cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
¡LA AUSENCIA DE DIOS!
Reflexiones |
26.02.15
  • 1
  • 0
  • 751
Sinopsis

Porque este Dios, es Dios nuestro eternamente y para siempre; Él nos quiera aún más allá de la muerte (salmo 48:14) Los que amamos a Dios tenemos que orientar a nuestros semejantes hacia la oración, que nos nace de una profunda fe. Que lleva al amor, y desemboca siempre en el servicio al prójimo, ya que necesita la esperanza de saber que Jesús nos ama. Necesitan la verdad de sus palabras, necesitan aprender que nosotros le servimos que servimos a los que no pueden devolver el favor; al fin y al cabo nuestra relación con Dios se apoya en ese mismo principio. Dios satisface las necesidades que aquellos que no tiene posibilidad alguna de pagarle.

El hombre de Dios actúa como El

Para las que somos pobres materialmente, les digo que la pobreza significa libertad algunos ricos en cambio, llegan a ser esclavos del dinero y de sus propiedades el dinero tarde  o temprano, termina por dominarlos.

La pobreza espiritual es mucho más grave que la pobreza material, existen millones y millones de personas que sufren una pavorosa soledad, un vacío de la presencia de dios, se siente solos porque no lo han buscado, y dios estará con nosotros;  si nosotros estamos con el . Hay mucho dolor en el mundo, muchísimo. Dolor que proviene del hambre, de falta de hogar, de toda clase de enfermedad: pero estoy convencido de que el sufrimiento mas grave,  la pobreza más dolorosa es la que  proviene de la soledad,  de la ausencia de nuestro amado señor en nuestra vida; de no tenerlo para contar con Él. Me he convencido de que no sentirse amado por estar alejado de Dios es la soledad más grave que un ser humano puede experimentar en la Vida. En nuestros días se han descubierto medicinas para casi todas las enfermedades, pero los que están enfermos de la falta de Dios y sufren soledad necesitan corazones que los amen. Es muy importante que nos demos cuenta de que el amor para que sea autentico tiene que doler; Jesús sufrió por nuestro amor, le dolió nuestro amor y para estar seguro de que recordaríamos su gran amor por nosotros se hizo pan de vida, para que satisficiéramos nuestra hambre por su amor nuestra hambre de Dios para que no olvidemos que hemos sido creados para amar. Que el amor sea sincero, en el amor entre hermanos demuéstrese cariño unos a otros. En el espíritu seamos fervorosos y sirvamos al señor, tengamos Fe y Esperanza, en las pruebas seamos pacientes, oremos, alabemos a Dios constantemente y compartamos las necesidades de otros cristianos, alegrémonos con los que están alegres y lloremos con los que lloran, vivamos en armonía unos con otros, no devolvamos mal por mal, perdonemos para ser perdonados, hagamos todo lo posible en cuanto a nosotros dependa poco amar y vivir en paz con todos.

Señor ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes, y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles. Si me das fortuna no me quites la razón, si me das éxito no me quites la humildad, si me das humildad no me quites la dignidad, ayúdame a ver la otra cara de las cosas, no me dejes culpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.

Enséñame a querer a la gente como a mí mismo, y a no juzgarme como a los demás. No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación del fracaso; más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia  que precede al triunfo.

Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y no de debilidad, y que la venganza es una señal de bajeza, si me gusta el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso.

Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme; y si la gente me ofende dame valor para perdonar.

¡Señor! Si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí, y déjame saber que quieres de mí; déjame entregarte mi corazón para que lo llenes con tu amor, dame tu paz para que la comparta con quien no la tenga. Y por último anda conmigo para que nunca me aparte de ti.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta