cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
La Carretera
Terror |
09.10.15
  • 4
  • 3
  • 754
Sinopsis

nunca se sabe si logres despertar de una pesadilla, o mueras en ella.

                                  

Erick siempre fue un chico impulsivo, amante de la velocidad, le atraían lo lugares inexplorados. Él y su mustang rojo recorrían muchos sitios, ciudades y carreteras;  con la esperanza de encontrar algo que llamara su atención o saciara su curiosidad.

Una tarde mientras conducía,  se desvió de su trayectoria, y se adentro por un sendero, en el que predominaban grandes surcos de hierbas secas. Que se extendían a lo largo de la ruta. El suelo era  empedrado.  Al final una carretera inhóspita se atravesaba a su curso, Sintió tantos deseos de transitarla, para ver hasta donde lo llevaba. Quedo mirándola detenidamente.

Eran las 3:00 pm, Erick acelera su auto, las  llantas acarician el pavimento, ya está sobre la carretera, aumenta la velocidad, alcanzando los 180km/h. se siente libre en su automóvil, el viento a su alrededor, y Los rayos de sol en su rostro. De repente una gran nube negra cubre la carretera por completo. Erick mira al cielo, pero no logra ver nada más que tinieblas. Enciende las farolas de su auto,  Él sigue su recorrido. Tratando de encontrar alguna “gas station” o un “dinner” a la orilla de la vía.  Cada vez esta más y más lejos de la salida.

Erick logra ver un “Dinner” a la orilla de la carretera. Está abierto, se estaciona y entra…

Realmente estaba muy hambriento, una demacrada y desalineada mesera lo atiende; no había nadie excepto él y la mujer…

-  dame una hamburguesa con papas y un vaso de cerveza bien fría Por favor.

La chica toma su orden,  va a la cocina, y toma unos segundos y regresa con el pedido, no se oye ni el zumbido de una mosca en ese lugar. Mientras estaba masticando su comida, sintió algo que se movía dentro de su boca, y olfateo un olor a comida dañada. Miro la hamburguesa y vio como un montón de gusanos y cucarachas sobre ella. El pan tenía hongos, y en su vaso, había una pequeña rata flotando en el. De inmediato fue al baño a expulsar su repugnante comida, cuando salió del servicio,  la mesera había desaparecido.  Cuando salió de de allí, escucho unas voces y risas. Lo extraño fue que no había nadie. Ya comenzaba asustarse. Erick conducía sin rumbo fijo, busca en su guantera una cajetilla de cigarrillos, está en un rincón de esta. Desvía por un momento su atención a la carretera, y busca afanosamente sus cigarrillos.

Cuando vuelve sus ojos al frente, unas luces de un camión de 6 ruedas se dirigen hacia él. Intenta quitarse del camino, pero el mustang se apaga, y las puertas se traban, este monstro no tiene intención de detenerse. Viene a una gran velocidad. Este atraviesa el Vehículo de Erick. Y luego se pierde entre la oscuridad.

Erick esta temblando, su transpiración es excesiva, y su corazón está muy agitado, creyó que moriría. Ahora sentía la necesidad de escapar de esa carretera y encontrar una salida lo más pronto posible. Seguía avanzando horas y horas.

Él encontró un automóvil en medio de la carretera, se encontraba oxidado, con los vidrios rotos y manchados, pero aun así podía verse a alguien al volante,  al acercarse vio el cadáver de un hombre en avanzado estado de descomposición. Erick Se retira con agilidad y justo cuando pasaba por un costado del mismo. La cabeza de este se gira y lo queda mirando.

Huye despavorido,  sin saber que está ocurriendo en aquella carretera. De pronto ve las luces de un coche por su espejo retrovisor,  se baja y levanta sus brazos, en señal de detención. Pero no funciona, este empieza a retroceder. Hasta que sus luces se pierden en las tinieblas.

La locura se apoderaba de  Erick, no tenia bien claro que hacer ni a donde ir. Percibía angustia y temor, no se daba por vencido; continuo buscado una salida de este “infierno de cemento”.

Sus ojos cansados, su cuerpo no tenían fuerzas para continuar, el hambre y el sueño lo invade, Hecho un vistazo a su reloj de pulso, marcaban las 12:30 pm. Se orillo y apago  las luces de su carro, Pero más bien cayo como muerto.  Mientras dormía como una marmota, un tractor dirigía sus luces hacia él. Este era  conducido por un viejo granjero,  este hombre lo saco del mustang y lo deposito en su remolque, después se marcha tarareando entre las sombras.  Erick logra despertarse algo confundido por tanta obscuridad. Una fuerte aroma a muerto distrae su visión. Comienza a tantear a su alrededor, sus manos tocan a unos cuerpos fríos y tiesos, - ¡mierda son muertos! Erick Exclama aterrado.

Él trata de lanzarse del remolque, pero cuando intenta hacer su maniobra el tractor se detiene. El mira pero no ve a nadie al volante. Cuando de repente siente un fuerte dolor de cabeza y cae inconsciente sobre  la pila de cadáveres. Aquel viejo lo había golpeado con una varilla.

Cuando logra recuperar la conciencia, está atado de pies y manos, Dentro de un cuartucho mal oliente. Trata de guardar la calma, consigue desatarse con facilidad,  y escapa por una ventana rota a toda prisa,  No hay nadie cerca,  ni siquiera el granjero. Es una granja en mal estado, parece abandonada.

Al parecer hay una luz.  Al otro lado de la carretera.  Cerca de esta. Erick emprende la travesía, aunque la cabeza le está matando. El hombre se percata de su huida, y sale tras el chico.

Erick no paraba de correr;  ahora debía sobrevivir o morir en el intento. No había donde esconderse, entra mas corría, más angosta la carretera se hacía. Sentía que este lugar lo estaban asfixiando.

Experimento un fuerte dolor en su pecho, la respiración se hacía más trabajosa, su corazón se estaba deteniendo. Las piernas no le respondían enérgicamente. Había corrido tanto sin ningún resultado. Aquella luz se hallaba cada vez más lejos.

Su cuerpo exhausto cayó sobre el pavimento,  siente un insoportable  dolor en sus extremidades inferiores, eran como cuchillos atravesando su carne. Se trataban de los afilados y horrendos dientes del viejo granjero, que lo estaban destrozando sus cuerpo.

Inmediatamente el dolor agonizante desaparece, y su rostro es iluminado por una luz intensa. Luego escucha la voz de un hombre…

-¡chico despierta, Despierta!

 Erick consigue abrir sus ojos, estaba en su auto. A un lado del camino empedrado, frente a la carretera. No podía creerlo, todo había sido una horrible pesadilla. El se baja y mira al sujeto, era un motociclista. Llevaba puesta una chaqueta de cuero y un pantalón del mismo material. tenia su casco puesto.

- “chico nunca transites carreteras desconocías, estas te pueden conducir  a tu propia   muerte” Le dice él en un tono escalofriante.

Erick lo observa con interés pero a la vez con miedo. Mientras él va al coche  por unos cigarros, el sujeto se gira, y Erick alcanza a ver su casco roto, tiene un gran agujero atras, en el que se visualiza una porcion de su cerebro, es muy perturvador para Erick esta escena y antes de que reaccione, el hombre y la moto desaparecen de la nada.

A partir de ese momento, Erick no le quedaron ganas de volver a conducir sobre carreteras desconocidas. puede ser que esta vez, no era su turno de morir.

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Es triste saber que alguien se empeña en apagar tu luz mientras tú solo deseas que el sol brille todos los días para ese alguien.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta