cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La caja boba y yo
Reales |
22.10.14
  • 0
  • 0
  • 813
Sinopsis

Ésta tarde mi jefe decidió alistarme a las colas del paro, lo asimilé con desilusión y pensando; Mira, al menos no desentono con el panorama del país donde vivo. Después de muchísimo tiempo pude acomodar mis nalgas en mi sofá, liarme con torpeza mi porrito de marihuana, comprarme unos tercios de cerveza en el supermercado y ver la televisión.

 

Me quedé hipnotizado, hechizado por los programas que pasaban, vi series americanas que ya las había terminado de ver por internet, películas alemanas tan dolorosas para mi vista como una patada de Roberto Carlos en mi escroto.

 

En medio de mi zapping hechizado pude ver a un grupo de carroñeros, de buitres comandados por un gordito resultón que tiene el aspecto de un oso panda, una señora arrugada y con la voz chillona, un hombre con una frente tan prominente que podría destruir paredes a cabezazos y un calvito musculoso que tenía más cara de drogadicto que de periodista, destripando sin piedad la vida de los famoso y regalando clases de moral y decencia. (Aquél calvito me hizo reír ya que se parece a un anime que veía, Kid Músculo)

 

Los minutos le daban muerte a las horas y mi fascinante atracción  por esa caja boba no disminuía, estaba absorto, supongo que me sentía culpable de haber perdido el embrujo por la televisión que intentaba resarcirme.

 

Seguía haciendo zapping, entretenido... pero por casualidades de la vida el mismo día que me despiden hacen un estreno estelar de un programa, Adán y Eva.

 

Mi perplejidad llegó a rincones insospechados, pensé que realmente lo había visto todo, pero no, si no les bastaba con reunir a un puñado de personas incultas, con menos léxico que un trozo de perejil, con menos luces que un frigorífico cerrado, a golpe de bombo y platillo estrenaban el gran hermano en bolas.

 

Un grupo de chavales que andan desnudos por una isla, hambrientos por fama y dinero, dispuestos a vender su dignidad y sus escasos valores por un puñado de euros, como si no tuviésemos bastante con los grandes pensadores españoles de la actualidad: Rafa Mora y Esteban "el tete".

 

Pero como toda persona que disfruta de su doble moral, escuché las conversación de aquellos jóvenes desnudos en el cual uno usaba el termino polivalente, no puedo negar que aquello me asustó pero no más que a la avispada muchacha que pensaba que El Manzanares era un familiar de uno de los participantes.  Me esperaba que la respuesta del chico iba a ser: sí polivalente, del latín policía valiente, pero no fue así y mi fe en aquella juventud regresó.

 

Después de disfrutar del despliegue de dicción que estaba al nivel de una ameba y de la exhaustiva manera de gastar el prefijo súper, fui testigo de una tertulia sosegada y  enriquecedora, un grupo de señoras, creo que vi un señor o no sé si era una señora gorda debatiendo sobre el formato tan filosófico y metafórico que era el programa.

 

Hablando de lo natural que era ver a unos chavales corriendo desnudos por la playa y que era un paso evolutivo y que la desnudez no tiene que ser taboo. Me puse a pensar en aquello y realmente es admirable la templanza de esos muchachos de poder hablar cara a cara con una mujer desnuda y no tener el falo mas duro que el mástil de una bandera, a lo mejor estaban atiborrados  de bromuro, pero creo que eso sería especular demasiado y desprestigiar la templanza de estos jóvenes.

 

Pero claro, hablar vestidos es antinatural, así que chicos andar con vuestro cíclope libre y bailando al viento e intentar encontrar el amor verdadero, sin prejuicios, es normal, la culpa es de nuestra sociedad tan corrupta que ha inventado la ropa !MALDITA ROPA QUE NOS HACE ANTINATURALES HOSTIAS!

 

Mi único alivio fue ver que no pusieron de participante a los integrantes del debate, si no el programa tendría que llamarse: "Adan y Eva la conquista entre arrugas"

 

Pero es normal, nadie podría tragarse aquél bodrio si los participantes fuesen vestidos y las chicas no pudiesen mostrar esas nalgas y esos senos perfectamente esculpidos, ¿Será un nuevo plan del gobierno el programa Adán y Eva? Distraer a la juventud para que no recuerden que somos el primer país en paro juvenil, no me imagino a Rajoy corriendo desnudo por Moncloa gritando y sintiéndose un Adán, pero bueno, la buena noticia se la llevan los pajilleros en los que me incluyo con el novedoso formato que llega a nuestras pantallas españolas.

 

No hay nada más democrático que la televisión y pude a ver cambiado de canal, pero esos senos tan bien ubicados, tan inmunes a la gravedad nublaron el poco juicio que aún me queda, 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Me refugio escribiendo, intento aislarme de la realidad y jugar a ser Dios en mi mundo. akumajzp.blogspot.com.es

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta