cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La bestia de afuera.
Varios |
20.10.15
  • 0
  • 0
  • 1502
Sinopsis

Un cuento corto que llego a mi reflexionando sobre el niño que llevo dentro y la persona horrible que he sido durante todos estos años. Un dato curioso es que el cuento esta adaptado a una pesadilla que tenia a diario cuando era niño. Saludos y espero lo disfruten.

La bestia de afuera.

Un sueño recurrente asusta a un pequeño niño, sin razón de ser, sin explicación alguna. Una pesadilla susurra una canción de cuna y el miedo acaricia sus parpados. 
Se recuesta en el sillón y se entrega al miedo; él tiene por sabido que la apacible soledad de la sala se volverá una turbia prisión de la que nadie puede salvarlo; pero aun así, con sus rodillas temblando, decide entregarse al destino. 
Cierra los ojos; suspira el nombre de una persona que aún no ha conocido pero que sin dudas es parte de sus recuerdos. Y allí esta; de nuevo en el mismo lugar.
Una habitación de cuatro paredes y cuatro ventanas; un paisaje gris sin flores o cielos azules; un enorme reloj marcando el tempo de su corazón; una gran puerta maltratada y con ángulos deformes; una lámpara descompuesta que cuelga del techo. 
La luz se vuelve obscuridad a medida que el miedo logra abrazarlo. 
Él en el centro; recostado en su cama, envuelto en su cobija, con una vieja biblia bajo su almohada; observando su respiración convertirse en niebla y sus lágrimas en insípida desesperanza. Sabe que ya no hay salida, el pequeño puede sentirlo. Sabe que todo será igual hasta que tome una decisión. Pero el miedo domina su alma y la inseguridad ya se ha convertido en el grillete que abraza su tobillo. 
Otra vez sale de la cama, ya conoce aquel lugar y adentro siempre es seguro. Siente sus pies congelarse de frío y convierte su cobija en una capa. Se acerca a la ventana y puede verlo. Al otro lado del cristal su vida pasa de a momentos. Su familia está allí. Sus amigos ríen. Sus cumpleaños vuelan, sus momentos se consumen. Todo está allí, excepto él. 
Su vida pasa como una historia vacía de sentimiento ante sus ojos, su cuerpo envejece como una vela que se consume. Los recuerdos se vuelven cenizas y su corazón esta obscuro. Algo ha usurpado su lugar.
Afuera un sujeto horrible juega con sus juguetes; una criatura humanoide cubierta de cabello blanco lo despoja de su lugar en la mesa; grandes colmillos desgarran su torta de cumpleaños; monstruosas garras destruyen sus regalos; enormes ojos blancos lo observan con furia desde afuera. Su familia cría a una bestia que se hace pasar por él; una sombra horrible a la cual el mismo dejo tomar su lugar. 
La criatura sabe que el niño lo observa y con una gran sonrisa en su rostro despedaza a su familia. Miente y engaña; se divierte abusando de ellos. Se fortalece con sus lágrimas y la esperanza que se quiebra a sus pies. De a ratos mira al muchacho, se acerca al cristal y lo lame con su asquerosa lengua, saboreando el miedo de adentro. Ronda la habitación cual león esperando su comida a sabiendas de que la presa se oculta allí. Sabe que dentro de aquella pequeña jaula se encuentra su objetivo.
De vez en cuando el hedor de las lágrimas y el temblequeo de los huesos del niño impacientan su hambre y el pequeño puede oír esas enormes garras rasguñar la puerta, desgarrando la madera. 
Sabe cuál es su deber, pero su alma está paralizada. Adentro es seguro, pero no hay armas que lo defiendan luego de abrir la puerta. ¿Quién podría culpar su falta de coraje? Si solo se queda a observar como aquel raudo lobo blanco consume su preciada familia. ¿Cómo puede combatir algo que el mismo creo para ser devorado?
Vuelve a la cama y se oculta bajo su cobija, toma su biblia y busca paz; refugio en la penumbra. Pero allí dentro no hay tal cosa; no hay salida de emergencia y tampoco amigos imaginarios que le brinden una pizca de fe. Allí solo hay una puerta de ángulos deformes que implica su propio sacrificio; enfrentar la verdad absoluta por haber creado aquella bestia que de manera violenta y despreocupada consumía su vida.
Tapa sus oídos, pero los gritos y los sollozos no dejan de llegar. El aire se vuelve toxico y sus lágrimas lo ahogan. El miedo evoluciona en ira y el deseo de corazón de que todo termine de una vez lo domina. El niño se convierte en hombre y ya no quiere cargar una cruz de culpa propia. ¿Es el deseo correcto o debería hacerlo por heroísmo?
De un momento a otro el silencio lo domina todo, solo el tic tac que marca su pulso se mantiene fuerte.

“_Si, es tiempo de detener esto”.

Sales de la cama, dejas caer la cobija al suelo y arrojas tu biblia contra el reloj. Caminas rápido hacia la puerta y con los ojos llenos de ira tomas el picaporte. Sabes que serás destrozado, sientes la respiración excitada de la bestia esperándote, puedes oír las garras acariciando la madera con cierta satisfacción. Saboreando cada pedazo de tu alma.

_¿Cuánto más dejaras esperando a la bestia que has creado?

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Atrapado, mas bien.

    Soneto, expresando el deseo por una persona; en todo su significado

    El cruce por la calle con una estrella... una de esas sonrisas que son un mimo al alma; pero que son solo un momento.

    Un poco de mi, del tipo de persona que soy... y que quizas, todos somos un poco.

    Nada mas que un encuentro fortuito en mi vida.

    Ultimamente me cuesta mucho escribir. Tantas cosas atosigandome y mi propia autocritica me tienen inmerso en un bloqueo... Pero igual les dejo esto.

    Este no necesita mucha descripción. No es mas que uno de esos dias en los que preferimos escondernos entre las sabanas.

    Algunas palabras de amor a distancia y extrañeza.

    Relato recientemente escrito, espero que lo disfruten y sus criticas constructivas.

    Un cuento corto que llego a mi reflexionando sobre el niño que llevo dentro y la persona horrible que he sido durante todos estos años. Un dato curioso es que el cuento esta adaptado a una pesadilla que tenia a diario cuando era niño. Saludos y espero lo disfruten.

  • 33
  • 4.51
  • 300

Sobre mi no hay mucho que decir; soy un tipo solitario al que le llegan los relatos como sueños o reflexiones que tengo conmigo mismo por la calle. Escribo desde la primera vez que me enamore y la vida me ha vuelto demasiado escéptico para seguir siendo romántico.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta