cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
INSTINTO
Fantasía |
07.12.19
  • 4
  • 15
  • 568
Sinopsis

El solitario lobo gris sale de su cueva atraído por la luz de la luna creciente. La ve orgullosa ahí en lo alto, frente a él, iluminando las montañas que lo rodean. Aún quedan días para la perfecta luna llena pero empieza a sentir cómo la sangre le hierve con su influjo.

Sentado sobre sus cuartos traseros mira a su izquierda y contempla el cielo negro vestido de relucientes estrellas, alguna cayendo hacia la tierra en una línea oblicua. Buena señal.

Eleva la cabeza, mira la luna y un aullido surge de su interior por su boca semicerrada, los dientes ocultos y los ojos entornados.

Segundos más tarde, se escucha otro, más agudo, que le responde a través de los árboles.

 

—Estoy aquí, espérame.

La loba blanca reemprende el camino que la lleva hacia él, guiada por su instinto.

 

Esta noche la luna estará completa. La pareja, lobo y loba, llevan juntos en la cueva varios días. Han salido de caza y satisfecho su hambre compartiendo la presa. Acurrucados en su fondo oscuro dormitan mientras la blanca viajera del cielo empieza a ascender.

Semejando una neblina satinada, el reflejo se introduce lentamente en la cueva. Los cubre por unos breves instantes y se desencadena una transformación; ambas siluetas se desdibujan encantadas por la luz de la luna.

Cuando los cuerpos se vuelven a definir, el lobo gris y la loba blanca han mutado en hombre y mujer.

Él abre los ojos primero, está frente a ella y le acaricia suavemente el pequeño y añorado rostro. Ella siente la caricia en su piel y con los ojos muy abiertos busca en la penumbra con inquietud los suyos. 

Él se acerca a sus labios y deposita un beso en ellos.

—Te añoré tanto...

Ella le ofrece su sonrisa y le besa con toda su alma.

 

No hay en el Universo nada que se pueda comparar a lo que sienten, su profundidad, su entrega. 

Tienen unas horas para expresarse su amor, mientras esa luna que los ha acercado pasea delante de la puerta de la cueva.

Pero no hay prisa por terminar un acto físico; hay avidez de sentir sus pieles, acariciarse con sus manos reales por todos los lugares transformados. Largas cadenas de besos los atan el uno al otro, miradas profundas, sus ojos perdidos en su liquidez; se confiesan mutuamente su necesidad el uno a la otra.

Sus cuerpos reaccionan recordándose, sus sexos complacen sus mentes y apenas son necesarias palabras para reconocer su entrega.

 

Las horas se deslizan en la pequeña cueva al tiempo que la desesperación crece al sentir que el final del encuentro está cerca.

—¿Volverás? — él no puede evitar preguntarle.

—¿Cómo puedes dudar de eso? Te necesito ¿sabes? —le responde sonriendo apenas la mujer de pelo plateado, asiéndole la cabeza y acercándola a su pecho desnudo.

Así los encuentra el último rastro de luz de luna, aquel que los volverá a transformar en lobos solitarios.

 

Ya no está. El lobo gris desciende con furia la ladera de su montaña y se detiene frente a un acantilado. Con su perfecta visión puede contemplar cómo su dulce amada corre veloz entre los grandes abetos alejándose cada vez más. 

Aunque en su mutado corazón siente intensamente su presencia.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias Miki, besos
    Buena forma de empezar la serie. Bien ambientada y con misterio para la continuación. Besos mi querida Seren
    Querido Francesc, qué amable eres. Me alegro de que te haya gustado. Los puentes casi tengo más trabajo que entre semana, jeje. El tuyo ha sido productivo en relatos, muy bien! Un abrazo
    El amor pasional en su estado más puro; más natural. Somos animales que necesitamos el calor del otro. No se nota nada que te cueste escribir en clave de fantasía. lo has hecho a la perfección, y yo ya me sentía un poco lobo en la pradera. ¿Has pasado biren estos días?
    Cometa, me alegra que te haya gustado. Un gran saludo!
    Realmente muy bello este relato, un saludo
    Realmente muy bello este relato, un saludo
    Me encanta la narrativa fantástica, aunque me cuesta expresar en ella. Muchas gracias, Luís. Besos
    Excelentes imágenes letradas para un sentir. Besos, Serena
    Me alegro de que te haya gustado. Mis besos para ti, Kerman
  • Micro

    Nina. Capitulo III

    Nina. Capítulo II

    Nina. Capítulo I

    Keanu es el primer hombre que no pierde la vida al amar a la Hechicera desde... Se ha olvidado ya cuántos sí lo han hecho en sus brazos a lo largo de los últimos cientos de años. La Hechicera ha dejado tras de ella tantas pasiones como muertes sin el más mínimo remordimiento, cuerpos resecos, como cascarones vacíos, igual que su alma. Si la leyenda tiene algo de verdad, llegará un hombre de corazón sincero que revertirá el hechizo, anulando los poderes adquiridos de magia negra de la portadora.

    Una leyenda cuenta que hace mucho tiempo una joven sacerdotisa del Templo de la Diosa de la Luna se enamoró perdidamente de un peregrino y vivieron su relación oculta a todos durante largo tiempo, hasta que finalmente se descubrió su transgresión. Su amante, en lugar de estar a su lado huyó del lugar dejándola con el corazón roto de desencanto. Ella cayó en desgracia, fue repudiada y expulsada del Templo y de sus tierras circundantes. Nadie la ayudó, excepto una vieja que vivía en compañía de su gato negro, en una pequeña casa de piedra alejada de los caminos, allá en lo más profundo del bosque. La vieja, que era una hechicera oscura, la adoptó como aprendiz. Con el tiempo le transmitió todos sus secretos de magia negra. El que fuera un cándido corazón se había transformado en una maraña de rencor y se protegió rodeándose a sí misma con un hechizo: sus amantes fallecerían después de haber yacido con ella.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta