cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
La búsqueda III
Fantasía |
10.06.15
  • 5
  • 0
  • 1246
Sinopsis

      Todo quedó en silencio, Juan no podía apartar la mirada de los ojos de aquella chica que lo miraba sin ver, que lo abducía y lo atraía hacia ella. Un murmullo casi inaudible empezó a oírse a su alrededor, un sonido casi mágico que salía de las bocas de esos seres, una música sin palabras, una melodía entonada con sus labios sellados. Pero él no podía apartar la mirada de aquellos ojos. 

 

      De repente todo volvió a quedar en silencio. Entonces pudo desconectar su mirada, para poder ver que a su alrededor todos lo miraban con una sonrisa, con una paz que lo tranquilizaba, a pesar de no saber que estaba pasando. Por primera vez se miró sus pies, habían cambiado, se miró las manos, un tono verdoso cubría su piel, ahora su piel era como la de aquellos seres. Se tocó las orejas, puntiagudas como las de aquellos seres. Se tocó la cara, parecía que seguía igual, ¿sería verde también? Se levantó la camiseta, todo verde, era verde, se había convertido en uno de esos seres. Y no se había dado ni cuenta.


      Mientras se observaba a sí mismo, todos guardaron silencio. La muchacha lo miraba, esperando a que terminara, cuando Juan se dio cuenta, paró en su investigación y volvió a mirar a la muchacha. 


      - Ya eres uno de los nuestros. Eso quiere decir que estabas preparado para serlo. Antes que tú vino tu abuelo Pedro, él nos ayudó en nuestra búsqueda. Ahora necesitamos tu ayuda. Él sabía que volveríamos a reclamar su presencia, y nos ofreció su alianza eternamente mientras viviera. Gracias al don que se llevó vivirá muchos años más. Pero supongo que la edad de los humanos no es la misma que la nuestra. Vuestros años son más rápidos que los nuestros, y sabiéndolo, él te habrá mandado a ti.


      - Mi abuelo nunca me dijo nada. Ni siquiera me habló de vosotros. No sé porque estoy aquí.


      - Tu abuelo era un chico muy sabio. Seguramente te habrá formado en los pájaros, si no fuera por eso no habrías encontrado la pluma, y no estarías aquí. 


      - Sí, me gustan mucho los pájaros, él me enseñó a observarlos y a diferenciarlos.


      - He aquí el motivo por el que te encuentras aquí. Pedro nos lleva en su sangre, y su sangre está en ti, por eso eres un Dríade. Por eso te has convertido, ahora eres parte de nuestro pueblo. Ahora sentirás lo que nosotros sentimos. Tendrás nuestras habilidades, que te serán muy útiles para la búsqueda.


      - ¿Qué es eso de la búsqueda? ¿Y para qué me queréis a mí?


      - Todo a su debido tiempo Juan, debes ser paciente, tenemos muchas cosas que explicarte, y que enseñarte. Debes aprender a controlar tus nuevos dones y no podemos perder ni un momento. Lo primero es lo primero. Vamos a celebrar un banquete por tu llegada, mientras lo preparan te enseñaré nuestro pequeño reino.


       - Me suena mucho este sitio, pero no sé dónde está exactamente.


       - Vivimos detrás de la casa de tu abuelo, más allá del pozo de agua.


       - Mi abuelo nunca me dejó ir allí, no sé porque lo reconozco, es como si ya hubiera estado aquí.


       - Eso es porque ya has estado. 


       La muchacha se dio la vuelta y empezó a andar, Juan la siguió con resignación, pero aún tenía otra pregunta.


       - No me has dicho tu nombre.


       - No te lo he dicho porque ya lo sabes. Mira dentro de ti.


      Con sorpresa Juan se dio cuenta de que sí que lo sabía. Así que decidió no preguntar más y seguir a Arien hasta donde quisiera llevarlo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 53
  • 4.74
  • 28

Me encanta el olor a libro nuevo. Cuando abro uno lo primero que hago es olerlo. Alguna vez me gustaría abrir uno con mi nombre en la portada.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta