cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Jhon y Nathan
Terror |
12.04.15
  • 0
  • 0
  • 314
Sinopsis

La noche puede ser un peligro, dos amigos serán testigos de ello

Era una noche gélida, el aire azotaba la piel de Jhon y Nathan haciendo que se estremecieran por el pequeño dolor que causaba. Los dos amigos se dirigían hacia un pequeño bar en las afueras dispuestos a tomarse la última copa, pues estaban en las fiestas de su pueblo. Jhon sabía de un atajo, algo siniestro e inquietante puesto que el aire se enrarecía y se volvía más pesado inexplicablemente, la escasa iluminación del camino junto con la tétrica imagen de los esqueletos de los edificios, inacabados y derruidos por el paso del tiempo acompañado de los siniestros cantares de los cuervos, hacían de aquel camino algo escalofriante. Sin darle mucha importancia, Nathan se apresuró a caminar al cual Jhon siguió inmediatamente. Tras unos minutos de camino, Jhon empezó a tener una sensación extraña, parecía que alguien o algo les seguía de cerca, acechándoles en la oscuridad, vigilándoles. Jhon inmediatamente se giró, pero lo único que vieron sus ojos fue la tenue luz distante de su pueblo y el trozo de camino que habían recorrido. Confundido, continuó caminando detrás de Nathan sin darle importancia a aquella sensación pero al poco rato de haberse girado, volvió a tener esa misma sensación que, además, vino acompañada de un susurro casi imperceptible y de exhalaciones en su cuello, esto hizo que nuevamente volviese la vista atrás pero seguía sin haber nada fuera de su lugar. Tocó el hombro de su amigo, el cual dio un pequeño bote ya que esto le cogió de sorpresa. Después de explicarle lo que le paso, Nathan decidió que él iría detrás, acto seguido continuaron caminando. Al poco tiempo Nathan notó que alguien le tocaba y le agarraba el brazo, se estremeció y hecho la vista atrás, seguía sin haber nada , le sugirió a Jhon que se escondiesen en uno de los edificios que había cerca. Una vez dentro empezaban a escuchar pasos detrás de ellos, estos aceleraron el ritmo pero aquello que los seguía también aceleraba, se pusieron a subir hacia la primera planta tan rápido como podían, pero aquella cosa seguía detrás suya cada vez más y más cerca de ellos. En la primera planta, Nathan y Jhon buscaron algo en sus bolsillos que les proporcionara algo de luz, y con ello un ápice de reconforte, Nathan encontró un mechero pero lamentablemente no tenía gas, puesto que horas antes Jhon se puso a gastar el poco gas que le quedaba. Sabían que lo que fuese aquello que los perseguía estaba en las escaleras, esperándoles. Intentar saltar por la ventana era imposible, había amasijos de hierro y cristales que dificultarían la huida, por lo que la única salida disponible eran las escaleras. Se dispusieron a correr de nuevo de vuelta al pueblo sin importar que aquello estuviese bloqueándoles el paso, Nathan tropezó y Jhon fue a levantarle, al levantar la vista en dirección al pueblo, a tres pasos de ellos, allí estaba aquello que los seguía, tenía un brillo en los ojos que no era de este mundo, su cara estaba desfigurada y llena de cicatrices, su cabello era gris como la ceniza y su piel estaba completamente en carne viva, tenía unas garras afiladas que resplandecían a la tenue luz que llegaba. Se fue acercando poco a poco hacia ellos, que, paralizados completamente por el miedo, no realizaban acción alguna. Cuando aquello estuvo frente a sus narices, sugirió una sonrisa tenebrosa y susurró: “No Huyais de mi…”

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • La noche puede ser un peligro, dos amigos serán testigos de ello

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta