cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Joven emprendedor en India
Reales |
12.05.14
  • 3
  • 2
  • 998
Sinopsis

Conmovedor encuentro en India con un niño de espíritu emprendedor, talante optimista, pero realidad muy triste.

No tendría más de ocho años, pero aquel niño se vestía una chaquetita y llevaba las manos a las solapas de la misma, como acomodandola, después hacía lo mismo con el nudo de su corbata, a todas vista demasiado grande para él.

El niño me había visto de lejos, mi pinta de turista me hacía resaltar, a pesar de la gran marea humana que en ese momento circulaba por  Chandni Chowk,  el mercado tradicional más concurrido de la Vieja Delhi.

Nada más verme se empinó sobre las puntas de los pies y comenzó a llamarme:

-Sir!, sir!

Me acerqué a él, que me tendió la mano y señaló una báscula, después,  en un inglés correcto que ambos entendimos, me hizo una propuesta:

-Sir, le hago una apuesta: yo le diré cuanto pesa sin necesidad de báscula, después, usted se pesa: si yo adivino su peso, con un error de un kilo por arriba o por debajo del peso, habré ganado y usted me dará diez rupias, y si fallo en la predicción, la pesada le saldrá gratis.

Acepté el reto, el chico me baticinó 83 kilos, me subí a aquella desvencijada balanza y acto seguido una sonrisa iluminó la cara del chico. Había acertado de pleno,  Le di un billete arrugado de cincuenta rupias,  entonces pensé, algo se movió en mi interior tras el primer choque pintoresco. Miré al chico, que estaba muy feliz con aquel billete en sus manos.

-Chico, ¿no vas a la escuela?

Él se volvió a agarrar las solapas de la chaqueta para acomodarla, y expresó una sonrisa de auocomplacencia.

-No Sir!, I have my own business!*

Me despedí de él y me alejé de aquel mercado, reflexionando y sintiendo que algo funciona mal en esta sociedad gobal.

 

* "¡No señor!, ¡tengo mi propio negocio!" (he querido dejarlo en inglés, ya que me parece que así refleja la intensidad de aquel momento).

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escritor, viajero, caminante, practicante de Aikido y Meditación Zen

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta