cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
La denuncia de las musas
Reflexiones |
04.03.15
  • 4
  • 3
  • 521
Sinopsis

Si la poesía tuviese abogado, me denunciaría.

Últimamente estoy enfadada hasta con la poesía, que era la única que parecía comprenderme cuando el eclipse vital atacaba de madrugada sin una declaración de guerra previa. Pero creo que las musas se han ido a por tabaco y no han vuelto. Y no me extraña. Las he llegado a tratar tan mal que no me sorprendería abrir el buzón y sacar un sobre que leyese:

   “Denuncia por maltrato psicológico y poético. Las demandantes reclaman un millón de versos como indemnización y la pluma de la atacante (llena de huellas, será utilizada como prueba en el juicio) para evitar nuevos altercados. La poeta será fácilmente reconocible por llevar los dedos manchados de sangre de musas (que algunos indeseables se atreven a llamar tinta) y unas deportivas desgastadas que su madre odia. Cualquier intento de fuga será en vano, su foto cuelga en la portada de todas las antologías policiales.
  Se verá obligada a declarar ante un tribunal. Tiene derecho a permanecer en prosa y todo lo que diga podrá ser utilizado en su poesía. Si no se puede permitir otra musa que la defienda se le asignará una de oficio, pero de las malas, que las de Salem están siempre ocupadas en casos más importantes.”

  Aún así mantengo la esperanza. Se suelen enfadar a menudo. Me abandonan cuando más las necesito, pero siempre regresan en el último momento, en la última bocanada de aire en prosa. Y justo cuando parece que me voy a morir, me riman. O me salvan. Viene a ser lo mismo. Les escribiré poemas en el reverso de esa denuncia, cuando vuelvan.

 

Así que si te contesto mal a veces, poesía, no te enfades. Estaré peleándome con algún verso rebelde de madrugada o tratando de maquillar mis ojeras a juego con mis alas rotas. Pero sigo aquí. Ahogada de tinta y sueños rotos, pero aquí, si tú te quedas y retienes contigo a las musas. Porque puedo escribir cien versos en una noche triste de insomnio homicida, pero al final, el que mejor me rima eres tú, con ellas. Consonante, asonante y como sea.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

19 años. Muy poca experiencia pero demasiadas ganas de aprender. Algo es algo. http://entresombrayalma.blogspot.com.es/

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta