cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Inconsolable
Drama |
08.05.15
  • 0
  • 0
  • 464
Sinopsis

...

No es que no comprenda que tras la muerte de una de las personas que más quería tengo que seguir mi vida y ser feliz. No es que no entienda eso y quiera deprimirme. Sé que no vale la pena llorar más, o sí... El caso es que la vida sigue y tengo que seguir siendo feliz. Lo intento. Pero ya no sonrío como antes, ni me rio como antes, ni canto como antes (pues esta persona era una gran cantante) ni siquiera me luce emborracharme y salir de fiesta con mis amigos; cuando lo hago, en cuanto el alcohol me hace un poco de efecto pienso en irme a mi casa, y lo acabo haciendo mucho antes que todos los demás. Y no es que me vaya porque piense en ella y en que no está, sino que no veo ningun motivo de peso para quedarme, todo ha perdido varios tonos de color desde su partida, y ya no veo con los mismos ojos cosas que me gustaban antes.

Puedo decirle a la gente que estoy triste, gritárselo. Y la respuesta siempre será la misma; ella está contigo, tuvo una vida buena y larga, todos la querían, se te pasará. Y es que joder, no existe maldito consuelo para esto, no lo hay, nadie puede decirme la frase perfecta que me haga no verla ahí, en el ataúd, tapada hasta el cuello, con esa cara con la boca pegada, los ojos cerrados, la nariz pequeña, el pelo rizado y hacia atrás, ese semblante serio, con lo alegre que era ella. Mi familia rota. Todos tristes.

Nadie puede consolarme, y nadie tiene la culpa de que sea incapaz de consolar. Lo único que podría alegrarme sería verla a ella viva, y eso es imposible. Pienso en cómo voy a afrontar cuando las personas a las que quiero se vayan, y me aterra, porque nunca había muerto nadie importante para mi hasta ahora, y siento que mi vida nunca volverá a ser igual que antes, al menos es mi pensamiento en este momento. Luego recapacito y recuerdo cuando murió mi perra hace 5 años, y recuerdo que estuve muy triste y lloraba mucho tiempo después de su muerte. Poco a poco lo superé y ahora cuando pienso en ella suelen ser buenos recuerdos que me hacen sonreir. ¿Pasará eso con ella? Mi perra la quería tanto... A veces pienso que sería precioso que si existe un más allá, ella y mi perra se hayan visto y reconocido.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta