cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La culpa
Reflexiones |
01.12.09
  • 5
  • 1
  • 2237
Sinopsis

Cuando ya nadie te advierte que por ahí no hay que ir.

El niño no deja de llorar, abuela. Y tiene casi diecinueve años ya. No le duele nada. Bueno, nada físico. Pero el alma sí que le apena un poquito. ¿Sabes, abuela? El niño es muy sensible; si no fuera tan torpe para vivir... No hace las cosas a malas, de verdad. Pero le salen mal. Y no llora porque le hagan mal a él directamente, que alguna lagrimilla derramará tambien por eso, no digo que no, pero en sentido fundamental llora porque cuando se equivoca, los otros sufren. Y eso acaba conduciéndole a un sufrimiento doble; por un lado, sufre al ver sufrir, y por otro, sufre al saberse culpable de todo ese sufrimiento.

El niño tiene casi diecinueve años ya, pero sigue siendo eso, un niño. Llora porque llorar es más sencillo que arreglar. Porque cuando se quiere poner a arreglar, le abruma la cantidad de principios posibles. Además, abuela, no tiene demasiada confianza en sí mismo, en su persona. Bueno, tampoco en la de mucha otra gente. Y eso hace que dude, que no se decida a dar los pasos que tocan, a asumir las consecuencias. El niño está un poco malcriado, demasiado bien le había ido hasta el momento...

El niño se siente inconsolable, con casi diecinueve años ya, acaba de descubrir el dolor, el atroz y aterrador, el aniquilante, tóxico y agónico dolor en el alma que se siente cuando uno se da cuenta de sus errores, y ve que son sus errores, y nada más, lo que le ha hecho perder todo eso que quiso, y que no supo apreciar como tocaba.

Al niño le toca llorar una temporada, abuela. Como cuando lo castigabas de pequeño. Sólo que ahora que hace tiempo que no estás, añora que le castigues de vez en cuando, para darse cuenta de lo que hace mal, y no tener que sufrir tanto luego...
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 23
  • 4.25
  • 625

Las típicas...

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta