cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La cama vacía
Amor |
09.09.12
  • 4
  • 5
  • 2002
Sinopsis

Soy madera. Esperando que las manos precisas me liberen.

Me gusta dormir con la ventana abierta. De pequeña no podía soportarlo. Pero ahora me gusta sentir a esa luna despistada que se cuela sobre mi piel. Así recibo el olor del bosque y me duermo con el murmullo de la madera en mi cabeza.

  Me dedico a tallar madera. Es un oficio que heredé de mi abuela. Solía pasar los largos veranos con ella y aprendí a esculpirla y a pasar el tiempo. A veces tengo la cabeza tan llena de cosas que necesito vaciarla. Y la madera me ayuda. Elijo un trozo, lo estudio, lo observo y luego lo libero. Tienen alma ¿sabéis?, los trozos de madera poseen vida propia y cada cuál elige su destino si tiene la suerte de dar con las manos apropiadas. Unas manos que la liberen.   He tallado peces, árboles, lobos, osos, gansos, personas...niños pequeños, mujeres alegres, hombres borrachos. He tallado el lamento del viento y la laxitud de este otoño que comienza. La cadencia de la primavera y las prisas de un verano que tarde en irse. La seriedad del invierno. He tallado besos, también despedidas. También he tallado aromas y la caricia de la luna sobre mi piel desnuda. Pero mi obra maestra sin duda es mi cama.   Un día vi un árbol derrumbado, era un anciano que pertenecía al bosque. Era inmenso y yo tallo cosas pequeñas. Pero me sedujo y yo no pude escapar a sus palabras: "libérame y a cambio te prometo que nunca te sentirás sola". Me costó la vida transportarlo a casa y comencé a trabajarlo. Me hice mil heridas y transcurrieron más de cien noches. Pero al final, ese amigo milenario se convirtió en mi cama.


 

En cuanto me tumbé sobre sus huesos me sentí segura. Me sobraba todo y cualquier abrazo me resultaba demasiado asfixiante. Me gustaba extender mis brazos y mis piernas y aquel árbol anciano cumplió su promesa, pues nunca más me sentí sola.   Pero un día tocaron a mi puerta. Era un hombre cubierto de sol. Olía a viento y a mar. No soy amiga de recibir visitas, mi trabajo me absorbe por completo....pero me perdí en sus ojos y le invité a un café. Tallo madera, yo tallo madera. Pero confieso que en sus brazos me libero. Y me siento madera. Espíritu que se libera gracias a las manos apropiadas.   Sentí cierto pudor la primera noche que compartió mi cama. Mi viejo amigo milenario se resintió y crujieron sus huesos. Y cuando ese hombre dorado se iba antes de que surgiera el primer rayo de sol, sentía la caricia del alma de madera. "No te preocupes pequeña, no estás sola". Al principio esa caricia me arropaba y yo me dejaba envolver por la canción de su voz marchita. Pero pronto eso ya no fue suficiente.   Me he acostumbrado al sonido de un corazón sobre mi espalda. A esa mano que me libera de todas las pesadillas, al sonido del aliento sobre mi nuca. Su aliento. A la batalla impetuosa que se libra cada mañana, cuando sus ganas y mi deseo se funden en uno. Y no hay sonido más hermoso que el jadeo final de los que se aman. Me he acostumbrado a los besos tibios que preludian la necesidad de sentir que nuestra piel se funde, se agita, se altera. Al agua que nos baña, a la luna que nos cobija. A nuestros cuerpos hermosos henchiDos de placer. Al sonido de las caricias.   No me he enfadado con mi amigo milenario por haber incumplido su promesa. Hay fuerzas que doblegan voluntades y su abrazo inmaterial se ha rendido al calor del abrazo de mi hombre dorado. A veces gime y cruje para recordarme que sus huesos siguen ahí, soportándome. Y yo sonrío, con las ventanas de mi habitación abierta, con la pálida luz de la luna bañando mi piel desnuda y con la sensación de que cada vez que te vas, mi cama está vacía. 
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Es fantástico. Imaginé al genio de la lámpara. Es muy dulce la personificación de los elementos naturales y muy concreta la analogía con la realidad. Un saludo
    ¡Qué bien armonizas los ofrecimientos más simples que nos pueda ofrecer la Naturaleza con la más primitiva doctrina de lo Bello! Con cuanta delicadeza nos haces soñar desde un simple tallo de madera con las innumerables "existencias" que se esparcen en torno nuestro. Y luego nos abres la puerta al más auténticos de los testimonios: el amor que llega cubierto de sol... "Se conoce que" (jeje, en mi familia había una parienta de Palencia) en tu orden físico viven los mas sensitivos y temblorosos requiebros que inspiran la pasión. En efecto, leyéndote, creo oír "de las caricias anheladas, su sonido más gozoso"... ¡¡¡¡Ay Laura, Laura, que me vas a volver loca a mi Vy- que también te lee- y me va a devorar!!! Besoteeeeeeeessssss (volvemos otra noche a leer más)
    Estupendo escrito. Has hecho que me envuelva en ese halo de cuentos de almas hasta el final. Muy bueno, y original :)
    Escribe tus comentarios...Que preciosidad. Una historia que desborda magia, la magia del amor. Desprende esa calidez propia de la madera, y sueños de fruta fresca. Me encandiló.
    Me ha encantado el relato.Tiene un aroma a tierno cuento de hadas que acaba con algo erótico. Oye me ha hecho recordar por ahí que Miguel Angel también creía que los bloques de mármol tenían alma y que el no fabricaba las formas de sus estatuas, simplemente le daba a las almas el cuerpo que querían.
  • Final de la obra. Hoy me apetecía compartirlo... espero arrancaros unas sonrisas!

    Escena de "Perdona, pero no me he enterado de nada..." una obrita cómica que estrenamos en abril. ´Se trata de aportar los puntos de vista dentro de una relación...

    Emma conoce el secreto para mantener oculto el miedo...

    Soy madera. Esperando que las manos precisas me liberen.

    Justo es terminar la escena del otro día. El otro fragmento y este, componen el segundo acto de NOCHE. La obra completa está publicada aquíy su lectura resuelve el misterio del tañido de las campanas. Sin duda el trabajo más duro al que me he enfrentado.

    El año pasado participé en un documental sobre la guerra civíl. Días enteros escuchando testimonios de la última generación que vivió la guerra. Niños que hoy son ancianos. "No podíamos llorar" fue la frase que más escuché durante esos días. Y de ahí surgió Amelia, llanto para aquellos que no pudieron llorar.

    A veces el viaje más largo es la distancia entre dos personas. Hoy hace un año que comenzamos a montar Noche. Esta es la escena del rey y la reina. No puedo evitar recordarla...

    Una historia sobre secretos, piedras y la importacia de ver.

    Hace algún tiempo, me pidieron que escribiese el guión para un corto. De ahí surge "Cariño". Me he planteado si darle otra forma, pero creo que publicándolo tal y como lo escribí (con las acotaciones para la cámara) se entenderá mejor...

    Amor omnia vincit El amor todo lo vence (San Agustín)

  • 58
  • 4.58
  • 131

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta