cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Instrucciones para dar un beso en la boca
Humor |
10.05.15
  • 0
  • 0
  • 643
Sinopsis

El texto esta ligeramente basado en los Cronopios de Julio Cortázar.

 

 

            No hay nada más insatisfactorio que llevar a cabo ciertas acciones de las cuales uno no conoce su principio ni final. Una de ellas es, sin duda alguna, el acto de besar. Y no me refiero a un simple beso, uno de esos que se da la juventud en el aire al juntar sus mejillas o aquellos que recibimos cuando niños, sino al beso en la boca. Para despegar toda incógnita sobre el tema y que podamos afrontarlo como debido os presento unas simples instrucciones generales, válidas para todo interesado.

            Primero, ejerceremos una postura relajada de nuestro rostro y más específico de la boca. En un clima ambiental —abstenerse al frío o calores extremos durante el aprendizaje—, delante de un espejo, pondremos una cara seria, normal, con la boca apenas abierta. Los labios podrán estar como máximo un centímetro separados uno del otro. Como truco, pruebe a meterse el índice en la boca. Si esta no se inmuta durante la acción, entonces su apertura es demasiado grande y debería achicarla. Una vez superado el primer paso daremos lugar a la siguiente etapa, es decir, transformar su rostro en cara de idiota para contagiar la persona enfrente de usted e iniciar un proceso que culmine en un beso. (Una vez que domine esta parte podrá combinar la mirada idiota con el cierre de sus ojos, siempre que tenga cuidado del lugar donde se encuentra antes de hacerlo).

            Segundo, reteniendo siempre los puntos dados en el apartado anterior, procederemos ahora a la textura del beso. Aseguraremos que su boca no huela a ajo ni a tabaco, luego procurará que sus labios estén húmedos sin la necesidad, claro está, de llenarse la boca con agua a cada intento. Si en algún momento una gota le chorrea bajo el labio inferior, coja un pañuelo y seque su barba, solamente su barbilla. Ahora retenga bien esta imagen: un rostro idiota, una boca fresca y unos labios húmedos, casi cerrados.

            Tercero y último, mantenga esa imagen, es muy importante que agarre ese momento. En el caso de que se le escapase comience de nuevo el apartado que estaba tratando o mejor aún, empiece de nuevo. Si todavía está aquí lo felicito porque ahora pasaremos al verdadero acto. Primero elija el sujeto con el cual desea llegar al acto. Es preferible escoger a alguien con una estructura compatible en volumen y peso. Después coja a la persona de los hombros y póngala enfrente de usted. En esta fase puede ocurrir que le dé un tortazo y caiga de espaldas. Si fuera así no pasa nada: usted se ha equivocado y deberá elegir de nuevo. Sigamos. Ahora que estan los dos en posición adecuada, efectúen ambos, al mismo tiempo, el apartado primero y segundo (en su orden debido) en una manera lo más natural posible sin necesidad alguna de precipitarse. En este momento aún es posible ganarse un revés de miedo por una reacción tardía u otra razón desconocida. Sobre todo no desespere, sea perseverante. Ahora que han llegado cerca del clímax, mantengan todos los prerrequisitos en vela y acérquense manteniendo los labios a la misma altura. (Procurar que en ningún momento un intruso, o intrusa, se ponga entre ustedes dos) A unos diez centímetros fijaos si la persona elegida tuerce la cabeza a un sitio o el otro; en este caso usted deberá torcerla hacia el lado opuesto. En una postura normal, eso es de pie o sentado, está admitida una leve corrección si la cabeza del sujeto elegido se tuerce más de noventa grados hacia una parte. En el caso excepcional de que las narices vayan en sentido de colisión frontal es preferible parar de repente, disculparse, echarse una sonrisa, y retroceder ambos cuerpos hasta la distancia original.

¡Enhorabuena! ¡Enhorabuena! A partir de aquí ya todo es coser y cantar. Con valentía y paciencia, avance despacio —¡ojo a una colisión entre dentaduras!— hacia los labios del sujeto elegido. Durante este movimiento podría cerrar los ojos aunque le aconsejo que al principio mantenga ambos abiertos. Una vez que los labios se hayan fundido como el chocolate tendrá toda la libertad en moverlos y hacer muecas a placer. En los segundos que siguen, podrá encontrar a la persona enfrente de usted mirándolo de reojo para sintonizar los besos. (No le diga nada, hágase el ciego, acéptelo) Por último le puedo aconsejar, pero eso sí, solamente cuando uno tenga todos los puntos anteriores bajo control, el introducir la lengua en la boca de su colaborador(a), moverla con movimientos desorientados —tanteando de un lado a otro como si estuviera ciega— e intercambiarlos de vez en cuando con un gemido. Sobre todo no finja.

 

 

José Arroyo Moreno

21 abril de 2015

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Poeta y escritor de relatos. Autor del poemario "Arbustos"

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta