cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Jorge Javier y Laura
Amor |
19.03.15
  • 0
  • 0
  • 298
Sinopsis

Jorge Javier y Laura son dos chicos que están en la misma clase. Laura es una niña que llega nueva. Jorge Javier tiene que arreglárselas para conquistar a Laura.

Jorge Javier y Laura

Capítulo 1

Querido diario:

He tenido un gran mes. He conocido a una chica muy simpática. Aunque ya somos novios. Ya sé que llevo un mes sin hablarte, pero te iré informando poco a poco. Uy, me llaman para comer. ¡Adiós!

 

¡Hola! Me llamo Jorge Javier y tengo 11 años. El nombre por el que muchos me llaman, es J. J. He tenido un mes fantástico. Voy a contar con pelos y señales esta romántica historia:

 

Todo empezó un lunes por la mañana…

Estaba en mi pupitre, situado detrás de todo, escuchando las completas explicaciones de mi profesora, Estela.

-Bueno, como podréis ver, esta multiplicación se haría… ¿Cómo se haría Jorge Javier?

Me pilló algo desprevenido porque estaba jugando con el boli, con el que supuestamente ya había centrado mi atención hacía unos 5 minutos.

-Eee… ¿Cuál era la multiplicación?

Estela señaló la operación 2x3 y me quedé en blanco. Ella me había preguntado a mí porque ya me había visto con el boli y sabía lo que yo iba a decir:

-Paso palabra.

-Jorge Javier, no te voy a castigar como muchos profesores hacen, pero solo te pido que pongas tu atención en mis explicaciones, porque son de repaso para el control de mañana.

-Sí, Estela –dije con la cabeza baja.

Entonces, llegó la gran noticia que todos esperábamos:

-Bueno chicos, os voy a presentar vuestra nueva compañera: Laura.

Y fue cuando la vi. Una chica guapísima entró en la clase.

-Laura, por favor, preséntate.

-Sí –dijo en voz baja-. Hola. Me llamo Laura y tengo 11 años. Tengo dos hermanos pequeños: uno de 1 año y otro de 2. Me gustaría conoceros a cada uno de vosotros, y también que alguien me acompañe a conocer el colegio en el recreo.

Estela intervino:

-El que quiera que Laura le conozca y el que la acompañe para mostrarle el colegio, que levante la mano.

Yo, automáticamente levanté la mano de primero.

-Laura, ¿ves aquel niño de atrás de todo?

-Sí.

-Pues va a ser el primer niño que conocerás y te muestre el colegio.

-Me parece bien.

-Si quieres hacer alguna pregunta, hazla ahora.

-La verdad, es que tengo una para el niño de atrás de todo.

-¿Cuál?

-El que me señalaste hace poco.

Volvió a señalarme y preguntó:

-¿Aquel?

-Sí.

-Pues pregunta.

-Antes que nada, quiero saber cómo te llamas.

Me levanté y dije muy nervioso:

-Me llamo Jorge Javier.

-Vale. ¿Te gustaría que me sentase a tu lado?

-Cla… Clar… ¡Claro! ¡Cómo no!

Pero, desgraciadamente, Estela intervino como siempre.

-No puedes sentarte a su lado porque él no te dejará atender a mis completas explicaciones. Te sentarás delante de todo.

Después de 10 minutos de discusión, Laura se acabó sentando delante. Yo no pude hacer nada para impedirlo.

 

Capítulo 2- La nota

En la tercera clase, a las once y media, le pedí a Estela:

-Estela, ¿puedo ir al baño?

-Sí, pero rápido -contestó ella.

Me levanté y pasé por delante de Laura, la persona a la que le iba a dar un papel, pero, cometí un error y se me quedó el papel en el pupitre.

Así que, mi misión no se había cumplido. Volví, me senté y estuve distrayendo a mis compañeros de al lado, que con esto, conseguiría que Estela me cambiase hasta delante de todo, o eso creía yo. Estela, vio mis actos de distracción y me regañó:

-Jorge  Javier, ¿por qué estás distrayendo siempre a tus compañeros de al lado? ¿Qué te pasa últimamente?

-Nada, Estela.

-Jorge Javier, si sigues así, ¡ya no sé lo que voy a hacer contigo!

Y seguimos la clase. En el recreo llegó mi momento de gloria, presentarme a Laura y enseñarle el colegio. Creo que era el más feliz de la clase.

Laura fue a mi pupitre y me preguntó:

-Hola Jorge Javier. Me gustaría conocerte.

-A  mí todos me llaman J. J.

-Vale. ¿Puedes enseñarme el colegio, por favor?

-Claro.

Salimos al recreo y le fui explicando detallada y completamente cada rincón del colegio. Cuando sonó la música, ella me dijo:

-J. J., eres bastante divertido, tienes muchas anécdotas que te han pasado en este colegio.

-Sí, tengo un gran expediente.

Ya entráramos en clase cuando unos niños se peleaban. Laura, que era hasta ahora la chica más admirada de la clase y a la que más caso le hacían, gritó por encima del ruido que se armaba:

-¡Quietos! ¡Sentaos y callaos!

Y los dos niños dijeron:

-Sí, Laura.

Todos, incluido yo, hicimos lo que Laura pidió. Justo cuando me acabé de sentar, Estela entró en clase.

-Coged Lengua.

Mientras Estela se daba la vuelta para escribir una oración, yo aproveché el momento para tirarle una bolita de papel, pero entonces llamaron a la puerta.

Estela ya los reconoció y con una seña les dijo que pasaran. Nosotros no los conocíamos pero se hacían llamar “Los KasKeros”. El que creía que era el cantante, y lo era, nos dijo:

-Bien chicos. Nosotros somos un grupo que va por ahí cantando aunque no somos muy famosos. Hoy hemos venido para enseñaros una canción en la que habrá un trozo en el cual cantéis vosotros, los niños. Antes de empezar nos vamos a presentar. Nos calificamos con motes. Yo soy Roe, este chico de mi derecha Hasi, el chico de mi izquierda Kask y el de la izquierda de todo, Jasteh. Se me olvidó deciros que nuestro grupo se llama “Los KasKeros”. Quiero que tengáis en cuenta que, después de poner bien la canción, os daremos un disco a cada uno con todas las canciones de “Los KasKeros”.

El que se hacía llamar por Hasi le dio al cantante una carpeta que tenía en la mano. Luego empezó a hablar otra vez:

-Voy a pedirle a uno de vosotros que salga aquí y pruebe a cantar la canción.

Me señaló y pregunté:

-¿Yo?

-Sí, tú -me contestó-. Te voy a cantar el trozo que tendrás que intentar imitar:

 

                                     No importa que llueva,

                                     si estoy cerca de ti,

                                     narana nanana.

                                     Si hay nieve o si truena,

                                     si estoy cerca de ti,

                                     narana nanana.

 

Lo canté y admito, sin presumir, ¡que me salió genial!

El grupo se tuvo que ir un rato y Estela aprovechó el momento:

-Ya sé que es repentino, pero Jorge Javier, te cambio a la mesa que está delante en tu fila y la tercera empezando por delante.

-Vale -contesté yo.

 

                                          Capítulo 3-La escapada

Entonces, volvió el grupo cuando estaba dejando mis cosas en mi nuevo sitio. Nos explicaron detalladamente cómo había que hacer y luego, mientras todos los integrantes del grupo “Los KasKeros” estaban distraídos y mis compañeros escribiendo, aproveché y le tiré una bolita de papel a Laura y ella leyó lo que ponía para sí:

Lo que te doy es todo lo que sé, es todo lo que soy.

Y después de que la leyese me propuso:

-¿Nos vamos mientras están distraídos?

-¿Para qué?

-Yo ya me sé el trozo, ¿tú?

-Yo también.

-Pues vámonos.

-Vale.

-También yo te tengo que decir una cosa a solas.

Salimos corriendo y nadie se dio cuenta. Ella, me preguntó cuando ya estaba fuera:

-Lo que te quería preguntar era que si quieres ser mi novio. Nos llevamos muy bien, ando mucho contigo, eres muy guapo y sacas buenas notas. A mí me llega.

-Mi respuesta es… ¡Sí!

Laura se alegró tanto que me dio un abrazo y a parte de eso, ¡también un beso! Me sentí en ese momento el chico más afortunado del mundo al ser el novio de una chica tan guapa.

Aquí ya termina la historia, pero los demás días, fuimos novios y nadie nos podrá separar jamás.

Fin

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Jorge Javier y Laura son dos chicos que están en la misma clase. Laura es una niña que llega nueva. Jorge Javier tiene que arreglárselas para conquistar a Laura.

  • 1
  • 0.0
  • -

Soy una chica agradable, simpática y preocupada por sus amigos. Sueño con ser cantante o escritora.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta