cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
la cena
Amor |
29.09.20
  • 5
  • 4
  • 1317
Sinopsis

Las cosas no siempre resultan como una quiere ...

 

                                                          La Cena

Había decidido que como antaño decían las viejas, el amor entra por el estómago, y yo  siempre he cocinado para una numerosa familia.  Esta cena en particular debía ser un espectáculo tanto visual como sabroso de modo que el caballero en cuestión, no tuviera dudas acerca de mis habilidades culinarias

Partí por trozar en medallones gruesos el salmón anaranjado de carne firme y escama brillosas, que me trajera Damián hace unos días del sur, lo limpié con cuidado y lo arrebocé con sal, ajo, orégano y vino blanco. Lo acomodé en una cama de cebolla en aros, tomate, apio ,zanahoria en finas rodajas y unas hojas finas de perejil  con abundante mantequilla.

Lo metí en el horno lento, mientras picaba finamente verduras para la guarnición y asaba papas rojas nuevas con cascara y un toque de parmesano

Las ensaladas fueron adornadas con diversos colores y en espiral mezclando betarraga, maíz enano, aceitunas, lechuga morada y palmitos. De postre diseñé un entramado de chocolate de cobertura en forma de canastillo y lo cubrí con una bola gigante de helado natural de yogur y fresas frescas, adornado con un toque de nata y una fresa en la corona

El vino era un exquisito doña Dominga reserva, chardonnay frío, y el pan era un estilo pita con semillas de linaza y chía en versión pequeña; había aderezos varios y el mantel impecable con individuales de cuerina color vino ad hoc para el resto de los colores que poblaban el comedor

Las velas eran unos cirios adornados en relieve y los saleros de loza, en el mismo tono blanco pastel de la vajilla, los cubiertos eran de acero tallado que solo se sacaban en ocasiones especiales

Para el aperitivo  había elegido un requesón valdiviano de sabor fuerte y  un amarillo esplendido, unas galletitas con pasta de jamón serrano y queso philadelphia, con un toque de aji merquén ahumado, la música era de Ludovico Enaudi , todo parecía perfecto, me había puesto un vestido estilo rock and roll azul con líneas blancas finas y escote corazón, los zapatos de medio tacón y  peinado hacia al lado en una semi- trenza, el maquillaje suave en tonos tierra y solo un par de gotas de perfume , había puesto en un rincón unas violetas azules que hacían lo suyo, sumado a las velas de miel

Cuando llegó, traía unos tulipanes anaranjados en un hermoso ramo con ramas de algún tipo de helecho , vestido impecable con una camisa polo blanca y ambo en tono gris marengo, la corbata azul oscura de raso, y olía a limpio , peinado desordenadamente su cortísimo cabello negro húmedo, era el toque rebelde .

La velada parecía idílica, celebró cada uno de los entremeses y brindamos para ir a la mesa, el salmón gratinado y jugoso , fue servido con cuidado de no manchar demasiado el plato , deposite una papa dorada abierta con el queso  derretido y crujiente, comió todo con avidez de náufrago, y cerró los ojos a intertantos saboreando y oliendo , emitiendo gemidos de placer a cada bocado

Comimos el postre y la cucharilla fue desarmando el canastillo a cada embestida, luego un fino café filtrado en pequeñas tazas y nos sentamos en el sillón cómodamente. el vino que había hecho lo suyo nos desinhibió e intentamos bailar al ritmo suave de las melodías . Se veía feliz , aunque empezó a enrojecérsele el rostro y  sudaba extrañamente estando frío , me pidió ir al baño, comencé a incomodarme cuando tardaba , presumí que algo no estaba bien cuando no contestó a los golpes en la puerta , los oficiales tardaron entre 10 y 15 minutos, forzaron la puerta y ahí estaba despaturrado en el suelo , los ojos muy abiertos, los labios amoratados y fluidos extraños saliendo de su nariz y boca.  El paramédico me miró en forma sospechosa

- era alérgico al pescado… sentenció por fin, es un shock anafiláctico…mortal enfatizó

Me sostuve del marco de la puerta mientras los oficiales me hacían preguntas, al final el policía me dijo:

- Sería una pena desperdiciar este suculento salmón haciéndole exámenes ¿verdad? si solo necesitamos una pequeña porción, cuando hablo de llevarse la fuente

- no sé, haga lo que estime -  así que cargó la fuente, las papas y los panes que restaban en la mesa y mordiendo la punta de esto exclamó:

- qué lástima, esto está  delicioso ..

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Encantada recibo a quien quiera venir y lo agasajo con mis artes culinarias feliz un abrazo a todos , gracias por sus comentarios
    ¡Caray Pamela! Eres toda una artista de la cocina; una sibarita. Mientras te leía se me hacía la boca agua y ya me imaginaba que el próximo invitado sería yo... Sabes transmitir emociones. Si uno se pone a escribir y no sabe comunicarse como lo haces tú, más vale que se eche a dormir. ¡Mujer el ligue debería de haberte dicho que era un alérgico del pescado! Ven un día a Barcelona e invítame a una de tus comidas.
    yo no soy alérgico......invitame.......
    Nunca había leído tanta descripción junta! Ha sido una delicia leer sobre tan deleitosos manjares... lástima del desgraciado final... pobre mujer! Saludos, Pamela.
  • La magnificencia del misterio.....

    en ocasiones, una poderosa añoranza me recorre, y tengo que sacarla afuera

    no creo que exista peor dolor que el golpearse con la realidad y no poder reaccionar quedarse quieta

    como la fuerza poderosa del mar, como la devastadora presencia del viento, como la increíble potencia del sol, como la maravillosa capacidad y fertilidad de la tierra, así se mete el amor en nuestro sistema anulando la racionalidad, la obviedad, e incluso la simpleza, metiéndonos en entrampados , sinuosos y espinosos senderos como en un laberinto voluntariamente, alegremente

    No voy a mentir, desde que esto empezó yo he pasado mas de una vez por este proceso y no me avergueza admitir que he sentido no solo miedo sino pavor

    ahora que viene el tiempo en que la naturaleza desborda por todos lados recordé que en mi niñez camine muchas veces por un maizal, es sin duda una gran experiencia, por suerte no sufrí lo que esta protagonista , pero estoy cierta que muchas lo han padecido , en honor a esas victimas enmudecidas por la verguenza , y la tradición ,aquellas que guardaron ese dolor y por aquellas que tuvieron que hacer frente a las consecuencias .

    no creo que alguien viviera este proceso con calma , mas aun ,creo que todos los miedos se han paseado prepotentes por nuestros hogares ,nuestros trabajos, nuestra vida , llenándonos de incertidumbre, dolor y rabia

    A quien no le ha pasado....

    Puede que me equivoque pero los encuentros inesperados resultan ser en ocasiones tan importantes y decisivos como el conocer a alguien toda la vida , en honor aquellos amores que nacieron así de la coincidencia y el azar .

    La rutina es como el acido y los miedos como cuerdas desgastadas, que se rompen y sueltan la pesca cosechada, a su paso van esparciendo almas

  • 159
  • 4.59
  • 34

Desde siempre me han gustado los libros, de adolescente escribía cuadernos con poemas e historias, algunos que no le mostré a nadie jamas. ahora no me avergüenza tener como hobby escribir y que alguien lo vea

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta