cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La cámara
Drama |
17.01.15
  • 3
  • 10
  • 1004
Sinopsis

La fotografía a veces puede llegar más rapido a lo real que la misma realidad.

Con rostro alegre Ramón se sentó en el frío suelo y empezó a conversar con Carlota. Ella, como siempre, muy callada, se limitaba a escuchar el torbellino de palabras que este soltaba por su boca.

- ¿Sabes qué? Me he comprado la cámara de fotos de la que tanto hemos hablado. Por fin me he decidido. Me he apuntado a una academia y todo. Me la he traído, mira, ponte que te hago una foto, ya verás que novio más artista tienes.

Carlota posó como si de una estatua se tratase. Ramón sacó varias fotos hasta que le pareció que había captado todo el abanico que su belleza abría para el.

- ¿Te gustan? – le preguntó enseñándole las que más le habían gustado. – Me quedo con esta, resalta tu elegancia, tus… tus…

Por un segundo, Ramón creyó que podía seguir fingiendo, por un segundo. Las fotos habían sido demasiado, habían conseguido lo que la realidad no pudo por mucho que se esforzara. El flash había abrasado la venda de sus ojos. No pudo aguantarlo más y se fue corriendo, sin ni siquiera despedirse, dejando a Carlota allí plantada.

Al volver a casa, con lágrimas en los ojos tiró las fotos y la cámara a la basura, y se encerró en su cuarto. Su padre al ver que tiraba una cámara tan cara, se dispuso a gritarle y echarle una bronca por no valorar lo que cuesta el dinero, pero entonces vio las fotos debajo de esta y su incipiente grito de rabia se transformó en un lloro de angustia. Su corazón lloraba tan intensamente que su cerebro yacía arrodillado ante este, disculpándose por ser incapaz de encontrar una razón para consolarle.

Cuando Verónica, desde la cocina, oyó los llantos de su marido, se le cayó el plato que tenía en las manos al suelo y fue corriendo a buscarle. Jamás le había oído llorar. Lloraba como un niño. Lo encontró sentado al lado de la basura, apoyado contra la pared, con espasmos que recorrían todo su cuerpo. Le abrazó con un cariño maternal y le preguntó qué ocurría. El, incapaz de articular palabra, le señalaba la papelera con un dedo tembloroso. Confusa, Verónica echó un vistazo dentro.

- Aquí solo hay una cámara de fotos, cariño. No sé que pinta aquí, pero…

Su voz se congeló. Las había visto, ocultas bajo la cámara. Las fotografías. Soltó las manos de su marido de golpe y fue corriendo envuelta en un manto de lagrimas hacía la habitación de su hijo. Todas las fotos eran iguales. El mismo cielo, el mismo suelo, la misma tumba.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • que triste, muy bien matizado te pone en situacion y te deja con angustia
    Lo voy a dejar aquí, Juan. Creo que ya he dado mis razones. Saludos.
    precisamente para eso estaís vosotros ahí, para recordarme lo malo que soy. Confio en que no todo el mundo piense como tú. Porque yo me lo paso bien cuando escribo, y es más, me gusta lo que escribo, me divierte. No tengo afán de transcender, sólo de contar situaciones, aunque no te parezcan originales, ni interesantes, ni bien contadas. Y, si, sólo he dado un cinco a un relato que se me antojó excelente. Y lo hice encantado, la verdad.
    La mayoría de tus valoraciones (no solo de mis relatos, de los de mis compañeros también) suelen ser 2 o 3 estrellas. Si tu dices que realmente lo haces de verdad, sin ningún tipo de plan oculto (subir en el ranking, por ejemplo), entonces mi conclusión es que tienes un alto nivel crítico hacía los demás, completamente lícito, pero un muy bajo nivel de autocrítica, ya que tus relatos, como tú mismo has reconocido, dejan bastante que desear. Así que algo falla aquí, ¿no crees? Hasta la próxima, Juan.
    y, lo he pensado y tienes toda la razón. Es cierto que no prentendía que fuese original, pero me hizo pensar, y te lo agradezco. Seguro que podía haberme esforzado más. Y, siguiendo el mismo razonamiento, prefiero dar notas a los demás que me parecen acordes con lo que me ha parecido, que no darlas. Creo que lo mejor de la web es el sistema de puntuación, porque, si se usa bien te exige. Y, por último, perdona la brasa que te estoy dando, simplemente la mia es una opinión, que, en serio lo digo, puede ser totalmente errónea, sólo soy un aficionado. No hay que tomarme muy en serio.
    Pero a ver. Estás confundido conmigo, de verdad. Primero mi nombre es real, no inventado. Segundo, no busco gresca, te lo aseguro. Tercero, te he dado un dos, que es una nota baja, pero no horrible, es más, si hubiera podido le habría dado el 2,5, aprobado, porque, de verdad, me parece que está bien escrito. Pero la historia simplemente no me convence. Vale que en ocasiones alguien puede no querer afrontar la realidad, y entonces cuesta verlo, pero lo que planteas me ha parecido forzado buscando el giro final. Quizás la gente, en general, da mejores notas, pero a mí me parece que es más honesto ser sincero. Creo que es lo que de verdad es útil. Ayer dijiste que mi relato era manido (sigue)
    Gracias por tu comentario, juan ruiz. Por cierto, no me interesa subir posiciones en el ranking, solo me interesan los comentarios de lectores y escritores que tengan algo que aportar, sin importar el número de estrellas. Tu no eres de uno de ellos, juan ruiz. ¿O debería decir Edith? No sé... Saludos y espero que te sientas bien contigo mismo/a por lo que estas haciendo.
    Esta bien escrito, pero no me convence demasiado la historia.
    Muchas gracias, Ricardo. Saludos.
    Buenísimo. Me has mantenido en tensión durante todo el relato, bien logrado. Y luego ese final asombroso y enorme. Un gran relato. Un saludo.
  • Primera parte.

    Es un juego (primer capítulo).

    Primer capítulo del relato. 1/10

    Un relato sobre nadie.

    Primera parte del relato.

    Un relato del verano más frío

    Primera parte de un relato que nace ya perdido.

    De qué, o mejor dicho, de dónde.

  • 99
  • 4.54
  • 328

Estudiante de Filosofia con aspiraciones literarias. Más relatos y pensamientos en mi blog: http://sinpalabras.ghost.io/

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta