cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
Ivonne
Varios |
11.11.14
  • 0
  • 0
  • 481
Sinopsis

Porque estas rejas no me detendrán, tengo sed y pienso calmarla.

Me llamo Ivonne Tanner, tengo 18 años soy hija única mi padre es coronel del pelotón 123 en la armada, mi madre es una cadete de la fuerza aérea vivo al sur de Francia, con mi abuela dado a los deberes de mis padres mi abuela se ha encargado de mi desde los 8 años, no me ha faltado de nada, llevo una vida normal… o eso parece... soy pelirroja igual que mi madre y tengo los ojos de mi padre, dirán ustedes que soy atractiva. Pero yo les diré que no es así… es extraño saben es extraño verte al espejo y ver algo que los demás ven, y que jamás verán… ¿estoy loca? No lo sé pero si es así nadie lo notara, soy el cerebro de la clase, no tengo amigos no me gusta, llevo por amigos a mis libros mi abuela dice que debo socializar, que soy una joven con potencial y que a mi edad debería tener al menos un novio… ¡¡Pfff!! No me interesan los hombres, recuerdo que una vez mi abuela me pregunto porque no habla, pues la verdad solo hablo para avisar que me voy al instituto, solo lo justo, era la primera vez en mi vida que no tenía respuesta, en mi cabeza rondaba la pregunta pero no había respuesta válida que dar. Fue entonces cuando decidí al menos hacer una amiga en el curso, era un jueves de verano hacía calor y faltaban 5 minutos para la clase de química, mis compañeros charlaban, otros simplemente estaban sumergidos en sus teléfonos, escuchando música, enviando textos, levante mi mirada buscando alguien que me agradara al menos de vista, fue entonces cuando note mi falta de atención un chico de buen físico y cabello desordenado leía el mismo libro que yo, me emocione mucho al fin alguien con gusto para la literatura, mantuve la mirada fija en él, rogando para que este se percatara que lo miraba, fue entonces cuando sus ojos cafés se encontraron con los míos, nos miramos por unos segundos, pues fue la entrada del señor Russo, quien rompió nuestra conexión, al terminar la clase me encontraba guardando mis libros, y él se me acerco pidiéndome la hora, yo lo mire con una sonrisa y luego baje la mirada a mi reloj, 10:23 AM le dije sin volverlo a mirar, mientras guardaba lo demás me pregunta si me apetecía desayunar, mi corazón se aceleró no estaba acostumbrada a la compañía de nadie, ocultando mis nervios lo mire fijamente a los ojos diciéndole que me parecía una buena idea, era extraño pues de camino a la cafetería mantuvimos una agradable conversación, y las miradas curiosas nos perseguían, al llegar a la cafetería pedimos el desayuno y nos sentamos en una mesa retirada delas demás, extrañamente no paraba de sonreír, Paolo era divertido e intelectual cosa que no note, al terminar de desayunar nos apetecías seguir charlando, y lo seguimos haciendo, en clase ya no me sentaba al fondo me sentaba en la segunda fila detrás de él y por petición de él, los días fueron pasando y con él una oleada de historias de pasillo se comentaba que salíamos, no era del todo falso si salíamos pero como amigos, al llegar las vacaciones Paolo y yo quedamos en ira dar un paseo y visitar algunos museos, ese día hice algo que nunca hice… me maquille, me aplique rubor, rímel, y finalice con un color rojo carmín en mis labios, llevaba puesto un vestido blanco de tirantes un poco más arriba de las rodillas y unos zapatos bajos de color azul, recuerdo que cuando me miro hubo en su mirada fascinación y sorpresa, mi abuela lo saludo con afecto como lo hacía cada vez que lo veía, entonces le dijo: esta hermosa mi pequeña Ivonne ¿no? … mire a mi abuela con reproche pero Paolo respondió diciendo que no tenía nada que envidiarle a una francesa que era la chica más hermosa que había visto, fue entonces cuando me di cuenta de lo que podía hacer, y de lo que él me hacía sentir, nuestra salida fue estupenda, luego de ir al museo llegamos a un parque muy tranquilo nos sentamos bajo la sombra de un enorme árbol, hacia algo de viento y algunos mechones de cabello cubrían mi rostro Paolo me miro con una sonrisa cuando gire mi rostro para verlo y llevo su mano a mi cabello y lo coloco detrás de mí oreja para dejar mi rostro libre, yo sonreí bajando un poco mi rostro y sin esperarlo mis labios se encontraron con los de él, yo tenía los ojos abiertos pero él los tenia cerrados, como si de esa manera disfrutara mejor de mi boca, entonces cerré mis ojos, y lo abrase, una vez terminado el beso Paolo me sonrió y me susurro al oído: te quiero mi pequeña pelirroja, yo sonreí y le dije que también lo quería no había más que pensar o decir, estaba claro Paolo y yo nos enamoramos, todo marchaba como cuento de hadas, nos habíamos convertido en un complemento, yo era su confidente, su pilar , su amiga, su amante, su todo. Al igual que él para mí. Le confesé a Paolo lo que jamás pensé confesar y me apoyo como nadie, pero lo que jamás le dije era ese problema que me hacía ser tan callada, tan cerrada y apartada de los demás, escuchaba voces, y sentía rabia sin tener motivos, tampoco me atrevía confesárselo porque a su lado todo eso disminuyo, ya no era constante…

Era 14 de febrero del 2013 nuestro primer san Valentín juntos, todo iba bien me desperté temprano esa mañana, quería llegar pronto al instituto, ese día me aplique ese labial rojo que tanto le gustaba el perfume con aroma a lirios, como desearía no haber llegado jamás, aún faltaban 10 minutos para la clase de historia, cuando vio a Paolo y Alicia una chica que había sido su novia hace 1 año lo estaba besando, recuerdo que sentí como el corazón se me desvanecía mientras los veía, me di la vuelta con las lágrimas desatadas me encerré en el baño en uno de los cubículos en el suelo abrazada a mis rodillas, entonces alguien entro era Alicia abrí levemente la puerta y allí estaba mirándose en el espejo con una sonrisa se retocaba su rizado cabello castaño entonces Salí ella me miro con una sonrisa desde el espejo al ver esto me enfurecí aún mas, recuerdo caminar hasta la puerta y cerrarla ella se giró mirándome de manera burlona y dijo: si yo fuera tu no haría planes con Paolo, todos saben que aún está loco por mí y que tu solo fuiste su salvavidas…

Recuerdo bajar la mirada apretando los puños luego la mire con una sonrisa ella dio un paso atrás cuando vio la daga que tenía en la mano derecha, la cual le regalaría a Paolo, le gustaba coleccionar dagas antiguas entonces me fui sobre ella, recuerdo que la primera puñalada fue en el cuello, luego en el pecho, así perdí el control, su rostro y estómago obviamente no fueron ignorados por mí daga, fue así como la mate en el baño de 69 apuñaladas, una vez termine llame a Paolo le dije que estaba en el sanitario que me había herido que necesitaba ayuda, a los pocos minutos toco la puerta el me miro con horror al verme ensangrentada lo hale de la camisa y cerré la puerta, el miro el cuerpo de Alicia tirado en el suelo, aterrado me pregunta: ¿Qué has hecho Ivonne que hiciste? Lo mire fijo y acariciando su mejilla le dije: no perdono las fallas!. 
Y lo apuñale con el fui más compasiva luego de apuñalarle el pecho corte su cuello, no quería que sufriera tanto luego me incline y bese sus labios fríos…
Al salir recuerdo los gritos y miradas aterradas de todos nadie podía creer lo que una chica tan dulce como yo había hecho.

Esta es la historia de mi vida, es así como me di cuenta que soy una asesina, ver la vida perderse en mis manos es algo que me hace sentir menos muerta, hay algo dulce al cometer un asesinato, y también una sed insaciable, porque estas rejas no me detendrán, tengo sed y pienso calmarla.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Un músico es aquel que toca con el corazón y muestra su alma en cada composición. No se trata de estar en un escenario y solo tocar bien, se trata de dejar en cada nota un fragmento de tu vida, de la belleza que se esconde en lo más simple… tampoco se trata de estar sano o tener una discapacidad, se trata de tener el alma de un verdadero músico.

    Porque estas rejas no me detendrán, tengo sed y pienso calmarla.

Hola, los relatos que publicare no son míos, no escribo, pero soy un muy habitual lector, me gusta leer, me gusta el arte en general, muchos de los relatos que publicare me parece buenos, son de alguien cercano a mi, que me parece que hace buenas historias, pero creo que no lo sabe!. En fin si quieren saber mas de mi, pues adelante, intenten conocerme!.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta