cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
LA CRUDA REALIDAD: Vacaciones
Reflexiones |
12.07.20
  • 4
  • 22
  • 855
Sinopsis

La cruda realidad es que no tenemos tiempo para nada. Hemos perdido la facultad de pasarnos el día ociando sin que nos sintamos mal por ello. Incluso en vacaciones. Nuestro propósito: estar activos todas las horas del día. Activos de mente, claro. 

Y de cualquier forma: sentados frente al ordenador intentando dar con las nuevas aplicaciones de productividad, tumbados en el sofá con la tableta buscando el porqué del calor en los laterales de la nevera nueva , o en el baño con el movil, en ese rato que debería ser para nuestra intimidad personal pero en el que acabamos entrando en Twitter para buscar ideas inteligentes de otros que retuitear. Así siempre. Siempre activos.

¿Ocio, reposo, tiempo para reflexionar, tiempo contemplativo? - sí, por ejemplo, aquel que pusieron de moda, allá por el siglo XII los monjes de la Orden Cisterciense de la Estrecha Observancia, también conocidos como Trapenses-. "Eso no es para mi”, pensamos la mayoría, y no me refiero a la vida monacal, sino a la introspección.

Darnos un tiempo para observar el entorno que nos rodea, para posteriormente observarnos a nosotros mismos interiormente, íntimamente. La verdad es que eso ocupa demasiado tiempo, restándolo a las numerosas obligaciones que nos hemos auto impuesto.

Yo misma, con el inmenso mar frente a mi, las olas rompiendo en las rocas ennegrecidas por el agua y haciendo saltar la espuma en pequeños estallidos graciosos, el inigualable azul del cielo que se funde con el agua en el horizonte...con las ganas que tenía de estar aquí... después de quince minutos registrando esa maravilla he dejado de prestarle atención y mi cabeza ya ha buscado una forma de dejar salir la presión del exceso de tranquilidad, quizá sea esto una consecuencia de la necesidad de evasión de los últimos cuatro meses.

Espero reaprender, dejar de tener esta agobiante sensación. Poder cambiarla por paseos al aire libre, baños en el mar o simplemente unas horas tumbada en la arena, alerta el único sentido que interesa que esté alerta: el oído; pájaros que alborotan, las hojas danzando en los árboles, el viento susurrando y el rumor de las olas acunándome. Y de fondo, el silencio, para poder volver a encontrarme a mí misma.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Bien merecidas, y que las disfrutes. Saludos amiga Serendipity
    Francesc, en verdad me he dado algunos baños ya... pero me faltan horas para mi. La nena pronto tendrá unos días para descansar, los necesita, desde luego. Sabes, a veces pienso eso mismo que dices de las parejas... pero confío en que la armonía existe. Por cierto que en el otro lado el último mensaje tuyo es del mes pasado... Los más recientes están aquí. Si, esas mujeres (hablo de las mías) eran unos bichos malos, en esa época estaban muy crecidas. En fin, disfruta tú también del agua!
    Ciertamente, Cometa, si pudiéramos, sería una verdadera liberación. Un gran saludo.
    El dia que el ser humano aprenda a evadirse de verdad seremos libres un saludo
    Lo que me cuentas del colegio de monjas muchas de ellas eran más malas que un dolor de cabeza. Sé de casos que si una chica llevaba un diario en el que explicaba que vería a fulanito de tal, ellas se lo confiscaban y la castigaban. A mi el asedio pedófilo en el colegio no me afectó nada porque ya me gustaban las mujeres.
    ¿Qué tal lo estás pasando' Supongo que bien y que te bañarás en el mar a tope ¿En Sitges? ¿Castelldefels? ¿Qué tal está la nena? Te mandé un mensaje en la otra página que no sé si lo has leído. La pandemia vuelve a pintar mal y yo ya lo veía venir. No he vuelto a ver a aquella "extraña" mujer rubia de mi relato en la otra página. Por mucho que se quiera aparentar que todo va bien... ¡Pues las relaciones de pareja no van tan bien!
    Es complicado ir a contracorriente, Victor, estamos en un camino que nos conduce hacia adelante con todo lo bueno y lo malo. Saludos y salud, lo mejor a desear en estos tiempos.
    José Luís, no des ideas que nos veo conectados a un gran cerebro electrónico desde que aparecen los bebés en la sala de partos. Asimov ya dio una noción de ello con Gaia, creo recordar. Un saludo.
    ¿ El to be or not to be ?...una interesante reflexión la de este Tema, ¿ somos nosotros que nos imponemos el ritmo, o el determinismo de el ritmo en el día a día de la vida habitual en sociedad que nos ha acostumbrado a vivir ?....¿ Quien decide nosotros o el determinismo cotidiano ? Saludos y que disfrutes tus días libres....con mucha Salud
    Que gran reflexión has planteado. Y sí, la verdad hasta uno a veces se siente culpable cuando solo se sienta y no hace nada. La mente necesita descanso, así como el cuerpo. Pero ahora estamos tan hiperconectados que a veces me pregunto si en el futuro no estarán nuestras mentes ya conectados por defecto a la red sin contemplaciones
  • De cómo aparece uno de los DEMONIOS COLORAOS en la Llanura Abisal de Pernanbuco después del party de este pasado abril, con las PEQUEÑAS DIABLESAS...

    Micro

    Mi agradecimiento a Jovato, autor de la opinión mencionada en el relato.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta