cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Informante13
Reales |
16.08.09
  • 3
  • 2
  • 4499
Sinopsis

Sí, vestía de naranja, el pelo negro o azul, unos ojos todo pestañas que no la dejaban ver hacia fuera, muchos piercings, poco hueso y los músculos blancos como los de un pollo frío.

Llevaba cables verdes en los bolsillos, totalmente despeluchados. Decía ser un cyborg con el alma en la piel. Y en su interior, sólo códigos binarios, 0 y 1, un tronco metálico con dos ramas desnudas, una brújula imantada con más de un Norte, una luz negra parpadeante. Un robot-hada bipolar.

Decía ser un animal artificial, construido por ella cuando era niña. Un animal feroz e ingenuo que mató, sin querer, a su propia creadora (y cómo sería aquella Alejandra que sucumbió a ésta), y desde entonces, la culpa, el pecado original, el peso metálico y el óxido.
Un animal de manada que aún no conoce a nadie de su especie. Un animal indestructible, salvo por su reloj interno, que cuando marque 0 explotará, y nos hará explotar a todos.

- Cada día hay millones de Apocalipsis y de Bing-bang.

¿Y qué? Alejandra
¿Qué quieres decir con eso?

- Mi mente sólo está programada para resolver ecuaciones: despejar X y enunciar el resultado. Yo tampoco lo entiendo.

- ¿Qué ecuaciones?

- Las sensaciones. Yo las transformo en ecuaciones. No soy más que un androidre filtro.

Sus respuestas eran como cuchillas y después volvía inmediatamente a sí misma, como si la verdadera realidad sólo estuviera ahí dentro, en sus cálculos y maquinaciones.

- ¿Y cómo era aquella Alejandra?

- Humana.
Demasiado.

- ¿Porqué acabaste con ella?

- Yo no quise.

- ¿Te arrepientes?

- No.

La libré de su dolor.

- ¿Y quedó algo de ella en ti?

- Todo.

- ¿Volverá?

- Todo vuelve.

- ¿Pronto?

- Muy pronto.

No lo dijo muy feliz.
Tampoco parecía triste.

Echó la cabeza para atrás. Y su cuerpo quedó paralizado.
No pestañeaba. Parecía desconectada. Quizás muerta.
¿Comenzaba la cuenta atrás?

Tuve miedo de aquella extraña.

Me alejé, muy despacio, sin dejar de mirarla. Esperaba un fuerte ruido, o que se levantase de pronto y se riese de mí. Algo.

Pero no sucedió nada.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Twitter: @JFernandezLayos

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta