cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
La decisión
Varios |
12.12.14
  • 4
  • 2
  • 1722
Sinopsis

Mi granito de arena (o mi copo de nieve) al ''Juego'' que propuso Isabel Caballero.

          —Eh, despierta. ¡Despierta!

     —¿Mmmmm? ¿Qué…? —El hombre se reincorporó y empezó a observar su alrededor con aire soñoliento, entrecerrando los ojos como si el sol le estuviera cegando.

     —Ha llegado la hora.

     —¿La… La hora? ¿De qué? —El hombre examinaba su entorno, dando vueltas sobre sí, tambaleándose, fascinado y a la vez desconcertado.

     —De decidir.

     Hubo un momento de silencio conforme el hombre comenzaba a andar, sin dejar de contemplarlo todo.

     —¿Decidir el qué?

     —Si vives o mueres.

     —Si ¿qué?

     El hombre no se detuvo —si hubiese podido desde luego lo habría hecho—, aunque la expresión de su rostro cambió. Entrecerró aún más los ojos, ya no por el sol, sino por absoluta estupefacción. Y su cabeza seguía moviéndose, ya no por lo que le rodeaba, sino intentando buscar al dueño de la voz.

     —No hay mucho tiempo, así que decide.

     —¿De qué hablas? ¿Quién eres? ¿Dó… Dónde estás?... ¿Dónde estoy?

     —Haces muchas preguntas… y no hay mucho tiempo.

     La voz parecía sonar aburrida y cansada, como la de un profesor que ha tenido que repetir varias veces una explicación a un alumno con problemas de comprensión.

     —¿Qué quieres decir con que no hay mucho tiempo?

     —Que estás a casi cincuenta grados bajo cero, sin comida, solo, y perdido a más de dos mil metros de altura; eso es lo que quiero decir con que no hay mucho tiempo. Y a mí se me está acabando la paciencia. Y si a mí se me acaba la paciencia, a ti se te acaba la poca energía que pueda quedarte en el cuerpo, la última gota de instinto que te quede en tu estúpido cerebro. ¿Ves eso de ahí? —El hombre se imaginó que se refería a una especie de cueva que había frente a él, a unos treinta metros. Sin esperar respuesta, la voz prosiguió—. Cuando entres, todo irá más rápido, y será más difícil tomar la decisión. Así que…

     —Pero…

     —No hay peros.

     —… hay una cosa que no encaja…

     —Aquí encaja todo. Que algo sea desconocido no quiere decir que no encaje. Aquí encaja todo —repitió. El hombre avanzaba y avanzaba sin detenerse hacia aquella cueva. Había dejado de observar su alrededor; ahora mantenía la mirada fija en aquel punto negro al que se dirigía—. Esto es el gran secreto del universo. No obstante, si decides vivir, no te acordarás de nada y no podrás contárselo a nadie… Una lástima, pues ¿qué ser humano no estaría encantado de revelar este gran secreto… el Gran Secreto, tan deseado? Sería irresistible: los secretos son secretos, pero están hechos para ser contados. Así que no, no puedo permitirlo. Esto tiene que seguir siendo un misterio para todos. Tiene que serlo, porque de no ser así, ¿qué crees que haría la gente si descubriera que en el último momento hay una elección? ¿Que cuando parece que todo está perdido en realidad no lo está del todo? Sois tan curiosos que con razón la curiosidad mató al gato —afirmó con un deje totalmente convencido—. Lo que quiero decir es que la gente trataría de comprobarlo, se suicidaría solo con el objetivo de ver qué hay después, qué hay al otro lado. Diría «¿qué más da? Total, puedo elegir entre vivir y morir». Sin embargo, aunque yo dé la oportunidad de elegir, no todos logran salvarse. Hay algunos más fuertes, con un instinto de supervivencia más desarrollado, mientras que hay otros más débiles, almas derrotadas; por no decir que no siempre puedo ofrecer esta oportunidad, puesto que hay muertes y muertes. «¿Y cuál es el problema?  —pensarás—. Mejor para mí, ¿no?».

     En realidad, el hombre no había pensado eso; el hombre estaba tratando de asimilar todo lo que esa voz le decía, trataba de buscar alguna lógica a todo aquello; la cabeza le daba vueltas y vueltas.

     —Pues sí y no —prosiguió la voz—. El caso, amigo helado, es que estoy bajo el control de un trato. Un trato que tiene muchos más años que la propia humanidad. Un trato realizado con una gran cabrona. Digamos que consiste (en términos sencillos), en si tú no me quitas, yo tampoco. Por lo tanto he de hacer olvidar este pequeño instante.

     »Por supuesto ha habido casos, no sé por qué, la verdad, en los que no logré que se olvidara (no al menos del todo), y parte del secreto fue revelado, pero han sido tan pocos, tan excesivamente pocos, y la incredulidad humana es tan inmensa, que no ha tenido mayor relevancia.

     »El caso, amigo congelado, a lo que voy, es que dices que no encaja porque te he dicho que estás a más de dos mil metros de altura, rodeado de nieve, solo y helado, pero sin embargo, tú estás viendo un hermoso prado verde, con un estupendo cielo azul, un brillante lago allá y un enorme árbol justo ahí; también ves la casa donde te criaste, junto con algunos objetos de tu infancia, la tuya actual, junto con algunos objetos de la actualidad, así como los miembros de tu familia más preciados. Pero aún así, yo te vuelvo a decir que todo encaja, porque estás en los dos sitios a la vez. Estás en esa montaña, casi enterrado por la nieve, porque decidiste hacer la escalada de tu vida —soltó una carcajada burlona—, y estás aquí ahora por un motivo. El motivo es, como he dicho ya un millón de veces, decidir si vives o mueres. Te he dejado bastante tiempo, y estás a punto de entrar y verme…, bueno, en realidad vislumbrarme, y te recuerdo que, una vez dentro, el tiempo se acelerará y será más difícil tomar una decisión.

     El hombre se encontraba apenas a tres metros de aquel oscuro hueco. No sabía por qué ni cómo, pero creía comprender a aquella voz, y la verdad era que la decisión no era más difícil que escoger entre un día en la nieve o un día en la playa, y esa boca negra erizaba los pelos de la nuca y los brazos.

     —Es… Está bien —dijo al fin a dos pasos de la oscuridad—. La he tomado.

     —¿Y bien?

     —Decido vivir.

     Al dar el paso incontrolable que le introduciría finalmente en la cueva, esta se alejó cada vez más y más hasta desaparecer.

     —Me lo imaginaba —suspiró la voz.

     —Pero todavía quiero saber algo —anunció el hombre.

     —Rápido; ya has detenido tu avance y estás a punto de volver.

     —¿Quién eres?

     —¿En serio todavía no lo sabes? —preguntó, y de nuevo no esperó a la respuesta—. Soy la pesadilla de muchas personas; soy el despiste en una carretera; soy la bala de un arma; soy el humo del tabaco; soy el tumor; soy el metabolismo congelado de un hombre… Soy esto y mucho más. En definitiva, para que me entiendas mejor, soy la luz al final del túnel al que casi entras…

     »Es decir, soy la Muerte, ¿quién si no? 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Llevo escribiendo desde muy pequeño, cuando dejaba las historias a medias para realizar las portadas con folios doblados por la mitad. Mi principal inspiración es Stephen King, por lo que me gusta escribir relatos de terror, aunque siempre digo que escribo una HISTORIA, no un GÉNERO.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta