dicho que solo se juntara con las chicas y que los chicos le dirían miles de palabras solo para tenerla. Me sorprendió lo que dijo porque Víctor siempre fue un chico solitario y creía que nadie excepto él estuviera con ella. Al llegar a su casa le dije que siguiera el consejo de Víctor y ella me pregunto si eso me incluía, no sabía que responder así que le dije lo que me enseño mi padre "Yo puedo decirte quién soy pero solo el tiempo te dirá si eso es cierto o no".

    Al día siguiente mis compañeros me preguntaban cómo era Janet, que le gustaba y si ya éramos novios pero lo que más me incomodaba era que Víctor estaba escuchando. Durante el descanso él me llamó y hablamos sobre los rumores que andaban diciendo, al principio me dijo que me creía que no había pasado nada porque Janet y él hablaron luego que me fui, también me dijo que ella había faltado hoy porque quería hacer una sorpresa para la clase para que se les quitara lo callado. De repente él se calló y vi como apretaba algo en su mano muy fuerte, le dije que los ayudaría con la sorpresa pero él se paró y antes de irse me dijo "Janet no para de hablarme de ti, sé que eres mejor que yo, tienes una familia normal y le agradas a los profesores y a los compañeros".

    El viernes fui temprano para hablar con Víctor pero ese día me encontré con Janet, ella estaba descansando en el aula y había una manta azul sobre el escritorio del profesor. Ella me miró fijamente y me dijo "Creo que no eres tan maduro como aparentas", me quede inmóvil y muy sorprendido. En cuanto me recupere le pedí que me dijera porque estaba enojada, ella me dijo que le había pedido a Víctor que me dijera que la ayudara con la sorpresa. Pensé que a Víctor se le había olvidado avisarme así que le explique lo que pasó. Antes de comenzar la clase, Janet le pidió permiso al profesor para mostrar su sorpresa, ella y Víctor quitaron la manta y entonces pude verlo: unos pequeños relojes de bolsillo plateados marcados  con nuestros nombres y el de nuestra clase. Víctor y Janet repartieron los relojes a todos, incluso al profesor. Esa tarde el profesor nos pidió que escribiéramos una carta hacia alguien en especial, pensé que podía aprovechar la carta para invitar a salir a Janet pero al terminar la escuela ella estaba hablando con unas compañeras sobre las cartas que escribieron. Decidí dejar la carta en su buzón pero al salir me encontré con Víctor, él tenía en sus manos un reloj parecido a los que compro Janet pero estaba un poco gastado, él no perdió el tiempo se me acercó y me dijo si sabía del secreto que escondía mi reloj, no me había dado cuenta pero debajo de la pantalla de mi reloj había una foto de Janet, él me contó que le había dado un reloj con el mismo secreto a Janet cuando eran pequeños. No podía creerlo Víctor amaba a Janet pero porque no se lo dijo, antes de que le dijera algo él me dijo "Aunque me cueste la vida no dejaré que la tengas". Tal vez no se dio cuenta que Janet estaba detrás de él o tal vez si, solo sé que se fue y que desde entonces no lo he vuelto a ver. Le conté a Janet lo que pasó, ella me dijo que hablaría con Víctor para que se calmara y me pidió que si algo extraño le pasara que no la dejaría sola. Esa noche no pude dormir, me preocupaba lo que podría pasar a Janet.

    Sábado, ese día no puedo sacarlo de mi cabeza, tenía planeado ver a Janet y juntos hablar con Víctor al fin y al cabo podíamos ser amigos, esa mañana fui a la casa de Janet pero su madre me dijo que había salido con alguien. En ese instante una ambulancia llegó a la casa de Víctor, fui a ver qué pasaba pero los enfermeros no me dejaron entrar según ellos un joven se había suicidado. Aquello me asustó, nunca creí que Víctor haría algo así, pensé en buscar a Janet y avisarle lo que ocurrió. Como no sabía dónde buscarla fui al sitio donde la llevaría, cuando iba por la mitad del camino pude verla, era tan hermosa como siempre pero había alguien con ella. Empecé a llamarla pero no me escuchaba y el chico que andaba con ella parecía yo pero yo estaba llamándola desde el otro lado de la calle. En cuanto pasaron frente mío intente tomarla de la mano pero no podía, si intentaba tocarlos mi mano los atravesaba como si fuera un fantasma. Inmediatamente corrí a la casa de Víctor porque si las leyendas sobre su madre eran ciertas ella sabría que me pasó. Al llegar allá, la ambulancia ya no estaba pero aun así entre en la casa de Víctor y vi a su madre sentada en una silla y un ataúd detrás de ella. Me miró a los ojos y me dijo "¿Qué se siente? Mi hijo murió luego de hacerte un poderoso hechizo contra ti...pero para mí eso no es suficiente". Le dije, con nervios que me hizo pero ella solo me dijo "Tienes tres horas luego de que te lanzaron el hechizo para apoderarte del cuerpo de alguien o sino desaparecerás para siempre". No quería creer sus palabras pero en ese instante sacó un arma y me dijo "Yo puedo verte así que no dejare que esperes tanto, si lo que dijo mi hijo es cierto no podrás quitarle el cuerpo a otra persona y condenarla a tu destino". En ese momento recordé lo que había pasado cuando me encontré con Janet, pensar que iba a desaparecer en un instante y que ese chico que se hacía pasar por mí, para mí era Víctor, pero no podía moverme mientras esa mujer me apuntara con el arma así que tome una bandeja que estaba sobre la mesa y le golpee en la mano. Agarre el arma que estaba en el suelo y la apunte a ella, aproveché para salir pero nadie notaba que yo estaba allí y al ver a la gente, no podía dejar que otro sufriera mi destino. Volví a la casa de Víctor y allí me di cuenta de algo: el cuerpo de Víctor estaba en el ataúd y si tenía que escoger un cuerpo sería el de él, porque para mí él se había robado el mío. La madre de Víctor estaba sujetando un extraño collar y según ella no podría acercarme a su hijo mientras lo tuviera, no sé porque lo hice pero sucedió muy rápido: le disparé a esa mujer, abrí el ataúd y en el instante que toque el cuerpo de Víctor mis ojos se cerraron, al abrirlos estaba parado sobre el ataúd y aquella mujer estaba en el suelo. Me escapé por la puerta trasera y fui a buscar a Janet, quería decirlo lo que pasó y esperaba que me entendiera. En ese momento me encontré con ella y el impostor en una calle, le dije a Janet que ese no era yo pero ella me miro a los ojos y me dijo "Víctor deja de imitar la voz de Adrián. Me prometiste nunca usar un hechizo para probar suerte conmigo". Aquel chico se me puso en frente y me dijo "No puedes obligar a una persona a que se enamore de ti". No podía creer que ese impostor no solo tenía mi cuerpo, mi forma de hablar e incluso esas palabras eran las que me dijo mi padre pero estaba seguro que no podía igualarme en fuerza, yo había practicado defensa personal, por no decir artes marciales, por varios años. Me lancé contra él y empezamos a pelear, éramos iguales: la forma de pelear, la fuerza, velocidad. Como estaba lleno de ira le grite que dejara de imitarme y corrí para darle un golpe con la mano derecha, aquel momento pareció una película: agarró mi mano y me empujó hacia él, bajo su cuerpo como un jugador de rugby y me hizo dar una vuelta por el aire. Cuando caí no pude levantarme, estaba en shock, ese movimiento lo había creado yo, Janet se me acercó y me dijo "No vuelvas acercarte a mi hasta que te tranquilices" no quise levantarme, vi como se fueron y escuché a ese chico decir "No te preocupes aunque use magia para parecerse a mí nunca imitara mi fuerza". Más tarde me levante y me quede apoyado en una pared tratando de entender lo que había pasado. Esa noche empezó a lloviznar, pero aun así no me moví de aquel lugar todo el fin de semana.

    Comenzó el lunes y yo seguía en ese lugar, para mí ya no habían dudas: Víctor se suicidó, yo maté a su madre, aquel chico era yo pero no podía ser si YO estaba en el cuerpo de Víctor. Esa mañana Janet y Adrián, el otro yo, estaban yendo a la escuela juntos, al verlos me levante y trate de arreglarme un poco. Janet se veía tan feliz y aquel Adrián actuaba tal como yo lo hubiera hecho en su lugar. Cuando me vieron se pusieron serios, Janet me dijo "No planeas ir a la escuela hoy", aunque me aguantaba las ganas de llorar no podía decirle lo que paso quería que mantuviera ese rostro feliz que tenía. Atrás de ella vi como se acercaba una patrulla, seguro por la muerte de la madre de Víctor, me acerque a Adrián y agache mi cabeza en señal de respeto y le pedí disculpas, luego le mire a los ojos y le dije "No importa que tan doloroso sea, nunca hagas algo que impida que Janet sea feliz". No me dijeron nada, luego solo me observaron caminar hasta la patrulla y como unos policías me pidieron que los acompañara. En ese instante Janet corrió hacia la patrulla, al ver su rostro preocupado empecé a llorar, ella me miró a los ojos y me dijo "¿Quién eres?", me limpie la cara y le dije "Yo puedo decirte quien soy...pero solo el tiempo te dirá si es cierto o no".

    Ya ha pasado una semana desde mi condena y no quiero pensar que pasaría si le dijera la verdad, solo espero que ese otro yo la cuide exactamente como yo lo haría. Víctor no es mi nombre, este no es mi cuerpo, mi nombre ya no es Adrián, lo que era mío ya no lo es, perdí mi identidad, mi existencia pero aún sigo aquí solo tengo que volver a empezar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Un joven se enamora de una compañera pero todo cambia cuando aparece un tercer protagonista. Basada en un sueño.

Aficionado.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta