cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
KEANU - Kiannah I
Fantasía |
01.02.20
  • 4
  • 12
  • 369
Sinopsis

Una leyenda cuenta que hace mucho tiempo una joven sacerdotisa del Templo de la Diosa de la Luna se enamoró perdidamente de un peregrino y vivieron su relación oculta a todos durante largo tiempo, hasta que finalmente se descubrió su transgresión. Su amante, en lugar de estar a su lado huyó del lugar dejándola con el corazón roto de desencanto. Ella cayó en desgracia, fue repudiada y expulsada del Templo y de sus tierras circundantes. Nadie la ayudó, excepto una vieja que vivía en compañía de su gato negro, en una pequeña casa de piedra alejada de los caminos, allá en lo más profundo del bosque. La vieja, que era una hechicera oscura, la adoptó como aprendiz. Con el tiempo le transmitió todos sus secretos de magia negra. El que fuera un cándido corazón se había transformado en una maraña de rencor y se protegió rodeándose a sí misma con un hechizo: sus amantes fallecerían después de haber yacido con ella.

 

El día se escurre por las laderas de las montañas, dando a la penumbra una luz especial que contrasta con los últimos rayos de sol que iluminan las cumbres. Keanu no está ya muy lejos del Templo, el destino de su viaje, si bien antes de que oscurezca del todo decide hacer noche en un claro, bajo unos árboles de espesas ramas, cerca de un cristalino manantial y unos arbustos con bayas silvestres comestibles. 

Tras encender un pequeño fuego para su  campamento, tiende las pieles, y se acuesta con un sentimiento entusiasta, pensando en la visita del día siguiente. 

Camuflado con sus plumas moteadas de negro, un hermoso búho le está observando desde lo alto de una rama entre las hojas de un árbol cercano, con sus redondos ojos anaranjados, sin el más leve parpadeo. 

Keanu duerme.

En el mundo de los sueños, ve aparecer a una joven mujer morena, de largo pelo ondulado, ojos negros y encantadora sonrisa que lentamente se acerca al manantial y con sus manos sorbe un poco de agua. Desde allí clava su mirada en él e inclinando un poco la cabeza le saluda. Él le devuelve el saludo, impresionado por su belleza.

Se acerca a paso lento, diríase que deslizándose sobre la hierba, hasta su lecho. Allí de pie, mirándole y con la sonrisa en sus labios, se desprende de la capa y queda frente a él, su cuerpo desnudo apenas cubierto por sus largos cabellos.

El joven no es inexperto en amores, pero jamás pensó encontrar una mujer como ella ofreciéndose a él. Separa las pieles y le ofrece un sitio a su lado.

Los labios que la joven posa sobre los suyos son suaves y tiernos y él no se detiene ante la levedad del beso. Le ofrece los suyos con pasión. Siente las femeninas manos recorrer su cuerpo, mientras sus dedos dejan marcas candentes en su piel, pero no se resiente, desea que esas manos no dejen nunca de pasearse en él.

Keanu vierte en la joven las caricias más apasionadas, con sus cuerpos rozándose bajo las pieles y tomándola entre sus brazos, se sitúa sobre ella para amarla con sus sentidos exaltados. La estremece con mil palabras dulces corriendo por sus oídos. Enternecida y exaltada a la vez, sus ojos negros de intensa mirada le sonríen y le invitan a internarse en su ser. 

En el ardor de sus movimientos, no puede ver que el joven cuerpo de la morena dama sufre una metamorfosis debajo de él. La piel de la hermosa joven se cuartea, el pelo se convierte en mechones descoloridos y su boca se abre como un pozo oscuro, emitiendo unos suspiros infernales que se convierten en una risa desquiciada e inaudible. Keanu cede su semilla a ese casi polvoriento cuerpo sin darse cuenta del cambio. Y ésta empieza a recomponerse, convirtiéndose de nuevo en la bella joven. 

—Vuestro espíritu es hermoso, Keanu. —Son las únicas palabras que pronuncia ella tras amarse.

—Rgrasaré al anochecer. ¿Volveré a veros? ¿Cómo os llamáis? ¿Me esperaréis?

Las preguntas quedan con la respuesta en el aire.

Se duermen, por fin, abrazados y satisfechos.

Por la mañana, Keanu despierta solo. No hay rastro de aquella joven. Si fue un sueño, fue un increíble sueño. Pero puede ver los surcos dejados por los dedos de la mujer en su pecho y por las leyendas contadas por los ancianos, teme haberse cruzado con la Hechicera que habita lo profundo del bosque. Lo que no entiende, si ha sido así, es porqué lo ha dejado con vida.

Con el petate a la espalda, y sus dudas en la mente, continúa el camino hacia el Templo de la diosa de la Luna.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta