cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La búsqueda
Suspense |
22.08.15
  • 5
  • 0
  • 1071
Sinopsis

Un relato que escribí hace un tiempo ya y cada vez que lo leo le termino agregando algo más.

Tomo la botella por el pico y de un solo sorbo bebió prácticamente todo el contenido.

-No creo que eso sea una buena idea- dijo ella, mientras él seguía tomando.

-Es para juntar valor, además creí que estabas acá para ayudarme.

-Y eso es exactamente lo que estoy haciendo.

-No parece- tiro la botella ya bacía al suelo –vamos.

Era una noche bastante oscura y la calle se veía solitaria. Llego hasta la entrada de una gran casa y se detuvo.

-Llaves- dijo ella, y el saco de su bolsillo unas llaves con las que logro abrir la puerta muy fácil y rápidamente, dio unos pasos en su interior.

-Alarma- dijo ella.

El la miro por unos momentos extrañado, y ella apunto con el dedo a un pequeño panel sobre la pared.

-Alarma- repitió.

El se acerco velozmente, saco un trozo de papel de su bolsillo e introdujo una serie de números en el panel que tenia anotados, un leve sonido informo que ya se encontraba desatibada.

-Vez, estoy ayudando- dijo con una sonrisa.

Comenzó a recorrer la casa hasta llegar a una habitación cerrada, aunque se veía luz salir por debajo de la puerta.

-¿Esta?- pregunto él, ella asintió con la cabeza.

Con una patada abrió la puerta, dentro, un hombre notoriamente mayor sentado en una silla de ruedas, se sorprendió y asusto hasta casi caer al suelo.

-Creo que lo mejor ahora seria atarlo, ¿No te parece?- dijo ella.

-No creo que eso sea realmente necesario.

-Mejor prevenir que curar.  

Ato al hombre, quien no decía nada, con una pequeña sabana a la silla donde se encontraba postrado. Se agacho a su lado, apoyando sus manos en las piernas del hombre.

-Ya sabes lo que quiero, no hagamos esta situación más difícil- el dijo con vos autoritaria.

-Realmente no se a que se refiere- dijo el hombre casi llorando.

-Está mintiendo- dijo ella muy tranquilamente.

El se levanto y la miro.

-¿Y que se supone que haga?- le pregunto el

-Obligarlo.

-¿Cómo?

-En la cocina debe haber bastantes cosas que pueden ayudarte, cosas filosas.

El se le quedo mirando por unos momento, y salió de la habitación, unos momentos después apareció con un gran cuchillo y la volvió a mirar a ella, quien con su dedo hizo un movimiento en su cuello, el al ver  esto acerco el cuchillo hasta el cuello del hombre atado, y apretó tanto hasta que una gotas de sangre comenzaron a emanar de su cuerpo, el hombre solo sollozaba en silencio.

-¡Donde esta!- grito él.

-Las rosas, el rosas- respondió llorando.

Se levanto y la mira a ella, quien estaba sonriendo, y con un dedo señalo una parte del jardín cubierta de rosas que se ve desde una ventana.

Primero arranco con sus manos todas las rosas del lugar y cuando que solo tierra descubierta, comenzó con una pala a remover la tierra.

De pronto sintió como su pala golpeaba algo, se detuvo, y se agacho, con sus manos removió la tierra hasta encontrar una gran bolsa plástica, levanto la cabeza y la miro, ella estaba sonriendo. Abrió muy lentamente la bolsa, revelando el cuerpo sin vida de la joven muchacha.

-Y allí estoy, finalmente- miro al hombre –gracias.

El hombre se sentó a su lado viendo el bulto muerto, al fin la había encontrado, al fin no necesitaría más de su ayuda, la había encontrado.

Se quedo sentado solo y en silencio en el suelo, todo había terminado para él, y ella podría descansar en paz ahora.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 64
  • 4.7
  • 101

Chistes sexuales, faltas de ortografías, y poco talento garantizado en cada relato.-

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta